Animal Político

Samuel y los cojudos de Unidad Demócrata

“El cojudo nació para ser cojudo y cumple su destino a la perfección, sin quemar etapas, sin saltarse a la torera ninguno de los requisitos que exige la ortodoxia y la liturgia de la Cojudez Ancestral. Al cojudo de profesión le ponen cuernos, lo estafan, lo asaltan...”, enfatiza Sofocleto.

La Razón (Edición Impresa) / Edgar Toro Lanza / La Paz

00:05 / 31 de agosto de 2014

El Arturo (Murillo) es un cojudo, ¿no ve? Lastimosamente no tiene mucha cabeza. No es un mal tipo, pero no tiene cabeza, entonces..?, decía Samuel Doria Medina, candidato a la presidencia por Unidad Demócrata (UD) en referencia a su candidato a primer senador por Cochabamba.  

“El Arturo es medio bolas...”, remata el cementero en el video que la activista de una fracción de Derechos Humanos, Teresa Zubieta, presentó como denuncia por una presunta violencia contra la mujer.

No me voy a referir a los asuntos personales de Navarro que creo que como cualquier pareja debe afrontar problemas, lo que no significa avalar la violencia contra una mujer. ¡Mis diosas!

Pero sí me llama la atención que sus candidatos sean cojudos. Hace un tiempo había escrito una columna en este diario sobre Los Cojudos y ahora el calificativo que trae Samuel es perfecto para recordarlo. Sofocleto, autor del libro Los Cojudos, decía que “al cojudo hay que observarlo atentamente, siempre, para ver en qué nos podría ser útil”. Y así llegó la cojudez de Samuel que ahora bien lo aprovecha el oficialismo. Seguro estoy que si la UD tuviera un video similar de cualquier candidato del Movimiento Al Socialismo (MAS) o de otro partido, lo explotaría igual. ¿Tendrían que ser muy cojudos para no aprovecharlo verdad? En política todo vale, y esta vez los cojudos de la UD tendrán que soportar una segunda metida de pata de su candidato después del 50-50.

“El cojudo nació para ser cojudo y cumple su destino a la perfección, sin quemar etapas, sin saltarse a la torera ninguno de los requisitos que exige la ortodoxia y la liturgia de la Cojudez Ancestral. Al cojudo de profesión le ponen cuernos, lo estafan, lo asaltan...”, enfatiza Sofocleto.

Murillo cojudo, Navarro cojudo, Samuel cojudo, cuántos cojudos más habrá en la UD que ya se le está acercando Tuto en las encuestas y no precisamente porque el exadenista sea un genio, sino por las cojudeces de Samuel.

En política no se mide si la golpeó o no a su mujer, si el video es real o no; si es la voz de Samuel o no, lo que se mide, aunque sea reiterativo, son las cojudeces de los candidatos. Un error en política es fatal, casi la muerte, porque eso influye en los electores, quienes al final deciden la suerte del cojudo. 



Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia