Animal Político

Repostulación, la paradoja del respeto y el irrespeto a la Constitución

84 votos aprobaron la Ley de Aplicación Normativa y 33 la rechazaron. No obstante, el total de votos (117) fue ‘en defensa de la Constitución Política del Estado’. En una crónica, se relatan los pormenores de esa sesión.

La sanción de la Ley de Aplicación Normativa.

La sanción de la Ley de Aplicación Normativa.

La Razón / Ricardo Aguilar Agramont / La Paz

00:06 / 19 de mayo de 2013

Una sesión en la Cámara de Diputados no es muy diferente de una clase escolar en que el profesor pierde y gana el control disciplinario de sus alumnos. Así, las “chacotas” son comunes en las plenarias y más aún cuando se tratan normas polémicas como la Ley de Aplicación Normativa (LAN), que causó controversia durante el debate de más de seis horas, el martes. En la discusión no sólo subió de tono el desencuentro entre los miembros del Movimiento Al Socialismo (MAS) y su correligionaria Rebeca Delgado, sino que develó lo paradójico de las argumentaciones diametralmente opuestas sobre el artículo 4 (que viabiliza la eventual repostulación de Evo Morales y Álvaro García Linera para 2014).

Tanto la oposición como el oficialismo enarbolaron la defensa de la Constitución Política del Estado (CPE) para votar de manera alternativa “no” o “sí” a la aprobación de la ley. El acto recuerda los tiempos de los rétores griegos, en que no importaba si se sostenía una impostura o una falsedad con tal que se lo hiciese de manera verosímil.

Así, el debate podría resumirse en dos frases, la oficialista diría así: sí a la repostulación en defensa de la CPE, mientras que la opositora sería casi una variación exacta salvo por una monosílaba fundamental: “no” a la repostulación en defensa de la CPE.

Finalmente, la LAN  —por tanto la repostulación de las dos máximas autoridades del Gobierno actual— fue sancionada por 84 votos a favor y 33 en contra. ¿Pero cuáles fueron los pormenores —muchos con el color de la “chacota”— y la polémica disidencia personal de Delgado durante la sanción de una norma que activará una controversia de la que se hablará por mucho tiempo?

La sesión debía instalarse a las 08.00 del 14 de mayo. Horas antes, las movilizaciones de la Central Obrera Boliviana (COB) —que demanda el incremento de las pensiones de jubilación— se hacían sentir con la desvinculación de las ciudades de La Paz y El Alto. La zona Sur de La Paz también era aislada de la zona Central con la obstrucción de la calle 17 de Obrajes. El día comenzaba bajo un escenario desfavorable para el oficialismo legislativo, que pretendía aprobar la controvertida ley.

Para resguardar la Asamblea Legislativa y el Palacio de Gobierno, la Policía Boliviana cortó la circulación, por una cuadra, en todos los accesos a la plaza Murillo.

Ya en el hemiciclo, a las 09.30, no había ni indicios de que vaya a comenzar la sesión. La “hora boliviana”parece ser mucho más que una para los diputados, pues sólo se inició el llamado de asistencia cerca de las 11.00. Quince minutos antes, un grupo de asambleístas opositores dijo a la presidenta de la Cámara de Diputados, Betty Tejada (MAS), instalada en la testera, que se encontraban conspirando y ella contestó: “Como debe ser”.

El debate. Después de llamarse lista, la plenaria se inicia con “algunas consideraciones constitucionales” a cargo del diputado presidente de la Comisión de Constitución, Héctor Arce. En pasillos se rumorea que va a haber voto nominal (el voto de cada asambleísta más la justificación oral si lo desea), se oye la incredulidad de algún periodista que sostiene que eso no sucederá, que “será como siempre, se aprobará rápido, con voto simple”. La oposición solicita el mecanismo, pues “debe quedar archivado” el dato de quiénes votaron a favor de lo que ellos consideran inconstitucional. Creen que lo contrario podría llevarlos a un posible juicio de responsabilidades en el largo plazo.

Arce habla de la declaración del Tribunal Constitucional Plurinacional (que no observó la LAN) y justifica la repostulación bajo el argumento de que “las constituciones no son retroactivas”, por lo que la primera gestión acortada de Morales y García Linera “no cuentan” y sus postulaciones para las elecciones de 2014 serían las primeras desde la vigencia de la nueva CPE (7 de febrero de 2009).

Gritos desde los curules opositores interrumpen a Arce, llaman al respeto. Esta suerte de chacota surge en casi todas las intervenciones. En la tarde, en las participaciones previas a la votación, si habla un opositor es abucheado —con mayor o menor intensidad— por los oficialistas y viceversa.  A las 13.30, Tejada llama a un receso de media hora para almorzar (“o sea, una hora”, dice un periodista).

En ese intervalo los asambleístas almuerzan y desaparecen. La plaza Murillo sigue con poca gente por la restricción policial. En los pasillos, los periodistas hablan de un rumor de motín de policías, quienes como los afiliados a la COB, querrían jubilarse con el 100% de su salario. Se dice que replican sus fuerzas. En la plaza hay un movimiento de efectivos sino irregular, al menos curioso. A esto se suma que la COB rompió el diálogo con el Gobierno, lo que pone raro el ambiente. “La COB se va a ‘activar’ esta tarde, aprovechando que se apruebe esta ley”, dice alguien en el pasillo.

A las 14.30 se retoma la sesión, Tejada anuncia que hay 69 pedidos de uso de la palabra. Cada quien puede argumentar 30 minutos. Se viene una maratón. Trasciende que luego habrá votación nominal.

Lo importante... Se comenta que si la oposición cree en la inconstitucionalidad de la ley de marras, se esperaría que sus miembros estén ausentes de la sesión ante la inminencia de su aprobación y pierdan, al menos, el apetito. No es así para la diputada de Convergencia Nacional (CN) Carmen Durán, quien tiene preocupaciones que recuerdan al Sancho Panza de la primera parte del Quijote.

“La comida es sagrada y estuvo mal. No nos merecemos eso”, sentencia con severidad. Describe despiadadamente la calidad del arroz y hace un juicio lapidario de los pedazos de pollo. Pierde (¿o gana?) diez minutos en la crítica culinaria y después se queja: “Incluso tuvimos que caminar” (recuérdese que la plaza se encuentra cerrada en sus accesos por una cuadra). Al final, Tejada alude a su peso: “El volumen también tiene que ver con la salud”. Se está jugando el fondo de la estructura de la institucionalidad democrática del próximo lustro y a Durán le preocupan las viandas...

Ahora sí comienza el debate, que hace tiempo no estaba presente en la Cámara de Diputados. Una de las primeras intervenciones es la de Roberto Rojas (MAS). Habla del racismo, la partidocracia, la capitalización, la riqueza, el neoliberalismo y luego de la descolonización... Un periodista se pregunta “¿y qué de la Ley de Aplicación Normativa?”. El objeto primordial del debate (los argumentos jurídicos a favor o en contra de la norma) está ausente en la alocución mientras los opositores de CN hacen sentir su presencia con gritos que simulan bostezos.

Los discursos siguen y pueden resumirse en que los oficialistas saludan a los constituyentes del MAS que están en los palcos y aseguran que aprobar la LAN es defenderlos, que las constituciones no son retroactivas y que las disposiciones transitorias  “son transitorias”... “Los constituyentes presentes nos hacen recordar la historia (risas de los opositores) y por valor a su trabajo hay que acatar la Constitución. Además, los fallos del Tribunal Constitucional Plurinacional [TCP] son vinculantes”, dice Franklin Garvizu, del MAS.

Esas razones sintetizan las que sus correligionarios dijeron en lo sucesivo. Son las 15.40.

En un paralelismo sintáctico sólo diferenciado por la negación, los argumentos opositores son los mismos. También saludan y valoran el trabajo de los constituyentes, por lo cual se debe rechazar la LAN y por consiguiente la eventual repostulación. La defensa de la CPE también es su bandera. Piden el voto nominal. Recuerdan las palabras de Morales (2008) cuando declinaba postularse en un acuerdo que fue plasmado en las disposiciones transitorias (hoy reinterpretada por el TCP como habilitadora de Morales y García Linera) para viabilizar la aprobación del texto magno.

Unas palabras que concentran las ideas opositoras fueron las de Norma Piérola (CN): “Por respeto a una Constitución, contra la que hice huelga de hambre, hay que respetar (Sic) las disposiciones transitorias, por las cuales Morales hizo huelga de hambre y declinó su nueva postulación. Por eso se quiso añadir en la Constitución el ama llulla (no mentirás). Ahora sabemos quién es llulla”.

Las intervenciones siguen en esos términos, aunque todos esperan la de Delgado, quien días antes expresó de manera contundente una posible candidatura de los mandatarios. Al fin, Tejada la llama al podio, se oye un “uuuuuuu” colegial en toda la sala.

La disidencia. Delgado pasa al frente. Hay silencio, su aspecto es de tristeza. Se refiere al respeto a la CPE y al trabajo de los constituyentes. “Qué lastima que la primera vez que se reconoce su trabajo sea para pasar por encima de éste. Hicimos más de 700 artículos modificados por Álvaro García Linera retrocediendo lo avanzado”.

La acusación directa al Vicepresidente sorprende a todos. La Asambleísta señala cinco retrocesos, que —asegura— fueron propiciados por García Linera: la penalización no retroactiva del latifundio, el poco valor dado a la justicia indígena (“Román Loayza la defendió y fue tratado como traidor”), que las reformas constitucionales sean posibles con dos tercios de votos (antes se propuso que lo sean por simple mayoría) y la disposición transitoria para la repostulación que ahora se quiere invalidar. “No me opongo a la reelección”, dice, aunque añade luego que se debe seguir los procedimientos.

Afirma que los diputados del MAS son “librepensantes” y no son “levantamanos”, que en los casos de leyes con artículos ya declarados inconstitucionales muchos se manifestaron en contra. Cita como ejemplos la Ley Marco de Autonomías, la Ley Marcelo Quiroga, las modificaciones al Código Penal y el proyecto de Ley de Extinción de Dominio de Bienes, pero “de arriba se dijo ‘se aprueba y se aprueba’, ¿quién?, Álvaro García Linera”.

En los discursos posteriores es criticada por oficialistas y opositores por no haberse manifestado antes. No obstante ella se adelanta a ese reproche en su discurso cuando dice: “Hemos perdido el miedo”. La oposición la aplaude a cada frase, ella rechaza las celebraciones.

Por el Vicepresidente. Antes de la votación, pasadas las 20.00, se sabe que la COB no dialogará con el Gobierno. En ese momento, Arce hace una defensa del Vicepresidente con el argumento de que lo que Delgado llama “retrocesos” propiciados por García Linera, en realidad fueron “concesiones” para viabilizar la nueva CPE sin arriesgar a que se desate una “guerra civil que habría ocasionado miles de muertos”.

Otra intervención memorable fue la de la futura candidata presidencial Adriana Gil, que solitaria (sin el apoyo de la oposición ni del oficialismo) invoca al Espíritu Santo (literalmente) y luego mezcla sus razones para no aprobar la LAN con consignas electorales y frases bochornosas respondidas con insultos de igual talante de parte de asambleístas del MAS. “Dile a tu jefe (Evo Morales) que me devuelva la plata que le di para su campaña. Si ustedes están aquí, es gracias a mí”, dice.

La chacota llega al extremo: los asambleístas del sector del MAS la silban, la piropean, hacen comentarios machistas que rayan con el acoso sexual. Ella termina por cantar (lo hacía en las campañas del MAS en 2002) durante al menos 30 segundos. Tras unas seis horas de debate, en que ninguna de las partes realmente persuadía a la otra, se declara “suficiente discusión” y se pasa a la votación.

La aprobación. Cada diputado tenía derecho a justificar por tres minutos su voto, tiempo que fue dispuesto arbitrariamente, en algunos casos por más del doble, bajo la aquiescencia de Tejada. Las protestas de un lado y el otro por el uso abusivo del tiempo alternaban y la emoción de algunos diputados hacía que olviden decir su voto. El final es sabido: hubo 84 votos a favor y 33 en contra; la totalidad de ellos, 117, fueron en defensa de la Constitución, según argumentaban.

Si bien los momentos de chacota de los asambleístas subían o bajaban de tono en ambas partes, la votación del diputado Jorge Medina unió a oficialistas y opositores. “Como masista y como miembro del instrumento, ¡soy hombre que no viola la Constitución, no viola la ley y no viola ninguna norma!”. Las risas no permitían que se oiga. Masistas y opositores celebraban, con carcajadas, la alusión involuntaria a una de las asambleístas más resistidas por el oficialismo: Norma Piérola.

Cuando aplacaron las risas, dice el diputado: “Por eso mi voto es por el sí”. Otro parlamentario grita entre las risas: ¡Viva la ‘Norma’! No hubo motín policial (hasta el jueves se seguía rumoreando sobre el tema) tampoco hubo protestas “activas” de la COB esa tarde (si bien se rompió el diálogo).  Y la cena no descontentó a Durán, quien debió quedar satisfecha, a juzgar por su silencio al respecto.

De acuerdo con el procedimiento, el proyecto de la Ley de Aplicación Normativa será remitido al Órgano Ejecutivo para su promulgación. ¿Cuándo? El oficialismo es muy cauto y no habla de una fecha, aunque los rumores del pasillo señalan que Morales y García Linera viajarán y será Gabriela Montaño quien lo haga. Sólo el tiempo confirmará o negará esto, como negó el cotilleo de motín policial para ese día.

‘Es un tema jurídico y no político ni emocional’: Héctor Arce es diputado del MAS

Es un tema jurídico y no político, ni emocional, como se vio en muchos de los discursos. La posibilidad de una reelección para el periodo 2015-2020 es una realidad objetiva.[...] La prueba la genera la misma oposición política que ha dicho repetidas veces, desde hace meses, que está preparando un candidato único para enfrentar a Evo Morales en las elecciones.

‘Éste no es el camino constitucional’: Rebeca Delgado es diputada del MAS

Quiero ser fiel con mi conciencia. Éste no es el camino constitucional. [...] Pido que se valore el trabajo de la Asamblea Constituyente, porque en su momento no se lo hizo. Estuve como asesora y nos complementamos (con los asambleístas) porque tuvimos convicción ideológica y sacamos 700 artículos que luego fueron reformados aquí a la cabeza de Álvaro García Linera.

‘Acatamos la Constitución’: Franklin Garvizu es diputado del MAS

La presencia de los constituyentes nos hace recordar la historia. (Con la Ley de Aplicación Normativa) acatamos la Constitución Política del Estado y acatamos el fallo del Tribunal Constitucional Plurinacional que es vinculante. Veo incoherencia en la oposición que celebra con aplausos algunos fallos (de esa instancia judicial) mientras que ahora se queja.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia