Animal Político

La Madame Fiérola

En el acto de entrega de credenciales a las y los asambleístas electos el 12 de octubre, la Madame dejó al presidente Morales con la mano extendida. Y con toda su humanidad —ah, Fiérola— pasó de largo.

La Razón (Edición Impresa) / Exeni / La Paz

00:04 / 07 de diciembre de 2014

La recién reelecta diputada opositora Nomás Fiérola tiene el derecho de dar la mano, o evitar hacerlo, a quien le plazca. Cada cual con sus modales, gérmenes y vicios. Por ello resulta un exceso/extravío el comedido anuncio de un viceministro de iniciarle un juicio con arreglo a la norma contra el racismo y toda forma de discriminación. Esta valiosa-imprescindible ley merece mejores causas. ¿Para qué devaluarla victimizando, con reflectores mediáticos, a una persona tosca?

Vea usted. En el acto de entrega de credenciales a las y los asambleístas electos el 12 de octubre, la Madame dejó al presidente Morales con la mano extendida. Y con toda su humanidad —ah, Fiérola— pasó de largo. No fue un gafe de su oficio. Ni hubo descuido. Se trató de algo más simple: una premeditada grosería. Nada menos. Pero tampoco nada más. Nunca se dirá lo suficiente sobre procederes y malacrianzas. Con la reciclada Manfredumbre nunca se sabe.

Convendremos entonces que resulta un despropósito calificar la hazaña de la diputada, ada, ada, como “un acto de racismo y de discriminación”. Claro que, en el otro extremo, es un risible dislate justificar el hecho como “un acto de rebeldía” (sic). ¿Tan encogida está su noción/práctica de rebeldía, señora Fiérola? ¿O sea que cada uno de sus insultos, sus acusaciones sin prueba, su expandida bilis, constituyen expresión de tamaña rebeldía? Ufa. Siglo XXI, cachivache.

Lo que parece evidente es que actitudes como la de la ho-no-ra-ble, además de revelar su carácter y descalzar sus vivencias, dan cuenta del tamaño de una parte de la oposición, llámese antes Podemos-Convergencia Nacional, llámese hoy fagocitada Democracia Cristiana-Unidad Demócrata marca “bolas”. Feo-feíto-fea. Con estas señales lo más probable es que la hegemonía gobernante, sin contrapesos, siga gozando de buena salud, alimentada por una oposición pomposa pero diminuta.

Ahí están, Madame Fiérola, la corbata y el reloj de su (nuevo) líder para demostrarlo.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia