Animal Político

Marcial Fabricano: Lucha por el idioma mojeño

Una de las cosas que Fabricano insiste en llevar a la práctica es la independencia del movimiento indígena. En 2009, Fabricano fue elegido por el periódico español El País como uno de los 100 personajes de ese año.

Marcial Fabricano.

Marcial Fabricano. La Razón-Archivo.

La Razón (Edición Impresa) / Iván Bustillos Zamorano / La Paz

00:06 / 17 de mayo de 2015

Marcial Fabricano, dirigente indígena desde los años 80-90, fue presidente de la por entonces Central Indígena de Pueblos del Oriente Boliviano (Cidob), por dos gestiones, entre 1999 y 2001. En 1990 encabezó la denominada “Marcha por el Territorio y la Dignidad”; en 1994 participó de la marcha que exigía la aprobación de la Ley INRA, y entre 2000 y 2002, en la que demandaba la realización de una Asamblea Constituyente.

Hoy, a sus 62 años, el antiguo dirigente está permanentemente relacionado con las comunidades del TIPNIS (Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure) y con las poblaciones cuya composición principal son los originarios mojeños trinitarios radicados en el Beni.

Una de sus mayores preocupaciones, afirma, es fortalecer la institucionalidad de la organización de las comunidades: “consolidar nuestra organización ancestral, como es el Cabildo Indigenal, a través de las autoridades naturales, los caciques; que no queden en nada, que no sean absorbidas, pues estas prácticas fueron las que dieron vida al actual movimiento indígena, desde 1990”.   La idea es —dice— que toda la labor y tradición de las organizaciones originarias no se invisibilice, más al contrario, que se le empiece a dar su verdadera importancia.

Uno de sus principales afanes, junto con sus hermanos mayores, es preservar la lengua trinitaria mojeña; cuenta: “Mi hermano mayor está trabajando tiempo en la universidad, también en la Normal Superior de Formación de Maestros; yo le colaboro; y tengo una hermana mayor que es técnica que está trabajando en el diseño del alfabeto de nuestro idioma mojeño trinitario”.  Muy pronto se tiene la esperanza, afirma, de constituir un “consejo del idioma mojeño trinitario”, para empezar a regular el uso de este idioma.

Con respecto a la dirigencia indígena, desde 2000 para adelante, destaca Fabricano, hay una nueva generación de dirigentes que ahora están asumiendo los cargos. “Son nuestros hijos que antes estaban chicos, en 1990, cuando la Marcha por el Territorio y la Dignidad; ahora ya son corregidores, dirigentes”. Es una nueva generación que ha tenido sus debilidades, dice, en el sentido de que muchos de los líderes históricos ya han ido muriendo y no hubo un recambio rápido con lo que se pudiera sustituir a la dirigencia histórica.

En la historia reciente del movimiento indígena de tierras bajas del país, el TIPNIS y la contienda que hubo entre el Estado y los originarios acerca de la construcción de la carretera por el medio del parque, fueron de las cosas que más han marcado a los pueblos indígenas, asegura.

Mientras en 1990, el Estado reconoció el doble carácter del territorio indígena, como parque natural nacional y área protegida, “ahora, este mismo Estado trata de implementar cosas fuera de la voluntad de nosotros los habitantes de la región, imponiendo proyectos propios que supuestamente vendrían a beneficio nuestro, pero según como nosotros lo vemos, es todo lo contrario”.

Breve, don Marcial habla de su familia: “Tengo mi esposa, doña Ruth Ortega, cuatro hijos, dos mujeres y dos varones, y siete nietos. Mientras una es licenciada en Turismo, la otra es socióloga; un hijo estudiando Ingeniería Civil y otro trabajando.

Perfil

Nombre: Marcial Fabricano

Nació: 10 de julio de 1953

Cargo: No tiene ningún cargo oficial

Pedido

“Yo solo espero la misericordia de Dios, del Señor, que me preste un poco más de vida; tengo la esperanza de seguir trabajando hasta donde se pueda, para poder ayudarles y encaminarles a mis nietos”.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia