Animal Político

Percy, un caso casi clínico poco menor que el dengue - Rubén D. Atahuichi López

La Razón / La Paz

00:00 / 16 de septiembre de 2012

Con sus floridas alusiones a los periodistas y ramas anexas, y sistemáticamente pronunciadas frente a sus azorados seguidores y colaboradores, y pueblo en general, el alcalde Percy Fernández ya debería estar preocupándose de que el compilador de frases presidenciales, Alfredo Rodríguez, le haga un librito en su honor.

Alejado ya de su oficio de acariciar músculos prohibidos de una de las funcionarias de su despacho y una de las aliadas de su frente político, la autoridad ha optado por una mejor especialidad que incluso raya en lo psiquiátrico: la agresión verbal con ajos y pimientas, y ceño fruncido. Y sus víctimas más visibles son periodistas, fotógrafos, camarógrafos de televisión y empresas periodísticas.

Hasta su afán de besador empedernido quedó en el olvido, para algarabía de inocentes mujeres que, al acercársele para saludarle, solían sufrir la sorpresa de ósculos no autorizados y desaliñadamente húmedos de parte del mandamás comunal cruceño.

Ahora, en menos de una quincena del mes aniversario de Santa Cruz, Fernández ha sumado en su haber adjetivos enésimamente más allá del cara’e dengue, burro, pelotudo, mierda, carajo... Su carisma de loco querido, en una ciudad que parecía solazarse con sus dislates linguales y perdonarle usualmente la vida, ahora es asunto de preocupación clínica, como ya lo expresaron los gremios del periodismo en la capital oriental, que ante eso han pedido una tomografía freudiana por sí el desvarío verbal pase a algo peor, que incluso pudiera poner en riesgo la administración local.

El 1 de septiembre, Fernández mandó al pozo, por decir lo menos, al diario El Deber; nueve días más tarde, le ofreció un concierto de insultos a un fotógrafo del mismo periódico, Enrique Canedo, y el viernes se mandó otra sarta de verbos contra un camarógrafo de la red Unitel, Jhasmany Espinoza (da flojera transcribirla otra vez; por favor, ruego recorrer unas páginas atrás, hasta la 2; ahí está la frase pelotudiana).

Cuesta creer que nada impida al bur(d)omaestre seguir lo que parece una rutina con los colegas. El viernes, su aliada Desirée Bravo intentaba sin éxito parar la ametralladora de frases. Quizás vengan más, y nosotros no estaremos para salvarle de la situación.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia