Animal Político

Razmig Keucheyan: No es poca la idea de ‘Estado plurinacional’

El profesor universitario no deja de apuntar la potencialidad del concepto de ‘Estado plurinacional’.

 Razmig Keucheyan es doctor en sociología y profesor agregado en la Universidad de la Sorbona, Paris-IV. Foto: Pedro Laguna

Razmig Keucheyan es doctor en sociología y profesor agregado en la Universidad de la Sorbona, Paris-IV. Foto: Pedro Laguna

La Razón (Edición Impresa) / Iván Bustillo / La Paz

01:25 / 26 de septiembre de 2018

El joven intelectual suizo, doctor en sociología, profesor-investigador en la Universidad París-Sorbona y activista de la izquierda europea, estuvo en el país a fines de agosto para dictar la conferencia “Geografía del pensamiento de izquierda mundial”, organizada por la Vicepresidencia del Estado. Es conocido sobre todo por su libro Hemisferio izquierda. Un mapa de los nuevos pensamientos críticos (2010, en castellano), un texto necesario, según el vicepresidente Álvaro García Linera, “para conocer y comprender las reflexiones actuales de los marxistas en el mundo”.    

— ‘Pérdida de centralidad del proletariado’, el que es una clase diferente. Esto les ha movido el piso a todas las teorías críticas.

— La crisis del populismo y del marxismo nos llevan al hecho de que las teorías políticas ahora tratan de distintos tipos de objetos políticos, como ser la gente, las mujeres, las multitudes, la clase obrera también, pero en un sentido más amplio.

— América Latina también tiene sus aportes.

— Uno de los aspectos interesantes en la política contemporánea es el tratamiento que se da a la clase social, económica, con la etnicidad, lo que los americanos llaman la raza. Ahora se han mezclado los temas, y en Latinoamérica también se encuentra un relacionamiento, un enlace claro entre la raza y la clase. Aquí entran los conceptos de colonialismo,    colonialismo interno.

— ¿Sigue siendo la clase social el centro o base de los análisis?

— La clase social, en el sentido económico, ya no es un tema central. Con la crisis del marxismo, el concepto de la clase económica se ha debilitado en la reflexión de las teorías políticas. Pero, con la crisis económica de 2008, que aún se la siente, es obvio que el capitalismo existe y que la desigualdad está en aumento; y hay un cambio, que viene desde hace 5 o 6 años, el tema de las clases está retornando.

— ¿Un retorno del marxismo?

— Creo que el marxismo nunca va a ocupar el lugar que tenía porque su lugar antes era muy central; y esto es porque la realidad social y las clases populares se han vuelto más complejas. Así que no es válida la idea de que la clase trabajadora industrial sea la clase principal. Pero el marxismo en esencia sigue siendo fuerte en el análisis. Hay un retorno del marxismo, pero no como un tema central, como era antes; esa es mi hipótesis.

Una crítica de algunas teorías críticas que usted hace, incluidos los marxismos, es que éstas se han vuelto en exceso académicas; usted extraña que ya no hay el dirigente político que hace teoría.

— Ese es un muy importante tema. Hay una desconexión entre la teoría política y la práctica de la política. Se ha profesionalizado mucho más y también el trabajo académico es mucho más profesional. Hay una desconexión importante, no hay una relación entre los filósofos y los movimientos políticos o sociales. Lo que me interesó respecto a Álvaro García es que escribe artículos y libros, pero también está en la práctica política, eso ya no es un fenómeno común.

— ¿Qué le dice ‘socialismo del siglo XXI’, ‘extractivismo’, problema medioambiental?

— El socialismo del siglo XXI. La forma como es percibido en distintos lugares del mundo es diferente: en países en desarrollo, en la Unión Europea, en Estados Unidos. El aspecto medioambiental es el crítico, el más importante cuando nos referimos al socialismo de siglo XXI en países desarrollados y capitalistas como los de Europa y Estados Unidos. Es por eso que la izquierda en Francia es “antiproductividad”. Ellos ya han pasado la etapa de la productividad y de la industrialización, y ahora ven las consecuencias de la contaminación en la salud debido a ese desarrollo industrializado. Por eso, en Francia, para movilizar a la gente, los temas que hay que abordar son medio ambiente y salud. Pero en países en desarrollo, como China y Latinoamérica, no digo que no existen problemas medioambientales, por ejemplo, el tema de recursos naturales. Entiendo que el discurso de la izquierda no puede ser tan antiproducción industrial, antiproductividad, tan fácilmente como lo es en un país que ya lo tiene, como Francia. Lo que está ocurriendo en Bolivia se asemeja un poco a lo que ocurrió en Francia después de la Segunda Guerra Mundial, entre 1945-1975. Hay diferencias importantes, no digo que sea lo mismo, pero aquella vez, tras la guerra, Francia estuvo muy enfocada a la producción, a la productividad. ¿Cómo incertamos en países como el nuestro (Bolivia), en nuestro desarrollo, el tema del medio ambiente? Es un problema que debemos encarar nosotros. En ese sentido, la ideología izquierdista en el norte no puede apoyarnos.

— Usted reivindica mucho al ‘marxismo clásico’, lo ve diferente de los occidentales.

— Alguien que estudia la diferencia entre el marxismo clásico y el occidental es Perry Anderson, un filósofo político inglés que destaca que el marxismo clásico genera líderes políticos, mientras que el marxismo occidental, después de la Segunda Guerra Mundial, genera ideas pero no se involucran en liderazgo político. La consecuencia es que ellos generan ideas abstractas, porque no practican; generan nuevas ideologías, pero no enlazadas con la práctica política.

— ¿A eso le llama la ‘fuga hacia la abstracción’?

— Exactamente.

— Todo esto, dice usted, incide en el pesimismo de muchos en la izquierda.

— La crisis de 2008 ha cambiado la perspectiva, el panorama, el espectro. El pesimismo que usted menciona es real, sin embargo, la crisis del capitalismo también crea oportunidades políticas. ¿Quién se hubiera imaginado que alguien como Jeremy Corbyn sea ahora líder del partido laboral en Gran Bretaña, él, que siempre ha estado a la izquierda del partido laboral? Es un resultado de la crisis. ¿Quién creería que Podemos en España llegaría a lo que ahora? ¿quién creería que el líder de la izquierda en Francia (Jean-Luc Mélenchon) obtuviera casi el 20% de los votos el año pasado. Es la paradoja de la crisis del capitalismo, que genera desigualdades, pero también oportunidades para los críticos del capitalismo; eso configura un nuevo mundo.

— Es una paradoja.

— La política está llena de para-dojas.  

— Aquí 15 años tuvimos líderes de izquierda, pero ahora como que estamos en marea baja.

— Mi experiencia [de Europa] es lo opuesto. Tras estos 15 años, que tuvimos gobiernos neoliberales, están en crisis ahora. Están buscando nuevas alternativas. Hay una especie de desconexión de lo que pasa en Latinoamérica y Europa; es otra paradoja. Es difícil lograr una coalición entre los continentes, por ese desfase. Ojalá que en algún momento se logre, pero en esta coyuntura es difícil.

— ¿Bolivia?

— No soy experto en Bolivia, pero he estado leyendo de Bolivia bastante tiempo. Bolivia está jugando un papel importante en el debate en la política francesa: en qué medida la experiencia de Bolivia u otros países puede servir como modelo para la izquierda francesa. Un punto de interés es el concepto del Estado plurinacional, es algo que la izquierda a nivel global y en Francia en particular debían pensarlo bien porque la población es cada vez más diversa y compleja, con las olas de emigración que estamos viviendo, será aún más diversa. ¿Cómo un Estado encara esta situación? es importante; no estoy diciendo que hagamos una comparación o que lo concibamos como idénticos, pero algo se puede extraer. La población cada vez más se está poniendo diversa y compleja, y esto es algo que la izquierda debe analizar y considerar.

— ¿Y para eso la idea del ‘Estado plurinacional’ podría ayudar.

— Sí, exactamente. Al menos como punto de inicio.

Pérfil:

Razmig Keucheyan

Para este intelectual, las teorías críticas (los marxismos) se han globalizado, norteamericanizado, profesionalizado, distanciado de la política, orientado hacia referentes religiosos y considera que hubo un decisivo fin de la hegemonía marxista en los pensamientos críticos.

Nombre: Razmig Keucheyan Nació: 20 de noviembre de 1975, en Ginebra, Suiza.  

Profesión: Sociólogo Ocupación: Profesor investigador de la Universidad París-Sorbona.

“Siempre he sido miembro de partidos políticos de izquierda. Hoy estoy en el partido de Mélenchon, el más fuerte de la izquierda en Francia. Se llama Francia Insumisa”.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia