Animal Político

Comunicación política con enfoque de género

Mientras hay más mujeres en política, esto no se refleja en la misma medida en los medios.

La Razón (Edición Impresa) / Verónica Rocha Fuentes / Comunicadora

00:01 / 31 de octubre de 2018

La relación entre la comunicación y la política data de hace mucho tiempo atrás y ha dado paso a los ámbitos de acción y estudio de una rama especializada de la comunicación que se conoce como comunicación política. Entre uno de los varios asuntos que la comunicación política aborda está la representación mediática, que determina el ingreso simbólico —y potencial posterior constitución— de sujetos políticos al espacio público.

Si a estos procesos de visibilización le agregamos la variable de género, ciertamente estamos complejizando (y focalizando) más la lectura sobre los mismos, pues ya estaríamos haciendo referencia a lo que también se conoce como la comunicación con enfoque de género, misma que tiene como finalidad la integración de la perspectiva de género en diversos procesos comunicacionales. Supone también la diferenciación entre la (re)presentación de hombres y mujeres a través de distintos lenguajes y contenidos mediáticos, y/o la visibilidad o invisibilidad en este caso específico de las actoras femeninas cuando ingresan al espacio público, el caso común y concreto es cuando deciden hacer política. Y dentro de ello el enfoque con el que se vuelven a mirar los procesos comunicacionales no debieran circunscribirse solamente a aquello que se conoce como “temas de mujeres”. Y es que, precisamente, el sentido amplio desde el que se puede entender la comunicación con enfoque de género tiene que ver con cómo el trabajo de los medios de información entiende a las mujeres como parte de un todo económico, político, social y cultural (a tono con las corrientes de despatriarcalización).

Así, de alguna manera, la comunicación política con enfoque de género nos permite entender (entre otros procesos) el cómo los medios de comunicación determinan la construcción/consolidación de sentidos y representaciones sociales sobre el papel de la mujer, en este caso, en la política.

A este proceso se lo conoce como representación mediática, y a partir de él se puede afirmar que —sobre todo en periodos altamente politizados, como los electorales— los medios de difusión detentan la capacidad de visibilizar a unos u otros sujetos políticos. Esta función ampliada de los medios pondría en sus manos la administración de entradas y salidas de actores al espacio público privilegiadamente mediatizado, lugar donde se generan varias (pero no todas) dinámicas y relaciones políticas.

Un par de estudios realizados por IDEA Internacional en torno a la representación mediática de las mujeres en prensa en periodos de alta politización (electorales) dan cuenta de que en las elecciones generales de 2009, de 4.731 notas periodísticas solo 1% refería a mujeres (como fuente o tema). Esta situación luego fue medida en las elecciones generales de 2014 también en prensa y durante el mismo periodo, entonces se concluyó que de más de 3.600 productos periodísticos de distintos géneros (de información y opinión) solamente el 2% referían a mujeres, como fuente o tema, en medio de ese proceso electoral.

Para entender cómo es que los datos anteriores permiten concluir una continua práctica de subrepresentación mediática de la participación política de las mujeres en Bolivia, huelga recordar que en las elecciones de 2009, según el Observatorio de la Coordinadora de la Mujer, “se muestra un salto cuantitativo, con 16 senadoras, es decir, 44% de un total de 27, y 30 diputadas, 23% del total de 130”. Y, en 2014, es cuando se elige la primera Asamblea Legislativa Plurinacional paritaria (51% de diputaciones nacionales y 44,4% en senadurías). Es cuando este significativo incremento en la participación/representación política a nivel nacional de las mujeres bolivianas no encuentra correlato en los contenidos difundidos por medios de difusión, que hablamos de subrepresentación mediática de una determinada realidad política.

Para las elecciones generales de 2019, las condiciones (en términos de existencia y aplicabilidad normativa) no debieran sufrir cambios. Por el contrario, el supuesto debiera ser que varias valoraciones subjetivas hacia la participación política de las mujeres puedan estar siendo modificadas, posibilitando su mayor aceptación; lo que determinaría que las cifras de participación/representación política de las mujeres en el nivel nacional podrían crecer o mínimamente mantenerse. ¿Reflejarán los medios de difusión fielmente esa realidad política (en continua construcción) de/desde las mujeres entonces? Encontrar una relación directamente proporcional entre participación política y representación mediática de las mujeres podría ser entonces una buena noticia que recordar.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia