Animal Político

Réquiem de inutilidades: del Tribunal a Belaunde

Mientras las metidas de pata sumaban (incluso uno de ellos dijo ofendidísimo que no había cometido ningún delito y que era acusado injustamente) ellos seguían en el cargo. Hasta que desde el Olimpo de la plaza Murillo se les bajó el pulgar y se les dijo bien clarito: “Nadie cree en ustedes”. Recién hicieron caso.

La Razón (Edición Impresa) / Erick Ortega / La Paz

00:05 / 31 de mayo de 2015

Peor imposible. La semana que se va entrará en los anales del anuario (no de la historia) como una de las más jocosas para las autoridades bolivianas. Los vocales del Tribunal Supremo Electoral aferrándose a un cargo; y, se vivió la fuga y captura de un personaje político internacional. De fábula.

Lo del Tribunal fue un caso sui géneris: La capitana abandonó el barco primero, después huyeron los demás. Irónicamente ella fue la que menos cuestionamientos directos tenía. Los otros bailaron al compás del partido oficialista (o estuvieron como dice la canción de la Mona Jiménez... “beso a beso”), se lucieron mandando en Twitter mensajes de candidatos que están en el poder. Participaron, antes eso sí, en campañas políticas, o, simplemente, juraron a la bandera del Movimiento Al Socialismo.

Mientras las metidas de pata sumaban (incluso uno de ellos dijo ofendidísimo que no había cometido ningún delito y que era acusado injustamente) ellos seguían en el cargo. Hasta que desde el Olimpo de la plaza Murillo se les bajó el pulgar y se les dijo bien clarito: “Nadie cree en ustedes”. Recién hicieron caso.

Lo del exasesor peruano Belaunde, que empezó hace una semana, es también de fábula. Tres policías no fueron suficientes para custodiar a un hombre que, además, les pagaba porque ellos no tenían para su alimentación. Se fugó y vino la vergüenza mundial o al menos binacional. En Perú se hicieron la burla de Bolivia en castellano y quechua (irónicamente celebraban el día de la lengua nativa) y, como era de esperar, rodaron cabezas.

Las autoridades responsables fueron dadas de baja. A rey muerto, rey puesto. En el Ministerio de Gobierno volvió una figura del pasado, a quien antes se le escapó otro preso político de sus narices y de eso nadie se acordó. Es más, todo quedó arreglado cuando se atrapó al ciudadano peruano en un confín beniano. Es que, después de todo, la Policía es efectiva cuando se lo propone.

Quizás, como sugirió el Ministro de Educación, toda la culpa es del reguetón. Al menos eso dijo respecto a los embarazos juveniles... que la culpa es de la música. Y, por qué no pensar que la música nos ha dejado tan chingados como estamos. Quizás si oyéramos menos folklorismos estaríamos mejor.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia