Animal Político

La OEA y Venezuela

Es vital conocer lo que realmente dice la resolución de la OEA.

La Razón (Edición Impresa) / Ricardo Paz Ballivián es sociólogo

00:00 / 20 de junio de 2018

El 5 de junio, la Asamblea General de la OEA aprobó una resolución sobre la situación política de Venezuela, que vale la pena analizar en sus 10 puntos, para tener un panorama claro de lo que piensa el sistema interamericano acerca del drama que padecen hoy los venezolanos.

1. Declarar que el proceso electoral desarrollado en Venezuela, que concluyó el 20 de mayo de 2018, carece de legitimidad por no cumplir con los estándares internacionales, por no haber contado con la participación de todos los actores políticos venezolanos y haberse desarrollado sin las garantías necesarias para un proceso libre, justo, transparente y democrático.

La declaración inicia con esa sentencia contundente que desconoce el resultado del reciente proceso electoral venezolano, quedando implícito el cuestionamiento a la legitimidad del gobierno en funciones.

2. Reafirmar que solo a través de un diálogo nacional con la participación de todos los actores políticos y otros actores interesados venezolanos se podrá alcanzar la reconciliación nacional y acordar las condiciones indispensables para celebrar un nuevo proceso electoral que refleje realmente la voluntad de los ciudadanos venezolanos y resuelva de manera pacífica la actual crisis en ese país.

Aquí se establece con claridad la vocación pacifista, democrática y no intervencionista del sistema interamericano, que insta a resolver el problema por la vía del diálogo nacional con participación irrestricta de los actores en cuestión. Desmiente con fuerza el argumento del régimen, que dice que los venezolanos deberían resolver sus problemas entre ellos, sin injerencias. Esto es precisamente lo que quiere garantizar el sistema interamericano.

3. Reiterar que ha ocurrido una alteración inconstitucional del orden constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, como fue declarado en la resolución CP/RES. 1078 (2108/17) del 3 de abril de 2017.

Aquí se hace relación al cierre de la Asamblea Nacional y la ilegal instauración de una “Asamblea Constituyente“ apócrifa, ilegítima y que se convierte en el argumento central de la alteración del orden constitucional en Venezuela, preámbulo de la activación de la Carta Interamericana.

4. Urgir al Gobierno de Venezuela a dar pasos para garantizar la separación e independencia de los poderes constitucionales y restaurar la plena autoridad de la Asamblea Nacional, el Estado de Derecho y las garantías y libertades de la población.

Restablecer la vigencia plena del Estado de Derecho en Venezuela se convierte en un elemento básico para retomar la democracia y las libertades hoy conculcadas.

5. Urgir al Gobierno de Venezuela a permitir el ingreso de ayuda humanitaria, así como a implementar las medidas de vigilancia epidemiológica en su país para evitar el agravamiento de la crisis humanitaria y de salud pública, en particular frente a la reaparición de enfermedades como sarampión, malaria y difteria.

6. Instar a los Estados miembros a implementar medidas para atender la emergencia epidemiológica, incluyendo suministrar medicamentos, así como considerar contribuciones a organismos internacionales competentes para fortalecer las capacidades institucionales de los países receptores.

7. Instruir al Consejo Permanente para que, en coordinación con las instituciones interamericanas e internacionales competentes, identifique las medidas apropiadas para apoyar a los Estados Miembros que están recibiendo un creciente número de migrantes y refugiados venezolanos.

Estos tres puntos pretenden encarar de manera frontal y práctica la terrible crisis humanitaria en Venezuela. Maduro ya no puede ocultar el grave daño a la salud de su propia población y la consecuente migración, que tiene ribetes escandalosos.

8. Hacer un llamado a los Estados Miembros y Observadores a implementar, de conformidad con sus respectivos marcos legales y el derecho internacional aplicable, las medidas que estimen convenientes a nivel político, económico y financiero para coadyuvar al restablecimiento del orden democrático en Venezuela.

9. Mantenerse atenta al desarrollo de la situación en Venezuela con objeto de apoyar medidas y acciones diplomáticas adicionales que faciliten la restauración de la institucionalidad democrática y de la paz social, y promuevan el respeto absoluto a los derechos humanos y la plena vigencia del estado de derecho, en el marco constitucional de Venezuela y de manera consistente con sus obligaciones y compromisos internacionales.

Dos puntos explícitos para instar a los países del sistema interamericano a usar toda vía posible para que la tiranía de Maduro no continúe burlándose del hemisferio y prolongando la agonía de su propio país.

10. Aplicar, en estricto apego al texto y espíritu de la Carta Democrática Interamericana, los mecanismos para la preservación y defensa de la democracia representativa previstos en sus Art. 20 y 21.

Finalmente, está el corolario: la aplicación inmediata de la Carta Interamericana. Los días de la dictadura están contados. La salida de Venezuela de la OEA es un hecho y el amanecer, para los venezolanos, empieza a dejar de ser una tentación.

  • Ricardo Paz Ballivián es experto en marketing electoral, es presidente ejecutivo del Centro Boliviano de Gerencia Política.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia