Animal Político

Javier Zavaleta: El MSM ‘se ha alejado de la izquierda’

Una semana después de la oficialización de su renuncia al MSM, el diputado cuenta sus razones. Cuestiona la decisión que en 2010 alejó a su partido del gobierno de Evo Morales.

Javier Zavaleta.

Javier Zavaleta. Foto: Ángel Illanes.

La Razón / Rubén Atahuichi / La Paz

00:04 / 18 de agosto de 2013

El lunes 12 anunció su renuncia al Movimiento Sin Miedo (MSM), partido al que cuestiona haber dejado en 2010 su alianza con el Movimiento Al Socialismo (MAS). Sin rencores, aunque con serias divergencias, el diputado Javier Zavaleta López se confiesa: dice que su antiguo partido se ha  alejado de la izquierda y quisiera que en las elecciones de 2014 el presidente Evo Morales vuelva a ganar.

“Que termine la Agenda 2025, una medida, no de un político ni un partido, sino de un estadista. Morales ha pasado de ser un dirigente a un estadista con este plan 2005 que nadie lo hizo”, comenta en entrevista que concede a Animal Político en una oficina prestada del senador Adolfo Mendoza.

— Estuvo cabreado alguna vez…

— Sí. En 1999, el sistema neoliberal estaba en auge, con Gonzalo Sánchez de Lozada, y luego del escándalo del gobierno del Movimiento de la Izquierda Revolucionaria (MIR). Había motivos para estar cabreados.

— ¿Cómo conoció a Juan del Granado?

— En 1997 yo fui candidato de la Circunscripción 9, de la zona Sur de La Paz, por el Eje Pachakuti. Entonces me ganó Luis Alberto Chito Valle con un increíble aparato, además estaba Hugo San Martín. También Luis Revilla, por el Movimiento Bolivia Libre (MBL). Fue en esos debates y la presentación de candidatos que nos conocimos, y ahí Del Granado, que planeaba dejar el MBL, me planteó construir algo nuevo. Junto con otros nos reunimos para planificar y hacer análisis político en seis u ocho meses, hasta que tomamos la decisión en 1999.

No éramos muchos, pocos salieron del MBL. Con otros que llegamos de otros frentes, no éramos más de 30, decidimos fundar el MSM.

— Es similar lo que le pasa con lo que le pasó a Del Granado, una escisión.

— Por eso me extrañan las declaraciones de su esposa (Marcela Revollo) y de otros dirigentes. De éstos entiendo, son nuevos y no vivieron esa historia, pero de su esposa, que quiere rasgarse las vestiduras sobre lo que pasa, porque lo vivió en el MIR y en el MBL lo mismo: una escisión por cuestiones ideológicas.

— ¿Cuándo habló por última vez con él?

— En 2010.

— ¿Por qué dejó de hablar con él?

— Cuando suceden las fricciones con Evo Morales y el MAS, comienzan a verse posicionamientos. Él, mucho más duro e inflexible en su crítica al Presidente y yo seguía en la misma lógica de ser crítico, pero desde adentro.

Él ya vislumbraba la idea de la ruptura. Cuando se dio, yo insistía en la posibilidad de volver y tratar de recomponer las cosas. Las reuniones eran un enfrentamiento de posiciones, yo votaba a favor de las iniciativas y ellos, como Revollo, en contra. Ya había fricciones que fueron complicándose, especialmente con la dirigencia nacional. Ya no había motivo para reunirnos y pelear.

— Es ingenuo pensar en la vuelta, considerando que el MSM era potencial contendor del MAS.

— Sí. Sin embargo, era necesario. Es decir, son esas decisiones que se toman sabiendo que se va a enfrentar contra algo muy difícil de hacerse realidad. Yo estaba convencido de que era una alianza que se complementaba: clase media del MSM y proyecto más rural del MAS.

— Venía advirtiendo con renunciar al MSM desde antes de 2011, ¿qué le cabreó otra vez?

— No venía anunciando con renunciar, no estaba en mis planes. Seguía peleando por que esto se reconduzca, aunque me estaban amenazando desde 2011 con expulsarme…

— Anunciaban un proceso en su Tribunal de Ética.

— Sí, procesos a los cuales no les temo. Así fue la cosa.

— ¿La ruptura MSM-MAS incidió en su decisión?

— Sí, pues, fue lo que finalmente gatilló mi decisión. En los últimos meses ya no había absoluta coincidencia con las decisiones que tomaba la Dirección Nacional del MSM. En 2010 había algunas cosas que se podían discutir, pero en 2012 ya no coincidíamos un ápice.

— ¿Por qué cree que se rompió la alianza? ¿Distanciamiento ideológico o intereses electorales?

— Ambos. El MSM tiene una nueva dirección nacional, con gente nueva, ya no son los fundadores de 1999, y comenzaron a darle otras características; era natural que cambien de posición. Además, Del Granado deja ser alcalde y automáticamente se proyectaba para un escenario nacional. Era comprensible que pretendía disputarle la presidencia a Evo.

— Se puede inferir que usted es un librepensante del MSM.

— El término librepensante ya tenía un doble significado y ahora tiene otro con el grupo de disidentes del MAS. Yo no me arriesgaría a catalogarme en ese grupo ni dar la sensación de que estoy en un grupo parecido. Cierto, tengo diferencias de pensamiento con el MSM y ésas han sido la razón fundamental de mi renuncia. No le he robado al MSM ni hay actos de corrupción, salvo diferencias políticas.

— ¿Zavaleta tránsfuga?

— No, esa figura está establecida en la Ley de Partidos Políticos y para llegar a decir eso tiene que comprobrarse. Eso tiene que definirlo una autoridad competente y tengo entendido de que el MSM va a seguir ese camino. Será, pues, un juez o una autoridad que determine si hubo o no transfugio.

— ¿Cuál es su condición política actual en relación al MSM?

— No respondo a la estructura orgánica del MSM y todas las acciones políticas de ese partido no me corresponden, ni las mías afectarán al MSM. Es un total alejamiento.

— Siempre dijo que usted es de corriente de izquierda, ¿no es de izquierda el MSM?

— Desde que entré a la política, desde la universidad, siempre hice todo lo posible por estar en la izquierda; eso es lo que requiere el país. El movimiento popular ha sido el que fue excluido, marginado e incluso menospreciado en su propio país. Necesitamos reequilibrar esa balanza, por eso es que me asumo de izquierda.

En los últimos meses, ante la ruptura con el MAS, el MSM ha comenzado a tomar decisiones muy cercanas a la derecha, al conservadurismo y a esa corriente de los partidos tradicionales, de Samuel Doria Medina, Jorge Quiroga y los resabios del Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR). No le definiría al MSM como un partido de derecha, serán los dirigentes y la sociedad los que lo juzguen. Sí puedo estar convencido de que se ha alejado de la izquierda.

— ¿Cómo define al MAS?

— Es el movimiento popular hecho partido, porque son las organizaciones que, a través de prácticas propias en el MAS, constituyen su estructura de partido. El liderazgo del presidente Morales no es uno de un político más, sino un liderazgo que engloba cuestiones culturales, étnicas y origen rural-campesino. Es un partido completo en cuanto su fisonomía popular, al que el vicepresidente Álvaro García Linera le dio un contexto académico para darle una fisonomía de izquierda.

— Alguna vez admitió estar cerca del MAS, ¿ahora es del MAS?

— Yo diría que sí, estoy dentro del MAS, lo he estado desde 2006. Cuando tuvimos una alianza desde el MSM, incluidos Revilla, Del Granado y otros diputados, tomamos la decisión arriesgada y temeraria de darle apoyo incondicional al Presidente; es decir, retirar nuestra sigla e ir con la sigla del MAS. Por eso es que la papeleta electoral dice MAS, sin alianzas, ni siquiera un asomo de verde (el color del MSM).

Asumimos en su totalidad el programa de gobierno del MAS, porque en ese momento nosotros no habíamos elaborado uno; además, repetimos y ratificamos la alianza en 2009. En 2005, cuando ganamos las elecciones, los diputados del MSM participamos en la bancada del MAS durante cuatro años. Sigo en ese proyecto, respaldando al Presidente, al MAS y al proceso.

— ¿Tanto ha sido el compromiso del MSM, como dice, que se entregó completamente?

— Pese a que fue temeraria y arriesgada, fue una decisión valiente y de avanzada porque nos despejamos de siglas, colores e incluso de intenciones personales y decidimos apoyar al MAS, porque estábamos convencidos de que es la opción que necesita este país.

Si bien fue una decisión bien compleja, fue una de avanzada de un movimiento que estaba dispuesto a ceder sus aspiraciones en función de un país. Así lo entendí; por una cuestión, a mi gusto, de forma rompimos y al día siguiente el MSM comenzó a sabotear, boicotear y tratar de que fracase eso que decidimos apoyar con tanta vehemencia en 2006. Para mí, no era congruente; yo no tengo dos vidas y en esta vida quiero ser consecuente y quiero terminar de hacer lo que he empezado, eso es tratar de que Morales termine con éxito este proceso.

— ¿Y su curul?

— Desde que el MSM rompió con el MAS es tema de debate; el masismo dice que es suyo y el MSM también, incluso hay gente que dice que el curul es de Evo y Juan, los líderes. Es medio ocioso debatir eso, es mejor que quien tiene dudas consulte a la autoridad competente y ésta que decida; si decide en contra mía y tengo que irme a casa, no tengo ningún inconveniente.

— ¿Qué proyección cree que tiene el MSM hacia 2014? ¿Es una apuesta también valiente y temeraria?

— Sí, temeraria, pero no valiente. Ha sido una decisión superficial porque es muy difícil que en proceso de transición, como fue entre 2003 y 2009, aparezcan tan rápido dos opciones para conducir el proceso de cambio. Entonces, pretender de un día para otro que Evo iba a deslucirse o iba a surgir otra conducción del proceso, no era buen cálculo. Las encuestas lo están ratificando.

— ¿Le da fe a una eventual victoria del Del Granado?

— El pueblo boliviano es soberano a la hora de tomar decisiones por quien vea conveniente. Nunca me ha gustado ese tipo de cálculos. Pero las encuestas están, lamentablemente, en contra del MSM.

— ¿Cómo va este proceso?

— Es exitoso. A veces, los medios de comunicación y el ruido que genera la oposición no nos permiten ver con claridad la realidad. El BID ha dicho que ésta es la tercera economía de la región. Durante décadas, desde pequeño, he visto cómo mi país era el último de todos en los índices de pobreza, mortalidad, inflación o macroeconómicos, siempre peleando con Haití el último puesto y rara vez lo hemos ganado.

Ahora estamos peleando con grandes potencias este buen momento de la economía gracias a una buena administración. Aparte de eso, Naciones Unidas, la CAF, el BM y otras instituciones que reconocen nuestra lucha contra la pobreza o el narcotráfico, sobre cómo hemos frenado los cultivos de coca, cómo estamos empezando este proceso de industrialización, cómo estamos avanzando en devolverle la dignidad al pueblo boliviano, sacarle del analfabetismo...

Por eso es exitoso. De que tiene sombras, las tiene, es real. Pero, hasta el momento, esas sombras  no son superiores a los éxitos que han tenido el Presidente y el país.

— ¿Qué hizo mal el Gobierno y el MAS?

— Necesitamos impulsar un debate profundo sobre el nuevo ser humano. Ya lo tenemos claro en cuanto al modelo económico y político.

Perfil

Nombre: Javier Zavaleta López

Nació: 20-08-1970, La Paz

Profesión: Arquitecto

Cargo: Presidente de la Comisión de Planificación de la Cámara de Diputados.

Carrera

Es actual diputado uninominal de la Circunscripción 8 de La Paz. Es uno de los fundadores del MSM y fue director de Mantenimiento durante el mandato del alcalde Juan del Granado. “Conozco La Paz desde sus bóvedas alejadas hasta sus vertientes de ríos”, dice. 

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia