Animal Político

‘Oruro es uno de los bastiones del MAS’

‘Para un izquierdista de toda la vida lo más natural es, precisamente, apoyar un proceso de transformación por el cual hemos luchado toda nuestra vida’, asegura el presidente de la Cámara de Diputados.

Marcelo Elio . El pasado cívico reforzó su identidad de orureño. Prefiere llamar al aeropuerto de Oruro como  ‘Internacional’ y no como Juan Mendoza.

Marcelo Elio . El pasado cívico reforzó su identidad de orureño. Prefiere llamar al aeropuerto de Oruro como ‘Internacional’ y no como Juan Mendoza. Foto: Daniel Walker

La Razón (Edición Impresa) / Rubén Ariñez

00:00 / 02 de marzo de 2014

Dice sentir el apoyo de sus coterráneos de Oruro, su tierra natal. Animal Político esperó cerca de una hora para entrevistarlo. Se entiende, puesto que se encuentra en medio de un “vendaval de actividades”. Su nueva investidura así lo demanda. Presidir la Cámara de Diputados es algo que no lo esperaba; así lo confiesa. Se declara revolucionario y no escatima esfuerzos para dar énfasis a ello. Marcelo Elío se reencuentra consigo mismo, con su pasado y su futuro.

— ¿Su apellido es Elío o Elio?

— Elío, con acento en la ‘i’. Helio es un gas que sirve para inflar globos y se escribe con ‘h’.

— ¿Cómo se siente en su nueva función?

— He tenido un vendaval de actividades, mínimamente había que ordenar, hacer algunas reestructuraciones. Estoy desde temprano hasta muy tarde.

— ¿Qué tipo de reestructuración?

— Lo básico. Hemos cambiado la jefatura de recursos humanos, la jefatura de gabinete, el personal más próximo; por lo demás, la estructura se mantiene porque estamos en la última gestión legislativa.

— ¿Gente de su plena confianza?

— Claro, lo que se refiere al estaff más próximo.

— ¿Cómo ingresa a la política?

— Muy joven. El primer cargo que tiene un político es el de presidente de su curso. Mi último cargo, en la universidad, fue como delegado.

— ¿Su último cargo?

— Más adelante ejercí otras carteras. Por ejemplo, como presidente del Comité Cívico de Oruro y otras que me han servido para forjarme en las luchas e ingresar a la actividad político-partidaria con el Movimiento Al Socialismo (MAS).

— ¿De izquierda o derecha?

— He sido un militante permanente de la izquierda boliviana. Nunca he comulgado ni he militado en ninguna fuerza de derecha, eso quiero dejarlo bien claro.

— ¿De algún partido en específico?

— De muy joven he tenido una formación en el Partido Comunista, entonces hay formación ‘bolchevique’.

— ¿Un bolchevique masista?

— Cuando llega el proceso de cambio en el gobierno del presidente Evo Morales, para un izquierdista de toda la vida lo más natural es precisamente apoyar un proceso de transformación por el cual hemos luchado toda nuestra vida.

— ¿Cómo se une al MAS?

— No es tan reciente. Soy comunicador social. Hago seguimiento al presidente Evo desde que él era dirigente cocalero, y en el trabajo informativo de manera personal. También a través del Comité Cívico nos conocemos. Hemos impulsado trabajos, entre ellos el Aeropuerto Internacional de Oruro.

— ¿Es militante o invitado?

— Le gustó ese nivel de coordinación y me planteó ese desafío que sin duda lo acepté y ahora formo parte orgánica como militante del MAS; y precisamente en esa dimensión orgánica y disciplinada asumí la responsabilidad que me confiere.

— ¿Es necesario cambiar el nombre del aeropuerto de Oruro?

— Mire, es lo de menos. Las personas pasamos, nos morimos y lo que quedan son las obras. Eso es lo importante. Creo que ha sido un tema bastante superficial y como tal que se resuelva como decidan.

— ¿Fue éste el motivo por el que lo  persiguieron en Oruro?

— Algunos grupos de derecha conservadora que sí, evidentemente, nos han perseguido, pero por alguna desinformación que se lanzó, que está en pleno proceso de investigación. Hay una demanda que hemos planteado.

— ¿En qué sentido?

— Existieron presuntas “afirmaciones” que el  Animal Político (31 de marzo de 2013) lo explicó en su momento, y lo explicó muy bien.

— ¿Se sintió perseguido?

— Sobre esa persecución, ha sido por esa desinformación que tiene que aclararse. Eran pequeños grupos y se confirman nuestras denuncias porque esos pequeños grupos hoy están vinculados a Unidad Nacional.

— ¿Oruro le pertenece al MAS?

— Oruro es uno de los bastiones del MAS como no podía de ser de otra forma. El Presidente es orureño y naturalmente es uno de los bastiones en el contexto nacional.

— ¿Cuántos militantes tendrá?

— Estamos en reinscripción. Vamos a ver nuestra capacidad de llenar los libros que se nos ha asignado como departamento.

— ¿Instaló un punto de registro de militantes en la Asamblea?

— No. Es que decíamos que no había problema, pero existe en la ley una prohibición. Por tanto vamos a cumplir la ley y no vamos a instalar ninguna oficina dentro de la Asamblea.

— ¿Cómo se produjo su elección?

— Hicimos una campaña puerta a puerta. Trabajamos muy duro día y noche. Bueno, yo ya tenía un fuerte apoyo en la circunscripción. Hemos hecho visitas casa por casa.

— ¿Hizo campaña en la Asamblea?

— No. (sonríe). No esperaba algo como este cargo. Estaba haciendo campaña por Héctor Arce.

— ¿En qué circunstancias lo eligieron?

— Se plantea mi nombre a nivel de las bancadas, de pronto recibimos un apoyo unánime para poder lograr este cargo. No lo esperaba, pero lo asumo con toda humildad y fuerza; con responsabilidad y con la disciplina política que nos caracteriza.

— ¿Su elección tuvo consenso?

— Al menos logró aplausos y eso implica unanimidad. No hubo votación, hubo aplausos.

— ¿Cómo afrontará la gestión?

— Pretendemos tener consensos con el Senado. Además hay una afinidad entre el primer senador aymara que es Eugenio Rojas, con el primer presidente orureño (Elío) que nos va a permitir trabajar en equipo.

— ¿Es el primer orureño que ocupa este cargo?

— Estuve pensando que habían otros orureños, pero lamentablemente no los hay. Soy el primer orureño en toda la historia de la Cámara de Diputados que preside esta instancia legislativa tan importante...

— ¿Tiene metas personales?

— Cumplir una buena gestión y ser un apoyo al proceso de cambio que lleva adelante el presidente Evo Morales. Ésa es la mayor prioridad que tengo en el ámbito legislativo.

— ¿Tiene aspiraciones políticas?

— No las tengo, yo soy un soldado. Y dónde se disponga que esté, en esa trinchera estaremos peleando.

— ¿Cómo se explica el proceso de cambio que propugna y defiende?

— Es sinónimo de revolución. Pero no como en los años 60, que en algún momento apoyábamos los izquierdistas, de una lucha armada...

— ¿Qué tipo de revolución ?

— Hoy es pacífica, es democrática. Implica cambiar la estructura del país, las leyes, las relaciones de poder, las relaciones económicas, (...) etcétera.

— ¿Qué falta para consolidarlo?

— Se han hecho unos grandes avances en esta revolución, pero naturalmente no culmina, es un proceso que va a durar, va a tomar su tiempo. Es una revolución pacífica, cultural, pero también política.

— ¿Es la ‘izquierda’ que soñaba?

— Es la utopía que siempre he tenido de que haya una verdadera democracia. Que los pobres estén en el poder. Ése ha sido siempre mi sueño.

— ¿Se concretizó el sueño?

— El país en 180 años de vida republicana ha sido manejado por familias, por castas que se disputaban el poder. Entonces, nunca hubo democracia porque era una minoría que gobernaba a la mayoría. Hoy se ha revertido el panorama político porque es esa mayoría, que estaba vilipendiada ahí abajo, que asume el poder y es una minoría que está ahora resistiéndose a perder sus privilegios.

— ¿El MAS es la única opción para que el país progrese?

— El MAS es el único camino para el proceso de cambio, es el único partido que tiene propuesta de país, programas a corto, mediano y largo plazo. La agenda 2025 es una de ellas que nunca ha tenido Bolivia.

— ¿Y los anteriores gobiernos?

— Los anteriores gobiernos hacían trabajo de bombero, apagar los incendios ahí, poner parches. Nosotros estamos haciendo transformaciones del Estado y que independientemente del Gobierno deben cumplirse.

— ¿Cómo afrontará su gestión el año electoral que se avecina?

— Es un año difícil, muy difícil. Que no quepa la menor duda, estamos conscientes de eso. Siempre he tenido, no sé si la mala o buena suerte de tomar la conducción de las instituciones en momentos en que hay que poner a prueba todo el coraje y la convicción que tiene una persona. Estamos preparados para aquello, mas estamos conscientes que va a ser un año muy duro, muy politizado y con bastante debate.

— ¿Por qué afirma que es ‘difícil’?

— Porque es electoral. Todos van a salir con discursos encendidos. En ese sentido hay que guardar equilibrio, hay que guardar toda la cordura necesaria para poder justamente lograr los objetivos que se tienen.

Perfil

Nombre: Marcelo Elío Chávez

Nació: 15-05-1966

Profesión: Comunicador Social

Cargo: Presidente de la Cámara de Diputados

Vida

Estudió en la Universidad Técnica de Oruro donde fue dirigente universitario y docente. Fue directivo del Comité Cívico de Oruro. Cuenta con una Maestría en Ciencias de la Educación Superior. En la asamblea legislativa fue parte de la Comisión de Economía, posteriormente en la legislatura 2013 ocupó el cargo de Primer Secretario de la Cámara Baja. En 2014 preside la Cámara de Diputados.

‘Necesitamos mayoría para garantizar  proceso’

El presidente de la Cámara de Diputados ha cumplido un mes en el cargo. Ve que la oposición política será un obstáculo en su gestión legislativa, por consiguiente tiene claro que necesita la mayoría parlamentaria. La lectura del panorama político que hace Elío es, entre otras cosas, la premonición de lo que afrontará.

— ¿La oposición tiene espacio en las comisiones especiales?

— Cuando les escucho hablar a la oposición de nuestro país, me parece que estoy escuchando hablar a diputados y senadores chilenos porque critican la demanda (ante La Haya) nada más por criticar .

— ¿Cuál es su rol en la Asamblea?

— Quisiera hacer un llamado a la oposición para que juegue el rol que históricamente tiene que jugar. Tiene que haber oposición, pero una oposición constructiva, creativa y responsable que no salga con mentiras, calumnias y difamaciones.

— ¿Qué debe hacer?

— Ejercer su papel de fiscalización. Tiene instrumentos como las minutas de comunicación, las peticiones de informe oral y escrito, las interpelaciones a los dignatarios de Estado, a los ministros, fundamentalmente.

— ¿Son suficientes?

— Nosotros tenemos una visión clara de país y la oposición no sabe lo que quiere, lamentablemente.

— ¿Habrá apertura para tomar en cuenta sus propuestas?

— Varias veces hemos aprobado proyectos de oposición, pero a veces hay leyes que no vienen al caso. Todas las iniciativas positivas claro que son bien recibidas, pero las iniciativas que tienden a confundir, distraer o, finalmente, poner piedras en el camino naturalmente que tienen que ser rechazadas.

— ¿La mayoría no es un perjuicio?

— No. La población sabe que necesitamos precisamente una mayoría parlamentaria, incluso dos tercios, para continuar este proceso de cambio, es la garantía.  De lo contrario habrían más piedras en el camino y puede ser más difícil avanzar.

— ¿Se garantiza la pluralidad?

— Vamos a ser muy democráticos y muy cautos en eso. Éste (la Asamblea) es el centro político nacional donde se confrontan todas las ideas, en ese sentido se garantiza esa democracia .

— ¿Cautos? ¿En qué sentido?

— Vamos a cumplir lo que dice nuestra normativa, pero profundizando el proceso de cambio.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia