Animal Político

Residentes bolivianos y Macri, una tensa relación

‘No somos carga social, como él (Macri) dice. Somos una parte importante de la mano de obra del motor de la producción económica de este hermano país. Cumplimos un importante rol, somos los que proponemos precios populares accesibles para los ciudadanos de menos recursos’.

La Razón (Edición Impresa) / Lilia Camacho

03:44 / 06 de diciembre de 2015

Desde expresiones xenófobas hasta la problemática de los talleres textiles informales o “clandestinos” y la escasa relación institucional con la representación diplomática boliviana en Argentina, se prevé una relación un tanto ríspida entre el macrismo electo y gran parte de la colectividad boliviana.

Para Demetrio Boyan Guarachi, politólogo de origen boliviano, entrevistado por La Razón, los cambios se notan a partir de las filiaciones político ideológicas de los mandatarios de ambos países, Argentina cambiará su eje de centro izquierda hacia la centro derecha o la denominada “derecha soft”.

Boyán, nacido en La Paz y radicado hace 29 años en Argentina, afirma que las relaciones económicas entre ambos países seguirán regidas por el tema del gas y la energía eléctrica, elementos estratégicos para ambos Estados.  Desde el punto de vista político, Mauricio Macri hará eco de las pautas del republicanismo; la reforma de la Constitución boliviana para una doble reelección será previsiblemente pasible de crítica por parte del futuro gobierno argentino, explica el analista paceño.

Con Macri no habrá cabida, menos como bolivianos. Hipólito Madariaga es tarijeño y dirige la Cooperativa Moto Méndez de Horticultores Platenses Ltda. Desde hace tres años trabaja con pequeños productores agrícolas familiares; es parte de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP). Asegura que no ve con optimismo al nuevo gobierno argentino.

“Con Macri iremos para atrás. María Eugenia Vidal es la gobernadora electa de la provincia de Buenos Aires, es macrista y ya anunció que el ministro de Asuntos Agrarios será un exgerente de la empresa multinacional Monsanto. Eso para nosotros los agricultores será sinónimo de la destrucción del medio ambiente y la pérdida de soberanía en semillas”.

Para Madariaga, que es un referente del sector horticultor de la colectividad boliviana en La Plata, acaso la mayor preocupación es la actitud xenófoba que en sus años de alcalde de Buenos Aires tuvo el nuevo Presidente argentino.

“Para nosotros, Macri es neoliberalismo, ajuste, represión y pobreza. No habrá cabida creemos, menos para los bolivianos. Su idea del migrante limítrofe es xenófoba y solo valora la migración europea”, dice el dirigente boliviano más respetado por el peronismo bonaerense.  

Se estima que en la provincia de Buenos Aires hay más de 20 cooperativas de producción de alimentos, que durante el gobierno kirchnerista tuvieron respaldo y valoración por parte del Estado. Exigiremos que se cumplan nuestros derechos. María Isabel Blanco es una de las mujeres bolivianas que destaca como dirigente barrial en Villa Celina, provincia Buenos Aires. La Razón dialogó con esta mujer cochabambina, que reside desde hace una década en Argentina. 

“Vemos un panorama gris, tendremos que empezar de cero, no sabemos si determinados programas sociales destinados a personas en situación vulnerable van a seguir. Estamos a la expectativa con Macri, como colectividad, tenemos malas experiencias de cuando él gobernaba la capital”. Los residentes bolivianos temen que con el nuevo gobierno de Macri se suspendan varios programas sociales.

“Da pena, porque hay gente que necesita ayuda provisoria del Estado. Pero si algo aprendimos con este gobierno saliente (el de Cristina Fernández de Kirchner) es a no callarnos y exigiremos que se cumplan nuestros derechos adquiridos”, manifiesta la dirigente cochabambina.

No somos una carga social. Marcos Aguilar dirige la Comisión Organizadora Nacional de la Micro y Pequeña Empresa de Bolivianos en Argentina (Conamype Boar); son los organizadores de la primera Expo Mype 2016. Al ser consultado sobre sus expectativas acerca del nuevo gobierno, sostiene: “No somos carga social, como él (Macri) dice. Somos una parte importante de la mano de obra del motor de la producción económica de este hermano país, estamos en varios ámbitos como el sector textil, agricultor, construcción y otros. Cumplimos un importante rol, somos los que proponemos precios populares accesibles para los ciudadanos de menos recursos”.

Aparte del desprecio al aporte laboral de los residentes extranjeros limítrofes (bolivianos y paraguayos, especialmente), el directivo Aguilar cuestiona la práctica discriminación cultural de que también son objeto.  “Macri siempre tuvo una postura negativa con los pueblos originarios latinoamericanos, es triste escuchar que valoriza más a los inmigrantes que cruzaron el océano”, concluye el dirigente del sector textil que representó a su organización en el Congreso de la Nación.

Con este gobierno o con otro, igual tenemos que trabajar. Melania Choque es parte de la Asociación de Bolivianos Emprendedores Textil Comercial Avellaneda (ABETCA). Esta compatriota cuenta que desde hace un año están organizados los pequeños fabricantes, su objetivo es importar telas y que se valore la mano de obra textil de los bolivianos en el proceso productivo de las prendas de vestir.

“Con este gobierno o con otro, igual tenemos que trabajar”, expresa Melania con voz firme. “Sabemos que ahora va a ser diferente, varios compatriotas piensan que no será un buen gobierno, porque Macri es visto como un hombre de expresiones racistas y se piensa que privatizará muchas cosas. Pero aquella persona que trabaja y paga sus impuestos cumpliendo con lo que indica la ley no creo que tenga problemas con este gobierno”, indica la boliviana nacida en Oruro.

La primera dama y los talleres textiles precarizados. Juan Vásquez es parte de la Agrupación Simbiosis Cultural, entidad que desde 2006 reclama por los derechos de las víctimas de los talleres textiles, visibilizando esta problemática y organizando la protesta en los tribunales porteños, donde están demoradas las causas.

Sobre las expectativas de Simbiosis Cultural frente a este nuevo gobierno, Vásquez no deja de manifestar su desesperanza: “Nuestras perspectivas no son nada positivas, estamos hablando de un jefe de gobierno cuya esposa y cuñado están acusados por la Justicia de utilizar talleres textiles precarizados para la confección de las marcas que ellos manejan”.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia