Animal Político

El Presidente en el Vaticano

La visita de Evo al Vaticano es la culminación de su reencuentro con Europa. En lo interno significa una aproximación a la gran cantidad de católicos del país. La visita desvirtúa la imagen de intransigencia que algunos medios internacionales quieren crear del presidente Morales

La Razón / Reymi Ferreira Justiniano

00:01 / 15 de septiembre de 2013

La visita oficial realizada por el presidente Evo Morales al papa Francisco en la ciudad del Vaticano es la culminación de un reencuentro del Mandatario con Europa, viaje que lo llevó incluso a reunirse con el jefe del Gobierno español, Mariano Rajoy. En lo interno, significa una aproximación a la gran cantidad de católicos del país. Es difícil precisar cuánto es el interés diplomático, religioso o político que tiene la visita, pero se debe admitir que es medida oportuna que ha servido, además, para llegar a otros países y relajar la tensión generada por el bochornoso incidente del bloqueo aéreo producido pocas semanas atrás.

El papa Francisco, quien, además de ser el primer latinoamericano que ocupa el trono de Pedro, ha dado un giro importante al liderazgo católico promoviendo el retorno a la humildad de origen que caracterizó a la religión cristiana, asumida por los más pobres y extranjeros en la antigua Roma y por la que muchos murieron víctimas de la intolerancia religiosa. 

La imagen del Papa no sólo que ha fortalecido la posición de la Iglesia Católica, sino que en los hechos, más que en los discursos, la ha acercado a los desposeídos y mayoritarios del mundo. Dotado de un gran carisma, Francisco ya había sido visitado por casi todos los presidentes latinoamericanos individualmente, uno de los que faltaba era el Presidente boliviano.

La necesidad de desvirtuar la imagen de intransigente que algunas agencias internacionales tejen a nivel internacional sobre el presidente Morales, y además bajar la tensión con la Iglesia Católica boliviana —con la que a lo largo de los últimos años ha tenido grandes diferencias—  al parecer han sido las causas de esta visita oficial al Papa. Todo parece indicar que la visita del Papa a Bolivia se producirá en poco tiempo, visita que de concretarse causaría gran alegría para el pueblo, y sería de gran importancia para el régimen político boliviano, que a medida que se acercan las elecciones será blanco de mayores ataques, tanto de sus adversarios internos, como de los factores internacionales de poder con los que se ha venido enfrentado.

Bolivia, pese a ser un Estado laico por mandato constitucional, sigue teniendo una población que practica mayoritariamente el catolicismo, cuyo clero organizado ha tenido a lo largo de la historia reciente una actitud política contestataria al poder, al margen de la ideología que éste haya profesado. La huelga de hambre del año 1978, que exigió el retorno de la democracia, se hizo en dependencias del periódico católico Presencia; la oposición al golpe militar de 1980 fue censurada por la conferencia de obispos, y en los años de lucha contra el neoliberalismo, la Iglesia Católica casi invariablemente estuvo al lado de la Central Obrera Boliviana (COB). Especialmente duro ha sido para la Conferencia Episcopal asumir la relación con el actual Mandatario, quien además de provenir de sectores populares, tiene una identificación indígena que lo lleva a observar respeto por los cultos y ritos de los pueblos originarios, los que ha practicado simbólicamente en los actos de asunción de mando y en ceremonias importantes.

El encuentro en el Vaticano no es una “reconciliación” entre el Gobierno y la Iglesia, porque en el plano internacional nunca ha habido un alejamiento en la relación con la Santa Sede ni con su representante, el Nuncio en La Paz. Puede asumirse que el encuentro tiene gran influencia interna, ya que desarma gran parte del discurso de los opositores al Gobierno. Algún sector radical de la izquierda o del indigenismo puede cuestionar el encuentro, pero siempre será un sector intransigente y miope que no valora por ejemplo experiencias como la de Cuba que estrechó lazos  desde hace dos décadas con la Iglesia romana, lazos que permitieron la visita en dos oportunidades de un papa a Cuba, con todo el significado que ello entraña.

Para los que cuestionan el encuentro y sostienen que es una “movida política”, habría que recordar que política y religión vienen unidos desde el inicio de la humanidad, y amén de ser motivo de guerras religiosas y poderoso instrumento legitimador del poder, la religión, sus filósofos y teólogos siempre han tenido una preocupación fundamental por la política. Suma teológica y La ciudad de Dios, de autores como Santo Tomás y San Agustín son prueba de ello.

Bolivia es una sociedad heterogénea y sincrética, y pese a la matriz indigenista que la nueva Constitución ha incorporado, sus raíces occidentales están consolidadas en la identidad nacional, uno de cuyos ejes es la religión cristiana. En tiempos como los que vivimos, los gestos  amistosos, las puertas que se abren, el encuentro entre culturas, pueblos y religiones deben ser alentados y no cuestionados. El libro  de Frey Betto (Carlos Alberto Libanio Christo) Fidel y la religión es un testimonio de ello, en el que se demuestra que los ideales de justicia, fraternidad y paz pueden traspasar las diferencias ideológicas, políticas y culturales.

Es cierto que el país pasó por momentos duros de polarización, sin embargo, sería injusto atribuir sólo a una de las partes los excesos, tal como hace alguna prensa cuyo guión está predeterminado por otros intereses; pero en un proceso de transformación en el que se afectan grandes intereses, este tipo de situaciones a veces se torna inevitable. La reunión del Mandatario con el papa Francisco es posiblemente uno de los pasos más importantes para la armonía y reconciliación de todos los sectores del país, proceso que se está dando paulatinamente. En pocos días más el presidente Morales inaugurará la Feria Exposición en Santa Cruz, hecho inédito e inimaginable hace algunos pocos años atrás, como impensable era en el pasado ver en la misma postal al Presidente boliviano estrechando cordialmente la mano del Santo Padre.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia