Animal Político

Pérez y el Coronel

En un recién difundido caso de violencia machista, tiempos de democracia, el coronel Suárez, con fuerte sentido de disciplina, le daba palizas a su esposa. Tal era su secreto nocturno, sin uniforme. Claro que en el día, en el trabajo, cumplía a conciencia. Y era “humilde, sacrificado”…

La Razón (Edición Impresa) / Exeni / La Paz

00:04 / 14 de septiembre de 2014

Escuchar a Mozart”. En un inolvidable cuento de Benedetti, tiempos de dictadura, el capitán Montes, con fuerte sentido de disciplina, torturaba presos políticos. Tal era su secreto diurno, con uniforme. Claro que en la noche, en el hogar, escuchaba a Mozart. Y se limpiaba, se equilibraba… Pero no se redimía.

Escuchar a Pérez”. En un recién difundido caso de violencia machista, tiempos de democracia, el coronel Suárez, con fuerte sentido de disciplina, le daba palizas a su esposa. Tal era su secreto nocturno, sin uniforme. Claro que en el día, en el trabajo, cumplía a conciencia. Y era “humilde, sacrificado”… Pero no se redimía.

Al Capitán su jefe lo consideraba un débil; al Coronel, su jefe lo considera un ejemplo. Y lo defiende en consecuencia:

— Señor ministro, hay evidencia de cuatro hechos de violencia física.

— “Es un tema del Coronel con su esposa”.

— Hubo golpes en el cuerpo y la cabeza. La atropelló y arrastró con su vehículo. Le produjo policontusiones. Estuvo 12 días con impedimento por trauma ocular…

— “No nos metemos en su vida privada. Y peor de hace        ocho años atrás”.

— Aquí están las denuncias documentadas.

— “Tratan de perjudicarlo. Existe una pugna interna. Hay tres coroneles que quieren ser comandantes departamentales y ellos habrían sacado este comentario (sic) para destruir la imagen del Coronel”.

— Pero son hechos de violencia machista sancionados por ley.

— “Lo agreden de esa manera porque es una persona muy humilde. Nosotros estamos contentos con su trabajo”.

Qué tal! Ahora resulta que el agresor es la víctima. De sus camaradas, de la justicia, de los medios. Todos ellos, ambiciosos, interesados, quieren “perjudicarlo”. Por eso de-sempolvaron/filtraron/difundieron su expediente de divorcio.

Respete mi vida privada”, le exige Suárez a la periodista. Y amenaza: “Te voy a seguir los pasos”. Cree que el uniforme, y su protector, le garantizan impunidad. Se equivoca. Las violencias contra la mujer no son asunto privado ni pugna interna. No tienen fecha de caducidad. No se    borran por “desistimiento”.

Te vamos a seguir los pasos, Coronel. #MachistasFueraDeNuestraVista.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia