Animal Político

‘Santa Cruz le perdió el miedo a las élites’

Gabriela Montaño - Por la inclusión de sectores marginados, como mujeres y pueblos indígenas, la democracia se ve fortalecida desde la asunción al poder  de Evo Morales.

Gabriela Montaño.

Gabriela Montaño.

La Razón / Iván Paredes Tamayo / La Paz

00:01 / 14 de octubre de 2012

Se siente orgullosa al afirmar que, como nunca, la mujer ocupa espacios públicos de toma de decisiones dentro del Estado Plurinacional. Su corto mandato interino al frente del país le enseñó a comprender las necesidades de la población. Dice que ser la jefa del Estado fue una labor agotadora, pero que se sintió retribuida al saber que hoy se llega a lugares donde nunca había ido un presidente. Siente que Santa Cruz ahora se identifica en la construcción del sistema político del oficialismo. 

Confiesa que nunca pensó ser la presidenta del Estado, menos la primera en el Estado Plurinacional vigente. Aunque estuvo sólo cinco días en esas funciones, Gabriela Montaño Viaña dice que durante ese corto tiempo sintió una gran responsabilidad, encomendada por el mandatario Evo Morales y en medio de una crisis social que sacudía al país.

Casualidad o destino, le tocó presidir los festejos por el aniversario del departamento de Santa Cruz. Entre actos y discursos, cuenta que vio que los sectores populares cruceños le perdieron miedo a las élites de la región y además afirma que en el oriente el Movimiento Al Socialismo (MAS) tiene más presencia política, en su criterio, algo impensable hace seis años.  

— ¿Alguna vez pensó ser presidenta del Estado boliviano?

— No, nunca. Fue un gran honor, un privilegio, pero lo que más me enorgullece es que hubo una enorme muestra de confianza de quienes acompaño de manera decidida; ellos son el Presidente y el Vicepresidente (Álvaro García Linera). Es un orgullo personal, por la manera en la que el Presidente pone sobre el tapete la importancia que tenemos las mujeres en la construcción de este Estado Plurinacional. En mí, de manera simbólica, se reflejan las cientos y miles de mujeres que construyen patria.

— El día en que el Presidente le entregó el bastón de mando, ¿qué es lo primero que sintió?

— Confianza de parte del Presidente y del Vicepresidente, y una inmensa responsabilidad. Aunque fueron sólo cinco días, y lo digo en broma, ese bastón de mando, que es muy pequeño y liviano, pesa mucho, pesa mucho en responsabilidad y en compromiso con el pueblo. Soy una soldada más de este proceso y lo acompañaré desde donde esté.

— ¿Cómo se enteró de que iba a ser presidenta del Estado?

— El Presidente me había comentado esa decisión con un tiempo de anticipación…

— ¿Evo Morales le dio algún consejo al momento de darle el mando?

— Más que consejo, recibí del Mandatario confianza. Nos reunimos para abordar temas coyunturales y llevarlos adelante, y el consejo que recibí del Presidente y del Vicepresidente fue dar señales claras a los sectores en esos días. Estuvimos en contacto permanente con el Presidente y el Vicepresidente en esos días en los que ellos estuvieron ausentes.

— ¿Es agotador ser la primera mandataria del país?

— Sí. Seguir una agenda como la que tiene el Presidente es muy agotador, pero ahora entiendo de dónde saca energía el Mandatario para llevar adelante esa agenda todos los días. El llegar a lugares donde un presidente no había llegado nunca, el llegar a las poblaciones con la certeza de que el Estado está trabajando para cumplir sus necesidades, es algo que devuelve esas energías.

— ¿Cómo se sintió al participar de los actos de la efeméride de Santa Cruz como mandataria?

— Sentí el cariño de la gente y su compromiso para construir el Estado Plurinacional. Además, fue una señal importante para Santa Cruz…

— ¿Por qué?

— Sentí la enorme diferencia que existe con la Santa Cruz de ahora y la Santa Cruz de cuando fui representante presidencial.

— ¿En qué términos?

— Cuando era representante presidencial, la confrontación era la que mandaba; la dirigencia cívica que no terminaba de aceptar que las autonomías pasaban por la construcción de un Estado Plurinacional quiso confrontar dos agendas: la agenda de la Constituyente con la agenda de las autonomías. Cuatro o seis años después, está claro que esa agenda de las autonomías no hubiera sido posible sin una agenda de la Constituyente. Con el tiempo se demostró que se derrotó al intento de golpe cívico-prefectural.

— Desde su punto de vista, ¿el MAS es bien aceptado en Santa Cruz?

— Santa Cruz perdió el miedo. Los sectores populares le perdieron el miedo a las élites, que ejercitaron el poder durante mucho tiempo defendiendo intereses individuales. Esa pérdida de miedo se demuestra en el desfile cívico, cuando compañeros desfilaron con el puño izquierdo arriba y con sus whipalas.  

— Se recordaron los 30 años de democracia en Bolivia. ¿Cómo evalúa este sistema?

— Estamos, seguramente, en el momento de mayor fortaleza de la democracia en la historia de nuestro país. Es una democracia que pasó de ser meramente representativa, en la que el ciudadano participaba sólo a través de su voto, a una democracia participativa y además inclusiva, en la que sectores sociales que antes nunca fueron tomados en cuenta, durante la época de la República, ahora en este Estado Plurinacional se los toma en cuenta, y estamos hablando de sectores mayoritarios: pueblos indígenas, mujeres...

— ¿Todavía puede perfeccionarse esta democracia?

— Por supuesto que se puede perfeccionar, siempre es posible perfeccionar la democracia, pero lo que está claro es que este Estado Plurinacional, en construcción, es el Estado que va a permitir una democracia real, y no ficticia como la que vivimos los primeros años cuando se la recuperó, o en las épocas de los pactos, de las megacoaliciones, cuando ni siquiera se respetaba el voto popular para elegir a un presidente.

— ¿Es con Evo Morales que el MAS inicia una especie de recuperación de la democracia?

— Creo que los partidos políticos tradicionales, que fueron duramente cuestionados durante la crisis de Estado de 2000 a 2003; las instituciones del Estado, que habían perdido la legitimidad y la credibilidad, ahora se ven robustecidos.

— La oposición dice que la democracia está en riesgo porque el Gobierno no respeta la independencia de poderes...

— Escuché esas opiniones. Dicen que esa supuesta falta de independencia de poderes hace que la democracia no sea tan fuerte. Nunca hubo una pluralidad mayor en términos de representación social que la que ostenta esta Asamblea Legislativa. Hay representantes de todos los sectores sociales, de los pueblos indígenas, de sectores sindicales, mineros, obreros, mujeres, y esa diversidad es la que le da al Legislativo una posibilidad de representar de manera equilibrada y democrática al pueblo…

— Es una Asamblea Legislativa “levanta manos”.

— No es una Asamblea “levanta manos”, es una Asamblea que representa, como nunca antes, al pueblo boliviano; representa su diversidad, sus maneras de comprender el mundo…

— ¿El Ejecutivo tiene interferencia política en las decisiones del Órgano Judicial?

— Las máximas autoridades del Órgano Judicial fueron por primera vez electas por el voto del pueblo y no por “maletines negros”, como se hacía en el viejo Congreso.

— ¿Qué desafíos tiene el Estado Plurinacional para consolidar aún más la democracia?

— Todos tenemos desafíos para profundizar la democracia. La Asamblea Legislativa tiene el gran reto de generar condiciones óptimas para que la construcción normativa se haga en el marco de la participación de la ciudadanía. También, el ciudadano y los sectores tienen el gran reto de abandonar las miradas preñadas de particularismos para volver a la mirada de país. El Ejecutivo tiene el gran reto de hacer carne los derechos que están en la Constitución.

— ¿Cómo evalúa el papel de la mujer en este Estado Plurinacional?

— Las mujeres somos más del 50% en todos los sectores de la sociedad, en el ámbito productivo, barrios, organizaciones sociales, y por fin en este momento la mujer tiene la posibilidad de participar en los espacios de toma de decisión en la misma proporción en la que participa en su diario vivir. Sin embargo, eso no es lo único que debe garantizar una democracia; se debe garantizar una mejor calidad de vida.

— Álvaro García Linera anunció que no será candidato en 2014. ¿Debe ser una mujer quien acompañe al presidenciable del MAS?

— Nosotros no estamos trabajando pensando en las acciones de 2014; estamos construyendo todos los días ese Estado Plurinacional, que es un mandato constitucional. Será el pueblo el que defina su respaldo a este proceso cada vez que haya elecciones, pero nosotros trabajamos y no pensamos en una elección.

Perfil

Nombre:Gabriela Montaño Viaña

Nació: 02-12-1975

Profesión:Médica

Cargo: Presidenta de la Cámara de Senadores

Carrera

Desarrolló su actividad política desde la vida universitaria. Integrante del Comité Organizador del Encuentro Social Alternativo, creado en 2003. Trabajó en instituciones como el CEJIS. Entre 2007 y 2009 fue nombrada Delegada Presidencial para Santa Cruz.

Fernández me faltó al respeto, por eso me fui de la sesión

— En la sesión de honor del Concejo cruceño, ¿qué fue lo que realmente pasó entre usted y el alcalde Percy Fernández?

— Lo que sucedió fue una falta de respeto del alcalde Percy Fernández hacia mi persona. Yo respeto a todos y lo que trato es de recibir ese mismo respeto. Ante una actitud así, me retiré, porque no creo que el pueblo nos haya elegido para hacer escándalos; el pueblo nos eligió para hacer gestión, por eso me retiré…

— Se vio que el Alcalde le agarró el brazo antes de que se retire del salón. ¿Qué le dijo Percy Fernández cuando se fue de la sesión?

— Prefiero ya no entrar en detalles sobre el tema, pero sí hubo una falta de respeto de su parte. El alcalde Percy Fernández, durante su discurso, hizo decenas de chistes; es su manera de ser, pero es algo irracional su reacción cuando yo hago un chiste en mi discurso, que además toda la sala comprendió que era una broma. Y ante el irrespeto decidí salir. Además, él (Fernández) dijo cosas ante el micrófono, por lo tanto, las cosas que expresó son públicas.

— Siendo Mandataria, ¿cómo compartió los momentos con el gobernador Rubén Costas en los festejos de Santa Cruz?

— Las autoridades debemos tener, a pesar de nuestras diferencias ideológicas y políticas, la capacidad de    coordinación, de respeto mutuo, y así lo hicimos (con Rubén Costas) durante el desfile, porque el pueblo cruceño se merece eso y mucho más. El pueblo no se merece autoridades que estén en escándalos; el pueblo necesita gestión pública y debemos trabajar por Santa Cruz en vista de que es la locomotora de la economía boliviana. 

— ¿Cuántas disposiciones legales aprobó durante su mandato presidencial de cinco días?

—  Promulgué la Ley del Turismo, que es una norma que comprende la actividad del turismo como una actividad en la que el Estado, el empresario privado y las comunidades indígenas campesinas se articulan para llevar adelante el turismo, que es una gran fuente de recepción de dinero para todos. En el gabinete ministerial se aprobaron varios decretos; el más importante es el de la campaña para evitar el maltrato hacia las mujeres. En Bolivia, todos los días hay noticias sobre maltrato hacia las mujeres, pero no existe campañas. El que haya sido yo quien promulgó el decreto fue un mensaje importante.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia