Animal Político

Rafael Quispe: Un blanco no va a sacar a Evo de Palacio

Me han invitado al Frente Amplio y yo les dije: ‘Ustedes son el frente amplio de los culitos blancos; necesitamos indígenas’. Entonces, ¿cuál es la opción aquí? Que se va a llevar adelante las (elecciones) primarias para elegir a candidatos.

Rafael Quispe apuesta al electorado de las ciudades, especialmente del eje. Foto: Daniel Walker

Rafael Quispe apuesta al electorado de las ciudades, especialmente del eje. Foto: Daniel Walker

La Razón (Edición Impresa) / Iván Bustillos

00:00 / 09 de marzo de 2014

El 25 de febrero el promotor del Frente Amplio y jefe de Unidad Nacional (UN), Samuel Doria Medina, y el exdirigente del Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu (Conamaq) Rafael Quispe firmaron una alianza en vista a su participación conjunta en las elecciones generales de fin de año. Fue un hecho significativo para oficialistas y opositores: traición dirán los primeros, apertura, los segundos. Pero ¿cuáles son las razones del propio Quispe? Dadas las actuales condiciones, no va a ser un blanco el que saque a Evo de Palacio, sino otro indio, afirma. He aquí su versión de los hechos.

— ¿Por qué Doria Medina y no el MSM, que parecía más cercano?

— Primero conversamos a ese nivel con Juan del Granado, pero yo he visto que es un poco muy autoritario porque dice “yo soy el candidato a presidente y los que se suman, se suman atrás”. Yo le dije: “Hay que organizarnos como oposición para forzar una segunda vuelta”; él dijo que no se puede unir con Rubén Costas, que es la derecha. “Si vamos a la segunda vuelta, ¿a quién vamos a apoyar?”, pregunté; ellos dijeron “al MAS”. Yo dije entonces: “¿Cómo vamos a apoyar a Juan del Granado?”, porque es preferible irse al MAS directamente; las bases con las que estoy trabajando dijeron no, hay que irse a la oposición.

— Para muchos usted quedó como el indígena de la derecha...

— Haciendo un análisis vemos que los supuestos izquierdistas se están derechizando, uniendo a la derecha; y los derechistas se están yendo a la izquierda.

Ejemplo, Juan del Granado, que nunca se iba a aliar con Costas, ya se ha sentado a conversar. Otro, Evo Morales, que les ha dicho pandilleros, vendepatrias, en Trinidad, se empieza a unir con el MNR, ADN, Guiteras, le va a visitar al Picacho a Jaime Paz Zamora, almuerza con la Cainco, con los empresarios. Si es indígena, ¿no era más simbólico reunirse con los del TIPNIS? La política está cambiando de panorama, y el frente es compuesto por las agrupaciones Martín Ucho y País, José Antonio Quiroga, Loyola Guzmán, izquierdistas, ideológicamente de izquierda. Me han invitado al Frente Amplio y les dije: “Ustedes son el frente amplio de los culitos blancos; necesitamos indígenas”. Entonces, ¿cuál es la opción aquí?, que se va a llevar adelante las primarias para elegir a candidatos.

— Entonces es eso, las elecciones primarias...

— Claro, da la opción; se va a realizar unas primarias innovadoras, bajo las encuestas, que va a tener un árbitro imparcial, más o menos como un comité electoral. Hay cuatro candidatos en este momento: José Antonio Quiroga, Ximena Costa, Samuel Doria Medina y mi persona. Y el que tenga mayor aceptación va a ser el candidato.

— ¿Por qué pidió el 20% de indígenas entre los candidatos con posibilidades de ganar?

— Es parte del diálogo, no es condicionante, pero hemos estado conversando. No tuviera ningún sentido si no garantizan un porcentaje, nosotros hemos hablado del 20%; hacer k’oa (ritual andino), ponerse poncho y después no garantizar, eso es utilizar lo indígena.

— El indio que va a sacar al otro indio, ¿eso será su programa?

— En mi discurso he dicho eso. Yo solo puedo hablar por mi ayllu. Debo respetar la estructura organizativa de las naciones. No queremos entrar como el Evo, “la CSUTCB me apoya”, es como si se adueñara. El día que caiga el Evo, ha caído la CSUTCB, porque se ha politizado. Queremos cuidar esto. He hablado en mi ayllu, mi marca, mi suyu, con Conamaq, y no puedo atribuirme su representación. Yo represento a los pueblos indígenas, pero estructural, orgánicamente no lo debo hacer, porque no hay que quemar su institucionalidad.

— ¿Pero tiene bases?

— Hay harta base, lo otro que estamos organizando es en El Alto, en todo el país. No queremos quemar a las organizaciones.

— Esas bases se van a ver en la elección de fin de año...

— Primero en las primarias se van a ver las cosas. El mejor alcalde de El Alto fue Pepelucho (José Luis Paredes), pese a ser liberal, y mucha de su gente nos está apoyando.

— Si usted es el rival de Evo, ¿a quiénes apuesta como sus electores? ¿A los desencantados?

— Con Evo hemos decidido que el indio llegue al poder; primera etapa, todos van a ser indios; pero llega 2009 y solo (David) Choquehuanca es el indio, los demás son q’aras. ¿Quiénes votan en 2005? Fue el voto bronca. Hoy la clase media está emputada con el MAS y busca a alguien que tenga que votar.

En vano salen Lino Villca, Félix Patzi, Rebeca Delgado; no son opción política. Yo nunca he sido ministro ni resentido ni diputado; entonces, la gente ve y dice: “Esta es la opción política, un indio que le da bronca, le saca al otro indio”, porque el blanco, para mí, no le va a sacar del Palacio al Evo Morales. Evo al blanco le trata como sea, a Samuel, “que eres vendepatria, empresario”; descalificado. Pero un indio, no, no, a ver un rato; a ver hablaremos en aymara o en quechua si somos indígenas, de principios y valores. A un indio (Evo) qué le va a debatir, si yo me pongo por ejemplo a debatir, nunca va a debatir; que me conteste a mí; a ver hablaremos en aymara, apenas es la situación. La derecha, los q’aras, es fácil descalificar para el Gobierno, pero a un indio, no.

— Pero por esto mismo, ¿no le perjudica la alianza con Doria Medina?

— La alianza no es con Doria Medina; la alianza es con el Frente Amplio. El Frente está compuesto por seis, yo soy el siete.

— Ahora, de las primarias puede salir: “Doria Medina, presidente, Rafael Quispe, vicepresidente”, o al revés, pero juntos...

— No podemos ir a la confrontación. Zárate Willca ya lo ha escrito en Coro Coro, en su proclama que dice: “pero ya los q’aras están aquí”. Si vamos a ir a la confrontación, es el país el que pierde; más bien hay que aplicar la teoría de la complementariedad, eso que manejaba el Filemón Escóbar. ¿Qué podemos hacer? ¿No les vamos a matar a los q’aras? ¿O los q’aras ya han intentado matarnos y no han podido y ya estamos en otras épocas? Ese tema se ha debatido en el Frente Amplio, esta es Bolivia y ahí ya están los q’aras, los mestizos, los criollos, los indígenas; esa es la síntesis de lo que es el país.

Pero más allá de esto, hay que decir que esta es una etapa de salvar la democracia, la libertad de expresión. Estas elecciones, para mí, son de transición, independientemente quién gane, sea Evo o seamos nosotros, porque hay que desmontar todo el aparato que han montado para perpetuarse en el poder, y recién las próximas elecciones 2019 son las elecciones verdaderas, con ideologías, con principios, después de haber hecho esa transición de realizar un Estado institucionalizado.

— ¿Y el Estado Plurinacional, lo que se está haciendo ahora?

— No es nada, no hay. Hemos retrocedido; 50 pueblos nación, de esos 36 reconocidos por la Constitución. Pero no existe, lo que hay es folklorismo.

¿Cuánto se ha invertido para los campesinos?; el TIPNIS es el peor ejemplo, una carretera para una cultura acuática (que se transporta por los ríos); justicia originaria subordinada, cuchilleada por la Ley de Deslinde (Jurisdiccional). Poner banderita (la wiphala) a la Policía no es cambiar; tampoco poner poncho y pollera a la Justicia.

— Pero para Costas o Doria Medina no es el ideal construir el Estado Plurinacional...

— No, pero, hay partes sí, y hay partes no. Por eso te digo, es una etapa de transición; hay cosas comunes que hemos dicho que nos van a unir; las otras las vamos a ir debatiendo; evidentemente no están... O sea, el Estado, los Estados por esencia son enemigos de los pueblos indígenas, eso no es la excepción del Estado Plurinacional, porque los recursos naturales están en territorios indígenas; lo que hay que ver es que ellos (los opositores) están necesitados también, porque ¿qué nos une? Un gobierno autoritario, como el que está llevándose ahora como a Cuba, no les conviene ni a ellos ni a nosotros. Hemos dicho: “si hoy no participamos, si en 2014 no rompemos, el siguiente paso es la reelección indefinida”, cuando ya va a ser tarde querer combatir, a nosotros nos van a hacer desaparecer; ese es el peligro que se corre y en ese camino estamos.

— El MAS ha sumado hasta a la COB ahora, ¿o solo será un respaldo dirigencial?

— Yo creo que el MAS tiene apoyo en el campo, incluyendo a los pueblos indígenas, por más del 50%, hasta el 70%; en las áreas urbanas  y ciudades intermedias es al revés; tiene 70% de resistencia, de rechazo; eso habíamos previsto.

— Usted apuesta a las ciudades...

— Más apuesto a la ciudad, porque es la gente de la clase media indígena que está de bronca con el Gobierno, la clase media intelectual de bronca porque no tiene opción de avanzar.

— ¿Cuál finalmente es el problema del MAS, que parece que no le ve salvación?

— El MAS se ha degenerado; un alcohólico cada día que toma quiere más alcohol, porque se envicia; el poder es eso. Evo Morales ha sentido el poder y no quiere soltar, y eso no ha ocurrido solo con él, sino con (Hugo) Chávez, con (Fidel) Castro, en los Emiratos Árabes. Entran democráticamente y utilizan los mecanismos democráticos, manipulando, para perpetuarse en el poder.

— A todo esto, todos pensaban que la marcha por el TIPNIS había dado al nuevo “bloque indígena”...

— En la marcha habíamos decidido participar como un bloque indígena; yo le decía “(Adolfo) Chávez presidente” y uno del occidente. Pero se acelera esta situación porque no hay recursos económicos para los libros, y hay un acuerdo tal vez de pasillo: que ellos (Chávez) van a ir con los Demócratas (el partido de Rubén Costas), y nosotros con el Frente Amplio, y en la Asamblea nos vamos a unir.

— ¿Pero por qué no prosperó el bloque indígena?  

— No hay plata, no hay plata. ¿Y será que nos dé la personalidad jurídica (el TSE)? Hemos conversado con los Verdes, pero igual nos imponían a su candidata, otros nos piden dinero.

— ¿O será que no van como bloque indígena porque no todos son indígenas en Bolivia?

— Por eso te ibas hacia abajo, porque la gente ya está emplumada de esa confrontación, cuando decimos “nosotros somos bloque indígena”, te estás separando, no, ya somos Bolivia, hay indígenas clase media, intelectuales, hay indígenas qamiris (ricos); entonces, esta es la síntesis de Bolivia.

— ¿Cuánto confía en las primarias?

— Primero tenían que ser primarias con elección, con voto; eso es lo que me convenía; ahí yo me he decidido ir, a ver cuánto obtengo. Pero cuando nos reunimos, me dicen: “no va a haber (elecciones) primarias, sino encuestas”. “De entradita me están mamando”, les dije. Pero hemos conformado un tribunal electoral, con personas que no son del frente; ah, tengo que buscar a un indígena que sea miembro de este tribunal.

— ¿Seguirá con el indio que saca al indio?

— Esa es la teoría, como digo, a Evo Morales no le va a sacar del Palacio un q’ara, tiene que ser un indio, y ese indio no tiene que ser necesariamente Rafael Quispe.

Datos

Nombre: Rafael Quispe

Profesión: Agricultor, estudió Derecho

Cargo: Exdirigente del Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu (Conamaq)

Perfil

Uno de los dirigentes de la marcha por el TIPNIS (Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure), llegó a ser coordinador de Fortalecimiento e Integración Política de los Pueblos de la Coordinadora Andina de Organizaciones Indígenas (CAOI).

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia