Animal Político

Plan para la cuenca Katari y bahía Kohana

Nuestra visión para 2025 es que  las poblaciones asentadas en la cuenca Katari y el sector boliviano del lago Titicaca tengan un modelo de desarrollo armónico con su entorno y se encuentren comprometidas con su conservación.

La Razón (Edición Impresa) / Edwin Quispe Mamani

00:01 / 31 de mayo de 2015

Cumpliendo las responsabilidades asignadas al Ministerio de Medio Ambiente y Agua, la ministra Alexandra Moreira López, preocupada por precautelar el acceso al derecho humano al agua en armonía con los sistemas de vida de la Madre Tierra, ha dispuesto la implementación del Plan Director, para lo cual se ha identificado el estado de situación de nuestras fuentes hídricas, principalmente establecer las condiciones de nuestro Lago Sagrado. Sin embargo, esta tarea tiene como principal objetivo identificar las causas que afectan las condiciones medioambientales del mismo, para lo cual es necesario abordar de forma integral la problemática.

Para el cumplimiento de este objetivo se ha identificado la Cuenca Katari, que se encuentra ubicada en el departamento de La Paz, en el altiplano, al sureste del lago Titicaca. Con una superficie de 4.280 kilómetros cuadrados, que comprende a 12 municipios: El Alto, Viacha, Laja, Pucarani, Puerto Pérez, Achocalla, Collana, Comanche, Colquencha, Calamarca, Batallas y Huarina; concentrando alrededor del 10% de la población boliviana en el área de la cuenca. La región presenta estaciones marcadas con lluvias en verano y época seca en invierno. El fenómeno de El Niño genera sequías en el área, la cual presenta gran potencial agropecuario, lo que a su vez provoca presión futura sobre los sistemas de vida y los recursos hídricos en el futuro.

FUENTES. Hace varias décadas, la cuenca viene sufriendo un severo proceso de contaminación hídrica generada por cuatro fuentes principales: a) aguas residuales (domésticas e industriales), b) pasivos mineros, c) residuos sólidos y d) residuos ganaderos.

La contaminación se genera en El Alto, Viacha, Laja, Pucarani y Puerto Pérez, cuyas poblaciones descargan sus efluentes y residuos a los ríos de la cuenca, los cuales son cargados con elevadas cantidades de contaminantes de gran diversidad, entre orgánicos, químicos, biológicos, toxicológicos y patológicos, entre otros, desembocando en el lago Titicaca a través de la bahía de Kohana. Situación que se agrava por las tasas de crecimiento poblacional de los núcleos urbanos de la cuenca: 25% en El Alto y 50% en Viacha.

La contaminación de los residuos hídricos de la cuenca y de la bahía Kohana provoca la reducción en la productividad del área rural, deteriorando la calidad de vida de sus habitantes, lo que se refleja en la generación de enfermedades y mortalidad de personas y animales; los residuos orgánicos provocan la aparición de patógenos y virus no tradicionales, incidiendo en el rendimiento de los cultivos y desaparición de especies piscícolas; haciendo más costosa el agua para consumo humano y riego.

Los niveles de contaminación han aumentado y sobrepasado los estándares de resiliencia (resistencia) media del lago, situación que es evidente con los cambios de color y de olor, que corresponden a procesos de autorregulación del lago para equilibrar los excesos de contaminantes y nutrientes.

La estrategia planteada por el Ministerio de Medio Ambiente y Agua busca revertir las condiciones actuales sobre la base de enfoques de gestión integral, implementados de forma coordinada y sinérgica entre los actores a nivel gubernamental (ministerios, Gobernación y municipios involucrados) y los actores de la sociedad civil (organizaciones sociales, académicas, organizaciones no gubernamentales, fundaciones y voluntariado), a fin de priorizar acciones de intervención acordes a la problemática, que permitan generar las condiciones adecuadas para recuperar las zonas, sistemas de vida y garantizar el vivir bien de las poblaciones asentadas en la cuenca.

Nuestra visión para 2025 es que  las poblaciones asentadas en la Cuenca Katari y el sector boliviano del lago Titicaca han desarrollado un modelo de desarrollo armónico con su entorno y se encuentran comprometidas con su conservación; los sistemas de vida cuentan con las condiciones necesarias para su recuperación, asegurando su adecuado funcionamiento, la soberanía alimentaria, el acceso a agua para consumo humano y el saneamiento básico para vivir bien.

MISIÓN. Así, nuestra misión consiste en que las instituciones gubernamentales y de la sociedad civil involucradas, en coordinación con la población empoderada, desarrollan y ejecutan planes, programas y proyectos, individuales y/o concurrentes, para la atención efectiva de la problemática hídrica y ambiental de la Cuenca Katari y del sector boliviano del lago. Buscando un modelo de gestión coordinado y articulado a través de la Plataforma Interinstitucional del Plan Director de la Cuenca, con cuatro líneas de acción.

Línea 1. Agua, saneamiento y residuos sólidos. La estrategia también se fundamenta en cuatro líneas estratégicas para el desarrollo de la intervención, orientada hacia: a) Un modelo de desarrollo productivo en equilibrio con las zonas y sistemas de vida de la cuenca; b) Población empoderada e identificada con sus zonas y sistemas de vida; c) Mitigación de las fuentes de contaminación a través de intervenciones estratégicas; y, d) Garantizar el derecho humano al agua y al saneamiento básico a la población establecida en la cuenca.

Línea 2. Recuperación y manejo de zonas y sistemas de vida. Se busca generar condiciones aptas permitiendo que las zonas y sistemas de vida recuperen y fortalezcan su resiliencia, minimizando las incidencias y perturbaciones humanas contaminantes a través de la implementación de intervenciones estratégicas en el marco de enfoques de Gestión Integral del Recurso Hídrico, Manejo Integral de Cuencas, Gestión Integral de Riesgo y Adaptación al Cambio Climático.

Línea 3. Gestión, control y monitoreo ambiental y de la biodiversidad. Se pretende fortalecer las acciones de seguimiento y control de las potenciales fuentes contaminantes y de las zonas y sistemas de vida de la cuenca y el Lago Menor, a fin de contar con información oportuna y confiable que fortalezca el proceso de toma de decisiones. Asimismo, se busca establecer mecanismos de control que permitan mejorar las condiciones de salud para la población asentada en la cuenca.

Línea 4. Desarrollo productivo en equilibrio con el entorno. Esta línea estratégica busca fortalecer las capacidades locales a fin de lograr un modelo productivo con mínimo impacto negativo en las zonas y sistemas de vida de la cuenca. El modelo productivo es de vital importancia para el éxito de esta estrategia, ya que se cuenta con 10% de la población nacional asentada en la cuenca, además de la presencia de un importante número de fábricas, curtiembres, mataderos, a lo que se suma el impacto de los pasivos mineros de Milluni, la actividad pecuaria y la pesca en el Lago Menor.

El turismo emerge como una alternativa interesante para el fortalecimiento de un modelo productivo en equilibrio con el adecuado funcionamiento de las zonas y sistemas de vida de la Cuenca.Dentro de todo ello la actividad de limpieza de nuestros ríos que desembocan en la bahía Kohana es una actividad de sensibilización y concientización para la población, invitándole a ser parte de esta iniciativa asumida por la ministra Moreira, “Unidos porque somos Titicaca”, todo en resguardo de los derechos de la Madre Tierra y el medio ambiente, para una mejor calidad de vida.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia