Animal Político

Investigar también es saber difundir lo que se descubre

Según la “Estrategia universitaria de Ciencia, Tecnología e Innovación 2012-2015” (CEUB), de 1,3 millones de publicaciones científicas mundiales registradas en el Science Citation Index (CSI) en 2007, 45.000 correspondían a América Latina y el Caribe, y tan solo 200 tenían origen en Bolivia.

La Razón (Edición Impresa) / Nadia Gutiérrez

00:03 / 20 de julio de 2014

Es creciente la preocupación no solo de las instituciones que promueven investigaciones, sino también de los propios investigadores, sobre la incidencia del conocimiento generado por las mismas. Más aún en un país como Bolivia, donde las estadísticas brindan un panorama poco alentador respecto a la inversión en ciencia y tecnología, lo que hace que las investigaciones ejecutadas adquieran mayor relevancia.

Según el documento Potencial científico y tecnológico boliviano 2009 (Viceministerio de Ciencia y Tecnología, 2011: 7), la inversión en ciencia y tecnología del PIB (Producto Interno Bruto) promedio en América Latina ese año era del 0,62%. La inversión en investigación respecto al PIB llegaba a 1,09% en Brasil, 0,52% en Argentina, 0,38% y al 0,08% en Bolivia. De acuerdo con la Estrategia universitaria de Ciencia, Tecnología e Innovación 2012-2015 (CEUB, 2011: 21), de 1,3 millones de publicaciones científicas mundiales registradas en el Science Citation Index (CSI) en 2007, 45.000 correspondían a América Latina y el Caribe, y tan solo 200 tenían origen en Bolivia. A estos datos se suma otro aspecto, y es que un importante número de las investigaciones que se ejecutan en el país no se conocen; la mayor parte de ellas queda en anillados en los escritorios de organizaciones no gubernamentales, en los estantes de las bibliotecas de las universidades o en algunos repositorios menores.

Para superar lo indicado, la difusión de las investigaciones debería considerarse como una actividad fundamental, constitutiva del proceso investigativo. Así lo ha entendido el Programa de Investigación Estratégica en Bolivia (PIEB) desde sus inicios, en 1994. El PIEB diseñó y puso en marcha una estrategia de difusión y transferencia de resultados con actividades ejecutadas por el mismo Programa y otras que están a cargo de los investigadores que participan en sus convocatorias, con el objetivo principal de crear condiciones para que el dato, el análisis, la reflexión, las propuestas derivadas de una investigación influyan en la realidad que se aborda.

Resultados Esta política ha tenido resultados y un impacto importante en el país, y se ha sumado a iniciativas de otras instituciones en el mismo camino. La brecha entre el trabajo científico, la sociedad y el Estado tiende a ser  menor. Hay un interesante número de investigadores que ha adquirido destrezas en el campo de la comunicación de información especializada. La sociedad y sus instituciones están exigiendo cada vez más que se socialicen de manera oportuna y en múltiples formatos los resultados de las investigaciones, porque pueden contribuir al desarrollo del país y a mejorar las condiciones de vida de la población, particularmente de los sectores sociales vulnerables. El mismo Estado y las universidades han empezado a crear puentes de comunicación para visibilizar demandas, resultados y articular esfuerzos.

En dos décadas de trabajo, el PIEB ha acumulado una importante experiencia en la difusión de información especializada, pero también ha consolidado un conjunto de medios para llegar a públicos diversos. Entre éstos se encuentra una completa línea editorial en la que se han publicado 274 títulos y que incluye la Revista Boliviana de Ciencias Sociales T’inkazos; la organización de actividades para la socialización y transferencia de resultados, como mesas de trabajo, coloquios, seminarios nacionales e internacionales y un portal institucional (pieb.org).

En un contexto de desarrollo de las nuevas tecnologías de información, puso en línea en 2007 el Periódico Digital PIEB  (pieb.com.bo) con el propósito de democratizar el acceso al conocimiento y a la información científica que se produce sobre Bolivia y aportar a la sostenibilidad de la investigación en el país. El PD-PIEB hace noticia de la investigación. En este medio se difunden, en diferentes formatos, resultados, datos, propuestas de investigaciones, ejecutadas por profesionales y/o promovidas por instituciones nacionales y extranjeras; además del análisis de especialistas.

Entre 2007 y 2014, el PD-PIEB ha puesto en línea 9.000 notas, con base en resultados de investigación y/o actividades relacionadas. Esta información se generó a partir de la consulta a fuentes personales y fuentes institucionales. El periódico cuenta con un listado de 10.000 correos suscritos para el envío de alertas informativas. El portal ya es un referente de la información sobre la investigación de y en Bolivia, y recibe la demanda de investigadores e instituciones por informar a través de él.

El valor de los medios. La difusión de investigaciones en medios de comunicación masiva es otra de las líneas de acción que el PIEB y otros centros de investigación han priorizado en dos décadas. Los medios de comunicación cada vez más destinan espacios para difundir avances de investigación y con el tiempo la relación entre periodistas e investigadores  se va haciendo más fluida y fructífera.

En el campo de las ciencias sociales, es frecuente que investigadores sean consultados sobre diferentes temas sociales, económicos o políticos, y que con sus análisis orienten a la opinión pública. El anuncio de la publicación de investigaciones ha pasado de las secciones de bibliografía de las revistas o periódicos a las secciones de política, economía y sociedad, haciendo uso de los hallazgos, datos, reflexiones incluidos en estos trabajos.

INVESTIGADORES. Por su parte, los investigadores han adquirido mayores destrezas para comunicar información especializada a públicos heterogéneos. Así, encontramos que prestigiosos investigadores, sociólogos, cientistas políticos, antropólogos, son columnistas de periódicos, autores de blogs o colaboradores regulares de publicaciones periódicas, desde donde influyen.

La sinergia entre investigadores y comunicadores tiene un importante impacto en la construcción de una sociedad informada.

La incidencia de la investigación. Por mucho tiempo, se ha medido el valor de la investigación en ciencias sociales y el éxito de las actividades de difusión y transferencia de resultados por su impacto en el diseño o en la discusión de políticas públicas. En los hechos, y sobre la base de la experiencia del PIEB, el horizonte de la incidencia de la investigación es mucho mayor.

Las 331 investigaciones promovidas por el Programa en 54 convocatorias han contribuido a visibilizar temas prioritarios para el desarrollo del país; han propuesto nuevos enfoques y miradas con relación a temas de coyuntura, enriqueciendo la agenda y los argumentos del debate nacional; han contribuido con propuestas precisas, con fundamento científico y enfoque social, para encarar y apoyar a la solución de demandas y problemas sociales. Son investigaciones que en el proceso de su elaboración, desarrollo, difusión o debate público, han reforzado el ejercicio de los derechos y la actividad social de organizaciones públicas o privadas de alcance local o nacional. (Sistematización de la Incidencia del PIEB: 1994-2014, documento elaborado por Víctor Orduna).

En esa dirección, y por lo expuesto, sí hay avances en la valoración de la  investigación en ciencias sociales y en la difusión de resultados orientada a la incidencia en la sociedad y el Estado; como también nuevos retos para atender las necesidades del país.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia