Animal Político

Rebeca Delgado: ¿Pacto MSM-Costas? Debe tener nuestra aprobación

Rebeca Delgado, librepensante disidente del MAS, hoy es presidenta del Movimiento Ciudadano Libertad de Pensamiento para Bolivia; habla de su organización, de su alianza con el MSM y del presente  del MAS.

Rebeca Delgado.

Rebeca Delgado. Fotos: Ángel Illanes.

La Razón (Edición Impresa) / Ricardo Aguilar Agramont / La Paz

00:02 / 15 de junio de 2014

Si antes de la alianza de los librepensantes con el Movimiento Sin Miedo (MSM) Rebeca Delgado no podía ser vista ni en pintura por militantes del Movimiento Al Socialismo (MAS), ahora se puede decir que el sentimiento que les inspira pasó del rencor al odio, según se puede ver en entrevistas en las que algunos masistas opinan sobre la diputada y su acercamiento al partido de Juan del Granado. Su agrupación, Movimiento Ciudadano Libertad de Pensamiento para Bolivia, plantea dar al nuevo marco constitucional “su verdadero valor”. Asimismo, Delgado señala que la reconducción del proceso de cambio ya no es posible, que es necesario un cambio de Gobierno.

— ¿Cuál es la situación de su movimiento ciudadano en cuanto a trámites en el Tribunal Supremo Electoral (TSE)?

— Determinamos tener una agrupación política que emergió de un movimiento ciudadano. Empezamos diputados y constituyentes que formamos parte de la comisión política. Entonces vimos que debemos cumplir las formalidades legales para tener una sigla. Tenemos nuestra acta de fundación, revisamos nuestros estatutos y el programa político ideológico que ahora conciliamos en un solo documento. Nos dimos cuenta de que no íbamos a alcanzar para octubre, entonces consultamos al movimiento que nos sigue el tema de hacer una alianza electoral, lo que fue aceptado. Luego se vio con quién hacer la alianza electoral. Todo en un proceso participativo.

— ¿Quiénes forman la comisión política de su movimiento?

— Los diputados Gardenia Araoz (Beni), Samuel Pamuri (La Paz), Carmen Tellería (El Alto), Róger Carvajal (exviceministro de Ciencia y Tecnología), Filiberto Escalante (constituyente de Oruro), y yo. Hay otras personas que se han sentido identificadas como el grupo Otra Izquierda es Posible y representantes de pueblos indígenas. Se ha determinado en conjunto que yo sea la presidenta del movimiento y que todas las decisiones sean por consenso y no por mayoría.

— Todos disidentes del MAS...

— Se ha iniciado hace dos años, en 2013. Al principio éramos disidentes que queríamos la reconducción del proceso y teníamos cuestionamientos a la cúpula gubernamental. Pensamos dar estas críticas al Presidente para que las tome en cuenta, pero nos dimos cuenta de que el Mandatario en realidad está en una posición vertical que vulnera el propio estatuto del MAS. Nos dimos cuenta de que no había la posibilidad de la reconducción del proceso con solo el cambio de tal o cual ministro. Se nos cerró la puerta y se nos difamó. No basta con el cambio de gabinete, sino el cambio de Gobierno que está encabezado por Evo Morales. Considero que la traición vino desde el Gobierno, lamentablemente desde el propio Evo Morales.

— ¿En qué ciudades o regiones tienen ustedes presencia?

— Estamos trabajando en Cochabamba, La Paz, Santa Cruz, El Alto, Beni. Trabajamos en construir nuestra estructura. En Beni está la diputada Araoz estructurando. Estamos consolidando una estructura todavía embrionaria. En busca de una alianza vimos que la sigla que nos inspiraba mayor confianza era el MSM.

— ¿Qué los une al MSM?

— Primero, que somos personas que venimos de una línea progresista de izquierda; tanto el MSM como nuestro movimiento han confiado en el gobierno de Morales y el proceso de cambio. EL MAS fue nuestro primer aliado. Yo diría que nos hemos equivocado con un gobierno que se decía progresista, que se decía de izquierda, que decía que iba a respetar los derechos de los indígenas y de las mujeres, y no fue así.

— ¿Y en cuanto a lo programático?

— Entre las coincidencias programáticas nos damos cuenta de que este proceso no solo va a decantar (sic), sino que acabará en una dispersión total, pues hay un vacío ideológico en el MAS, que nunca tuvo contenido ideológico, no respeta la Constitución, la propia cúpula se encarga de vulnerarla. Entonces, otra coincidencia (con el MSM) es el respeto a la Constitución, a la democracia y a los derechos humanos. A partir de eso, se redactó el Acuerdo Nacional Alternativo. Hemos propuesto un país justo y fraterno, y el MSM quería ahondar en una Bolivia autonómica y productiva; entonces, juntamos las propuestas.

— ¿Qué otras cosas los une?

— Creemos que se debe fomentar valores y no antivalores. Creemos que hay gente de la cúpula, que no puedo decir el nombre, que está fomentando antivalores.

— Pero puede decirlo...

— Mejor que se identifique… Hay gente que está promoviendo el antivalor de que lo legal no es ético. Eso no existe, es un justificativo para tapar un hecho de corrupción, entonces lo primero que hemos dicho es que se tiene que recuperar valores de verdad. Así, también hablamos de la recuperación del sistema judicial, de hacer políticas públicas para la generación invisible que somos las mujeres, los jóvenes, los profesionales, pues para el Gobierno (para ser atendido) hay que estar en un sector fuerte. Hablamos del modelo de desarrollo, de cambiar el patrón económico extractivista, porque en el fondo seguimos dependiendo de trasnacionales.

— ¿Concretamente qué significa la alianza con el MSM?

— Es para participar en las elecciones de octubre y las municipales y departamentales de abril de 2015.

— Van a entrar en su plancha...

— Sí, el acuerdo es claro, en igualdad de condiciones: uno no se somete al otro, no queremos tener patrones ni caudillos que decidan. Tenemos una relación horizontal, por eso hemos dicho que no nos incorporamos al MSM, pero sí que tenemos una alianza igualitaria. En la medida en que esto funcione, podrá ser a largo plazo y no solo por estos cinco años.

— ¿Candidata a presidenta o vicepresidenta?

— No hemos tomado definiciones al respecto; lo que es realmente importante ya ha sido puesto en consenso: consolidar el proyecto alternativo. Creo que el tema de las candidaturas —no solo con relación a Rebeca Delgado, sino al equipo que tengo— se definirá en el tiempo y, con relación a mí, hasta fin de mes. Si bien las candidaturas son importantes, no es algo imprescindible; lo que es ineludible es la ideología, vista la mala experiencia del MAS, que tiene candidatos pero no ideología. Así lo muestra la Ley de Minería que Evo no quiso promulgar y dejó al operador. ¿Qué ideología hay en esa ley? Una ley que consolida a las empresas trasnacionales en la explotación de la minería.

— ¿Si el MSM logra una acuerdo con Costas, sigue su alianza?

— No podrían llegar a ningún tipo de alianza sin la aprobación de nosotros, lo primero que se ha determinado es que cualquier decisión de las dos partes tiene que ser conjunta. Lo que sabemos es que estaban esperando una respuesta del 9 al 11 de junio y nosotros tendremos que saber, sentarnos con la gente de los Demócratas. Planteo que se trabaje de la misma forma responsable con que se hizo con el MSM.

— Los Demócratas y el MSM tienen un acuerdo programático similar al que ustedes tienen con el MSM...

— Que no lo han firmado y que nosotros no conocemos en extenso. Nos han dicho que lo han publicado; una cosa es tener la información publicada y otra que la podamos discutir. Lo mínimo sería tener una misma visión de país.

— ¿Y con Samuel?

— Nunca he tenido reuniones con Unidad Nacional, ni con sus operadores. En el tema ideológico, sí hubo unas dos reuniones con José Antonio Quiroga y Loyola Guzmán, específicamente en el tema ideológico, les hemos hecho conocer nuestro movimiento ciudadano.

— ¿Y con los disidentes históricos del MAS?

— Hemos tenido acercamientos y reuniones con Raúl Prada. Coincidimos en muchas cosas. Prada ha sacado una convocatoria a la movilización y la toma del poder (por parte de los movimientos sociales). Nosotros respetamos, pero no compartimos la visión de la forma. Con relación a Alejando Almaraz, tuvimos reuniones, pero ha optado por otra sigla y nosotros por el MSM por la cercanía y confianza. En el caso de Román Loayza tuvimos reuniones, también con Rufo Calle y Lino Villca, aún no sabemos qué decisión tomaron. Creo que si estamos en la posibilidad de tener coincidencias ideológicas y compartimos el sentimiento de traición por parte de la cúpula, creemos que en algún momento nos vamos a volver a encontrar.

— Al principio decía que ya no es posible una reconducción, sino el cambio de Gobierno, ¿esto no significa romper con el nuevo marco constitucional?

— Significa que ya no Evo, nuestro movimiento se basa en el respeto a la Constitución. Los gobernantes que no respetan la Constitución se convierten en traidores y personas que no son confiables. Por ejemplo, está la tercera elección de Evo, que es inconstitucional; el tema de la alternancia de género que han interpretado como han querido. Son varias leyes que vienen del Ejecutivo con inconstitucionalidades, se ha hecho notar, pero siguen en el mismo camino. No puede haber un gobierno que sea tan… cínico y que lo primero que haga es violar la Constitución.

— Todos hablan de dar continuidad a la nueva constitucionalidad, hasta Costas habla de plurinacionalidad...

— Hay que hablar de plurinacionalidad, del modelo de economía, de justicia, de los derechos de los pueblos indígenas, en el fondo necesitamos hablar de visión de país, sin privilegios para nadie; no como ahora que la cúpula, con una logia cruceña, que deciden los privilegios. Pues hay una logia masista que no son fundadores ni dirigentes del MAS, sino gente de último momento, lo que descontenta a la gente del mismo MAS.

— Usted conoce al MAS por dentro, ¿cómo es?, ¿hay pugnas internas?

— Sí, creo que hay pugnas internas, creo que si habría estado encabezado por David Choquehuanca habría habido mayores posibilidades de debate interno y de democracia, pero lamentablemente nos damos cuenta de que ha perdido la pulseta y que se ha quedado al mando el grupo de la línea política de Álvaro García Linera, que de ideología solo tiene el discurso. Ahí hay que ver los antecedentes de los hermanos García. Después se ven hechos de corrupción que se los toma de una manera simplista y eso nos hace ver que lo que se quiere para octubre solo es mantenerse en el poder.

— Pero el MAS tiene las de ganar...

— Dentro del MAS hay dispersión y pugnas internas, el mismo Presidente en la reunión de Cochabamba (Ampliado del MAS el domingo) ha dicho que esas pugnas no deberían existir. Creo que las hay cuando se pierde el principio de autoridad y no se predica con el ejemplo. En el MAS se ha perdido todo principio de democracia y lo que tenemos son seis operadores políticos que hablan lo que les da la gana, difaman, acusan, no tienen escrúpulos en nada. Todo el que piense diferente es considerado un traidor, lo que significa que está la ideología de Stalin: todo el que está en contra es considerado traidor; luego, hay un culto a la personalidad, un mito alrededor de Evo Morales y Álvaro (García); y, por último, ya se están utilizando métodos contrarios a los derechos humanos, como la tortura, encarcelamientos a través de la injerencia del Ejecutivo en el Órgano Judicial. Sabemos que esta visión stalinista viene del Vicepresidente a sabiendas del Presidente.

Perfil

Nombre: Rebeca Delgado

Nació: 01-06-1966

Profesión:Abogada

Cargo: Diputada nacional

Vida

Fue juez, parte de la representación del Defensor del Pueblo en Cochabamba y vocal de la ex Corte Departamental Electoral. En 2006 fue constituyente del MAS y en 2008, viceministra de Coordinación Gubernamental. Luego fue elegida diputada y en 2012 llegó a la Presidencia de la Cámara de Diputados, para finalmente romper con el MAS y formar el Movimiento Ciudadano Libertad de Pensamiento para Bolivia del cual es presidenta. 

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia