Animal Político

Rally, Pachamama y derechos indígenas

El nexo entre el Rally Dakar, los Derechos de los Pueblos Indígenas y los Derechos de la Madre Tierra no constituye una relación conflictiva; por el contrario, es un modelo que los países de la región pueden seguir.

La Razón (Edición Impresa) / Idón Chivi Vargas

00:01 / 26 de abril de 2015

En 2016, por tercer año consecutivo, Bolivia será parte del Rally Dakar. Su presentación oficial el viernes 24 coincidió, con dos jornadas de diferencia, con el Día Internacional de la Madre Tierra, la Pachamama. Pero no solo ello, también coincide con la realización del “Décimo Cuarto Periodo de Sesiones del Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas” de las Naciones Unidas en Nueva York, Estados Unidos, en estos días.

¿Cuál es la relación entre la Pachamama, el Rally Dakar y los Derechos de los Pueblos Indígenas? Dicho de otra forma: ¿Cómo el Dakar, máxima expresión del capitalismo en clave de deporte, se relaciona con dos espacios de derechos, el de los pueblos indígenas de la ONU, y la Ley de los Derechos de la Madre Tierra vigente en Bolivia Plurinacional?

Por los debates contemporáneos, particularmente de los ecologistas, ésta es una relación abstrusa, inexplicable, imposible, por así decirlo. Por lo visto, han faltado voces legistas y activistas que se hayan ocupado del Dakar como espacio de derechos, particularmente de los derechos de los pueblos indígenas.

CAPITALISMO. Vayamos por partes y sin concesiones. El capitalismo convierte en ganancia todo lo que toca, en el camino “capitaliza” hasta los deportes, si el fútbol es un mercado de piernas, el Rally es donde los fabricantes de automóviles realizan la orgía publicitaria más importante del mundo. De otro modo: el Dakar no es solo un deporte extremo, es el boxeo inglés en formato de ruleta rusa… y la ruleta rusa en formato de publicidad.  Las marcas más famosas del mundo en manos de aficionados a los “deportes extremos”. Un negocio rutilante, uno de los mejores que ha fabricado el capitalismo salvaje.

Este hecho les ha valido una inmensa cantidad de críticas a los organizadores, críticas que provienen desde los ambientalistas, ecologistas, arqueólogos y los mismos pueblos indígenas. Para la versión 2015 los organizadores y el Gobierno argentino tuvieron problemas con las comunidades indígenas de la Gobernación de Jujuy, donde a última hora el gobernador convocó a los dirigentes indígenas para la realización de una “consulta previa” sui géneris. Esto no pasaría de ser anecdótico si no fuera por la profunda relación existente entre dos derechos y un deporte.

Veamos pues los derechos de los pueblos indígenas susceptibles de aplicarse en el caso del Rally, asumiendo que este evento, al pasar por territorios de pueblos indígena originarios, generará obligaciones estatales para la protección de los mismos. Debe entenderse que los derechos en clave de Estado son obligaciones, y un Estado que se precia de Plurinacional requiere ser un ejemplo de esa cualidad política e histórica.

En resumen, lo que pretendemos es brindar un bloque normativo que nos permita visualizar el Dakar como franja de derechos, y no solo como mercancía; es decir, establecer una relación generosa entre Rally, derechos de los pueblos indígenas y la Ley de derechos de la Pachamama vigente en Bolivia. Pasar del hecho económico a la política en clave de derechos, ésa es la cuestión.

Declaración de los Derechos de los Pueblos Indígenas de la ONU. Artículo 11, 1: Los pueblos indígenas tienen derecho a practicar y revitalizar sus tradiciones y costumbres culturales. Ello incluye el derecho a mantener, proteger y desarrollar las manifestaciones pasadas, presentes y futuras de sus culturas, como lugares arqueológicos e históricos, objetos, diseños, ceremonias, tecnologías, artes visuales e interpretativas y literaturas. 2: Los Estados proporcionarán reparación por medio de mecanismos eficaces, que podrán incluir la restitución, establecidos conjuntamente con los pueblos indígenas, respecto de los bienes culturales, intelectuales, religiosos y espirituales de que hayan sido privados sin su consentimiento libre, previo e informado o en violación de sus leyes, tradiciones y costumbres.

Artículo 18. Los pueblos indígenas tienen derecho a participar en la adopción de decisiones en las cuestiones que afecten a sus derechos. Artículo 19. Los Estados celebrarán consultas y cooperarán de buena fe con los pueblos indígenas interesados por medio de sus instituciones representativas antes de adoptar y aplicar medidas legislativas o administrativas que los afecten, a fin de obtener su consentimiento libre, previo e informado.

REPARACIÓN. Artículo 28. 1: Los pueblos indígenas tienen derecho a la reparación, por medios que pueden incluir la restitución o, cuando ello no sea posible, una indemnización justa y equitativa por las tierras, los territorios y los recursos que tradicionalmente hayan poseído u ocupado o utilizado y que hayan sido confiscados, tomados, ocupados, utilizados o dañados sin su consentimiento libre, previo e informado. 2: Salvo que los pueblos interesados hayan convenido libremente en otra cosa, la indemnización consistirá en tierras, territorios y recursos de igual calidad, extensión y condición jurídica o en una indemnización monetaria u otra reparación adecuada.

Ley 071 de los Derechos de la Madre Tierra, 21 de diciembre de 2010. Artículo 2: Los principios de obligatorio cumplimiento, que rigen la presente ley son: 3: Garantía de regeneración de la Madre Tierra. El Estado en sus diferentes niveles y la sociedad, en armonía con el interés común, deben garantizar las condiciones necesarias para que los diversos sistemas de vida de la Madre Tierra puedan absorber daños, adaptarse a las perturbaciones, y regenerarse sin alterar significativamente sus características de estructura y funcionalidad, reconociendo que los sistemas de vida tienen límites en su capacidad de regenerarse, y que la humanidad tienen límites en su capacidad de revertir sus acciones.

Artículo 7. (Derechos de la Madre Tierra) I. La Madre Tierra tiene los siguientes derechos: 6. A la restauración: Es el derecho a la restauración oportuna y efectiva de los sistemas de vida afectados por las actividades humanas directa o indirectamente. Artículo 8 (Obligaciones del Estado Plurinacional): El Estado Plurinacional, en todos sus niveles y ámbitos territoriales y a través de todas sus autoridades e instituciones, tiene las siguientes obligaciones: 1. Desarrollar políticas públicas y acciones sistemáticas de prevención, alerta temprana, protección, precaución, para evitar que las actividades humanas conduzcan a la extinción de poblaciones de seres, la alteración de los ciclos y procesos que garantizan la vida o la destrucción de sistemas de vida, que incluyen los sistemas culturales que son parte de la Madre Tierra.

Conclusión. Como se habrá visto, la relación entre el Rally Dakar, los Derechos de los Pueblos Indígenas y los Derechos de la Madre Tierra, no constituyen una relación conflictiva, por el contrario, son un modelo que los países de la región pueden seguir para consolidar —desde las políticas públicas— su compromiso militante con los Derechos de los Pueblos Indígenas y la Madre Tierra.

El bloque normativo presentado aquí no es ni más ni menos que aquello que Bolivia ha legislado, es por tanto normativa de cumplimiento estatal y no solo de exigencia indígena. Es de suma urgencia aprender a proyectar las acciones del Estado mirando los derechos en clave de política insurgente y no de caquexia (decoloración, desnutrición) indígena.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia