Animal Político

Luis Campero Prudencio: Un empresario de estirpe

Nacido para ser empresario, así podría ser calificado Luis Fernando Campero Prudencio, un defensor de los emprendimientos económicos y las exportaciones no tradicionales. Fue ministro de Jaime Paz Zamora en 1992 y hoy comanda una empresa.

Luis Campero.

Luis Campero. Foto: Juan Pablo Muñoz.

La Razón (Edición Impresa) / Jorge Quispe / La Paz

00:02 / 15 de diciembre de 2013

Hijo del exgeneral Carlos Campero Trigo, héroe de la Guerra del Chaco, Luis Fernando Campero Prudencio apostó desde muy joven al emprendimiento, y antes de ser ministro de Exportaciones y Competitividad Económica en 1992, ya importaba los recordados chocolates Winter desde Perú.

Hace 21 años, cuando contaba con 39 años, fue invitado por Jaime Paz Zamora (gestión 1989-1993) para ser parte de su nuevo gabinete presidencial, un equipo que el actual empresario define como “tecnocrático”. Ese año, el Presidente de la República invitó a una joven generación que no estaba muy vinculada a la política para que lo acompañara entre 1992 y 1993,respectivamente.

Por esas épocas, mientras los bolivianos vibraban con las victorias de la selección boliviana de fútbol, Campero Prudencio había sido elegido vicepresidente de la naciente empresa Telefónica Celular, ahora Tigo. Hasta ese tiempo, su relación con Paz Zamora era cercana. Por cierto grado de parentesco “entre mi padre (Carlos Campero) y los papás de Jaime”, admite.

Diez años antes, en 1982, había retornado de Suiza a Bolivia, después de estudiar gracias a una beca en Europa, y Paz Zamora ya era vicepresidente de Hernán Siles Suazo (1982-1984). “Me gustaba lo que él estaba haciendo”, dice en relación a su empatía con la gestión del entonces ya líder del Movimiento de la Izquierda Revolucionaria (MIR).

Ya para cuando los miristas llegaron al poder entre 1989 y 1993, Campero Prudencio era considerado un prominente empresario boliviano, y en 1992, cuando había sido designado vicepresidente de la Telefónica Celular, llegó la invitación de Paz Zamora. “En su último gabinete me invitó para ser ministro y fue una sorpresa para mí”, recuerda el hombre de raíces tarijeñas, pero afincado en la sede de gobierno.

Él aceptó el desafío y se convirtió en uno de los ministros más jóvenes de la década. Durante su gestión se promulgó una pionera Ley de Exportaciones y que impulsó en esas época las exportaciones no tradicionales del país, que debían competir con las exportaciones hidrocarburíferas y mineras, de larga tradición en la economía boliviana.

Otros proyectos de apoyo a las exportaciones también llevaron el sello de Campero Prudencio, que se mantuvo un año y medio en el cargo, hasta la salida de Paz Zamora del gobierno. “Contribuimos un poquito a la nación durante ese periodo”, apunta con humildad, desde su oficina en Calacoto, el hoy ejecutivo de la empresa Saxxon Finance S.A., una consultora de servicios generales en La Paz y Bolivia.

En los 90 y parte de la pasada década fue también uno de los fundadores del recordado semanario Pulso, considerado en su momento un referente en medios escritos. Fue una experiencia que lo vinculó a los medios de comunicación masivos.

21 años después de su paso fugaz por la política como ministro, Luis Fernando Prudencio Campero sigue inmerso en los emprendimientos comerciales; está un poco alejado del mundo político, pero cree firmemente más que nunca que Bolivia debe apoyar todas las iniciativas empresariales, así sean pequeñas.

Perfil

Nombre: Luis Fernando Campero Prudencio

Ocupación: Ingeniero comercial

Edad: 60 años.

MIR

En 1982 se produjo su primer acercamiento con el Movimiento de la Izquierda Revolucionaria (MIR) y en 1992 fue nombrado ministro Exportaciones y Competitividad. Hoy es ejecutivo de la empresa Saxxon, una consultora de servicios generales en La Paz y Bolivia.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia