Animal Político

Referéndum autonómico: lo que está tras suyo

Es una realidad que muchos ciudadanos ignoran por qué se los convoca a las urnas; esto muestra una falta de conocimiento e interés en las autonomías; ello probablemente se deba a que no se ve en la autonomía algo que genere beneficios.

La Razón (Edición Impresa) / Miguel Ángel Foronda

00:02 / 20 de septiembre de 2015

Con la aprobación de la Constitución emergió un nuevo modelo de Estado, que en lo territorial se caracteriza por ser autonómico. Pero la aprobación del texto constitucional, contrariamente a lo que muchos creían, abría, y no cerraba, una era de (re) construcción del Estado que se encuentra en curso. En el caso autonómico, la redacción de las normas institucionales básicas, denominadas Estatuto para las autonomías departamental e indígena originaria campesina, y Carta Orgánica para la municipal, son la posta de continuación de esta construcción. Esta posibilidad de construir desde lo subnacional representa una fuerza centrífuga, como diría el constitucionalista argentino Germán Bidart, de manera que los niveles subnacionales diseñan el Estado a partir de las realidades locales, marcando distancia de la omnipresencia del nivel central, que ejerce la fuerza centrípeta.

Pero, ¿qué es lo que permitiría construir los estatutos y cartas orgánicas? Más allá de las definiciones jurídicas, se puede decir que estas normas otorgan el ajayu (espíritu, alma en aymara) a los territorios que gozan de autonomía o pretenden hacerlo. El Estatuto o Carta Orgánica idealmente debería definir la identidad, visión y horizontes de cada departamento, municipio, región y territorio ancestral (para el caso de los pueblos y naciones indígena originario campesinos).

Un tema no menor en esta definición de identidades es la identificación de la potencialidad económica territorial, en la que se esperaría un distanciamiento con el extractivismo que llevamos arraigado en nuestra historia (que, dicho sea de paso, se encuentra muy limitado por el régimen competencial).

Se trata de cinco proyectos de Estatuto Autonómico de los departamentos de La Paz, Oruro, Potosí, Cochabamba y Chuquisaca; dos proyectos de Estatuto Indígena Originario Campesino, de Charagua (Santa Cruz) y Totora Marka (Oruro); y tres proyectos de Carta Orgánica, de los municipios de Huanuni (Oruro), Tacopaya y Cocapata (Cochabamba). Cabe preguntarnos si en torno a ellos se ha generado un empoderamiento ciudadano basado en una construcción colectiva de la identidad territorial. Los resultados del referéndum marcarán un hito que definirá el avance, retroceso o estancamiento en la construcción del Estado Autonómico. En este contexto, a continuación se identifican algunas posibles implicancias. 

Avances y estancamientos del proceso autonómico. La importancia de aprobar las normas básicas es diferente según el tipo de autonomía. La aprobación es fundamental para el caso de la Autonomía Indígena Originaria Campesina; es decir, en caso de que el referéndum no apruebe el Estatuto se generaría un estancamiento, hasta subsanar este tema. En el ámbito departamental y municipal, la no aprobación de estas normas no representaría un estancamiento en sí ya que la Ley 017 (Transitoria para el funcionamiento de las Entidades Territoriales Autónomas) permite que estos gobiernos ya ejerzan sus competencias exclusivas y, en consecuencia, su autonomía. En lo municipal habrá que tener en cuenta, además, que la carta orgánica no sería indispensable ya que su ausencia puede ser subsanada con la Ley de Gobiernos Autónomos Municipales.

Consolidación del modelo autonómico propuesto por el partido gobernante. Durante el proceso constituyente, el Movimiento Al Socialismo (MAS) tuvo muchos reparos respecto a la implementación de un estado autonómico, particularmente en lo referente al ámbito departamental, ya que era el planteamiento de la entonces denominada Media Luna. Dicho discurso fue cambiando del rechazo al apoyo, como una estrategia que encaminaría la aprobación de la Constitución que hoy se encuentra vigente. La autonomía indígena fue el punto de equilibrio con la autonomía departamental, de ahí que la aprobación de los dos proyectos de estatuto indígena, que serán consultados, representaría un avance en el modelo de Estado contenido en la Constitución. Similar situación se da con los proyectos de estatutos departamentales, ya que ellos pertenecen a bastiones del MAS que mostraron su simpatía con su proyecto estatal desde 2006; demás está referirse a las victorias anotadas en Pando y Tarija cuyos estatutos ya se encuentran vigentes tras un proceso de adecuación al texto constitucional. 

Habrá que estar atentos a los resultados ya que el campo político definido en las recientes elecciones subnacionales puede producir escenarios alternos en los casos de La Paz y Chuquisaca; por otra parte en Potosí y Charagua los conflictos surgidos recientemente, en torno a demandas insatisfechas por el Gobierno, pueden tener repercusión al generar una suerte de “voto castigo”.

Vocación Autonómica. La vocación es la inclinación o preferencia que se tiene por algo, en este caso por la autonomía. Es una realidad que muchos ciudadanos ignoran el motivo por el cual se los convoca a las urnas y esto muestra una falta de conocimiento e interés en las autonomías; ello probablemente se deba a que no se ve en la autonomía algo que genere beneficios, es decir las virtudes del Estado autonómico no se visibilizan. Esta situación puede llevar a cuestionar cuan participativos fueron los procesos de redacción de estatutos y cartas orgánicas, porque si ello hubiera sido así existiría gran expectativa; pero más allá de la participación está la apropiación: ¿realmente el ciudadano se ha a apropiado de su Estatuto o Carta Orgánica?, ¿se siente identificado con él?

La construcción estatal sigue. Una vez pasado el proceso consultivo, los instrumentos aprobados requerirán de una serie de leyes de sus respectivos gobiernos para implementar los contenidos de estatutos y cartas orgánicas; esta situación generará una suerte de agendas legislativas territoriales. En el caso de las autonomías indígena originario campesinas se deberá pensar en un escenario de transición para consolidar la nueva institucionalidad que ella implica; de esta manera, las autoridades electas en marzo de este año deberán cesar sus funciones dando paso a los primeros gobiernos autónomos indígenas. De acuerdo con los ritmos y decisiones asumidas, las fuerzas centrífuga o centrípeta, a las que se hacía referencia, podrán ponerse en marcha.

Credibilidad del Tribunal Supremo Electoral. El Tribunal Supremo Electoral ha renovado recientemente sus miembros y este proceso, aunque el manejo directo se encuentra a cargo de los tribunales electorales departamentales, es una oportunidad para recuperar parte de la credibilidad perdida. Esto será determinante para futuros procesos que se avizoran como será el referéndum que permita la reforma a la Constitución, cuando ya se tiene certeza que entrará un tema controversial como es la permisibilidad a una nueva elección del presidente Evo Morales.

Éstas son algunas implicancias que vienen detrás del referéndum estatuyente. Más allá de la postura que uno pueda asumir es importante reflexionar en participar responsable e informado. No lo olvide: usted es parte de la construcción del Estado, involúcrese y defina si tiene o no vocación autonómica.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia