Animal Político

Perplejidades

Ahora los obispos juran ante su dios que están perplejos. Dicen que les preocupa la corrupción y la extorsión. Sostienen que se perdió la esperanza en la actual forma de gobernar. Aseguran incluso que el narcotráfico “está creciendo fuertemente”.

La Razón (Edición Impresa) / Exeni

00:05 / 30 de marzo de 2014

Cómo son las cosas. Hace algunas semanas algunos voceros del Gobierno (digamos el ala confesional-conservadora) y la jerarquía de la Conferencia Episcopal de Bolivia (CEB) celebraban unidos la decisión del Tribunal Constitucional Plurinacional de constitucionalizar el derecho a la vida “desde la concepción”. Así, junto a las cúpulas de las iglesias cristianas y evangélicas, cerraron filas en su tenaz postura de mantener la penalización del aborto.

Esta camaradería duró poco. Y se convirtió en ruidosa disputa sobre la coyuntura. Ahora los obispos juran ante su dios que están perplejos. Dicen que les preocupa la corrupción y la extorsión. Sostienen que se perdió la esperanza en la actual forma de gobernar. Aseguran incluso que el narcotráfico “está creciendo fuertemente”. Sólo falta que, con miras a las próximas elecciones, reiteren su demanda de una amnistía indiscriminada para los “perseguidos políticos”.

La respuesta del Gobierno fue tan áspera como inmediata. Le dijeron (a la CEB) que en realidad es un partido político. Recordaron que los jerarcas católicos comparten discurso, casi en sintonía, con la oposición. Y mencionaron cosas peores en torno a la Iglesia: sus incontables casos de protegida pedofilia, su opción por los ricos, su oscurantismo medieval, su vinculación con las dictaduras… Amén de la terrible corrupción, por ejemplo, en el Banco del Vaticano.

Sospecho que este desaliñado intercambio verbal, festín para la agenda político-mediática, continuará algunos días todavía. Hasta el siguiente episodio. A ningún gobierno terrenal, por supuesto, le gustan los prelados atónitos, entrometidos y contestones. La Iglesia, por su parte, sabe que es un poder fáctico. Y ejerce a tenor de sus intereses. No importa que haya, como en Bolivia, un Estado laico. De antiguo se sabe que el camino al cielo está empedrado de malas intenciones.

Aseguran los obispos que ellos siempre “levantan la voz” ante los gobiernos: sean militares, sean neoliberales, sean plurinacionales. Puede ser. Claro que sus perplejidades pueden ser muy flexibles: ora de complacencia, ora de denuncia, ora de complicidad. Es la CEB. La CEB.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia