Animal Político

Salvaría a Chile el ‘Piñera 2.0’?

Así como Trump se propuso destruir el programa de salud ‘Obamacare’ y rebajar impuestos a los ricos, con una pobreza de lenguaje similar a la del multi-millonario estadounidense, la narrativa del ‘Piñera 2.0’ tiene su propia agenda contrarreformista, donde lo más rescatable de Bachelet lo compara con el terremoto de 2010.

La Razón (Edición Impresa) / Ernesto Carmona Ulloa es periodista y escritor chileno. SURySUR, tomado de Other News (Fragmento)

00:00 / 16 de abril de 2017

Mientras partidos tradicionales y políticos profesionales de diverso pelaje chapotean sin futuro aparente en el desbordado pantano de la corrupción, la derecha y un sector del empresariado lanzaron al reducido mercado político el nuevo producto Piñera 2.0 como prospecto presidencial, un mesías chilensis supuestamente independiente y equidistante de las formaciones de derecha que lo proclamaron con gran entusiasmo.

La imposición “desde arriba” de la candidatura de Sebastián Piñera Echenique, como ya es habitual en el estilo estalinista propio de la derecha política, y sus representados del sector económico, dejó heridos en el camino, entre otras razones porque cerró el paso a unas elecciones primarias a otros presidenciables del sector que aspiraban a medirse con Piñera.

Para los tradicionalistas barones de la élite Renovación Nacional (RN)-Unión Democrática Independiente (UDI) vale un comino su propia “institucionalidad democrática”. No vacilaron en violar con tal de preservar el legado de Pinochet, que los salvó de las reformas sociales de Allende (1970-1973). Aún 44 años después de su muerte, consideran a Allende como la versión más tenebrosa del “marxismo-castro-comunista” criollo.

El problema de fondo es el miedo que despierta en esa derecha reaccionaria y su sustento empresarial, en rigor su apoyo real, el lenguaje un tanto reformista de algunos líderes jóvenes de sus propias filas, quienes piensan que el mundo algo debe cambiar… para que todo siga igual. Las poderosas organizaciones empresariales Corporación de la Producción y el Comercio (CPC), Sociedad de Fomento Fabril (Sofofa), Sociedad Nacional de Agricultura (SNA), Sociedad Nacional de Minería (Sonami), Consejo Minero (grandes empresas productoras de cobre, oro, plata y molibdeno), Cámara de Comercio y muchas otras, encuentran abominables las tímidas y engañosas reformas que impulsa Michelle Bachelet con su Nueva Mayoría, principalmente en educación y tributación.

La primera tarea que anuncia el multimillonario Piñera es poner en marcha su propia retroexcavadora para “reformar” las incipientes reformas aún inconclusas de Bachelet… Con un perfil radicalizado de derecha dura, muy distinto a la impronta de “centro derecha” independiente que vendió en 2010, la versión chilena de Donald Trump resulta ahora tan amenazante como un niño jugando con una retroexcavadora, o un “mono con hojilla”, como dicen en el “trópico”, tan despreciado por el racismo de la élite chilena, no así los paraísos fiscales ubicados en la misma latitud bananera.

Los esfuerzos de Bachelet por la gratuidad de la educación superior, y otras modestas reformas, a toda esta gente reaccionaria y pinochetera le evocan el lúgubre pasado de cambios a favor de los trabajadores impulsados por Allende, todavía estigmatizado y satanizado por la derecha blanda y dura. Bachelet estableció gratuidad para unos 214.000 universitarios que cada año el gobierno de turno debe financiar con una glosa del presupuesto, no con un mecanismo presupuestario permanente como parecía desprenderse de su reforma tributaria.

Consecuente con su doble discurso, en el clímax de las luchas estudiantiles por el derecho a la educación gratuita para todos, en septiembre de 2011, el entonces presidente Sebastián Piñera dio un vuelco a su narrativa cuando ante la Asamblea General de la ONU aseguró de “los dientes para afuera”: “La educación es la madre de todas las batallas y los países deben luchar para dar una educación de calidad a todos nuestros niños, en las últimas semanas han sido miles los jóvenes que han salido a manifestarse a favor de una causa noble como es dar una educación de calidad y ser protagonistas de su propio destino”.

Así como Trump se propuso —sin éxito por el momento— destruir el programa de salud llamado Obamacare y rebajar impuestos a los ricos, con una pobreza de lenguaje similar a la del multimillonario estadounidense, la narrativa del Piñera 2.0 tiene su propia agenda contrarreformista, donde lo más rescatable de Bachelet lo compara con el terremoto de 2010 y, al igual que sus seguidores, olvidó la aceptación a ras de suelo con que concluyó su estropeado gobierno (2010-2014).

Radio Sonar y El Mostrador observaron que en su discurso de proclamación, Piñera copió una frase de una película de Batman: “Sabemos que nunca la noche está más oscura que justo antes del amanecer. Y ya podemos vislumbrar los primeros rayos del sol”. El uso de esta antigua expresión es tan antiguo que se remonta a antes de la Revolución Francesa. Pero como el personaje parece dedicarle tiempo a la lectura solo de informes comerciales y financieros, tipo Bloomberg, dicen como más probable que se haya “inspirado” en Harry Dent, uno de los villanos de la saga cinematográfica, The Dark Knhight, de 2008, donde el fiscal de Ciudad Gótica alude en términos similares la captura del Guasón: “La noche es más oscura antes del amanecer. Y les prometo que el amanecer ya viene”.

Las dudosas encuestas ahora pretenden hacer creer que el país estaría encantado de que Piñera se repita el plato para que los dueños de Chile continúen fagocitando los fondos de pensiones de los trabajadores (a través de las AFP), subcontratando servicios a la “industria privada de la salud” con cargo a los menguados presupuestos de la salud pública y tantas otras exacciones al Estado que en definitiva succionan el bolsillo de “todos los chilenos”, pero en particular a la inmensa mayoría de los más pobres.

El senador Piñera ya fue señalado en 1997 por mezclar obscenamente la política y los negocios.

Esa vez utilizó su cargo de elección popular para obtener mejores precios por la venta de sus acciones en “Chispas” en perjuicio de otros accionistas menores.

Un hito relevante en el estilo “al borde de la navaja” del frecuente transgresor de la ética empresarial ocurrió cuando Piñera infringió de frente la ley. El 28 de agosto de 1982, el juez Luis Correa Bulo ordenó el arresto de Piñera por fraude contra el Banco de Talca. La orden aseguró que Piñera quebrantó la Ley General de Bancos, a la vez que fue cómplice en cargos de estafa contra accionistas minoritarios. Y devino en prófugo de la justicia, porque se escondió por dos semanas.

Pasó a la “clandestinidad”, mientras sus abogados interponían un recurso de amparo que garantizara su libertad. Después de esta leguleyada, el hombre de negocios se presentó ante los tribunales y resolvió pagando.

Forbes lo cataloga hoy como el rico N° 688 del mundo. Sus estudios de los últimos 11 años entregan datos (en millones de dólares) que demuestran cómo duplicó su fortuna, pasando de 1.200 millones de dólares en 2010 a 2.400 millones en 2014, en llamativa coincidencia con los cuatro años de su ejercicio presidencial (2010-2014).

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia