Animal Político

Sucre, ante la polarización entre el MAS y la oposición

Elecciones Municipales del domingo

La Razón / Yubert Donoso

01:00 / 11 de diciembre de 2011

A una semana de las elecciones municipales en la Capital, hay una polarización latente después de la crisis local que derivó en el enjuiciamiento del exalcalde Jaime Barrón. En esta pulseta, el MAS tiene posibilidades ante la división de la oposición, que no ha logrado conformar un bloque único.

Sucre pretende legitimar, a través de segundas elecciones municipales en menos de dos años, un poder político todavía sujeto a una polarización entre la oposición y el Movimiento Al Socialismo (MAS). ¿Se destrabará esa situación latente desde hace tres años? Seis candidatos están en pugna para intentar ocupar el poder local, de forma circunstancial y excepcional en manos del partido gubernamental.

De los 337 municipios del país,  sólo los ciudadanos de Sucre (Chuquisaca), Quillacollo (Cochabamba)   y Pazña (Oruro) volverán a las urnas el domingo 18 de diciembre para elegir a su alcalde titular. En esas tres ciudades, las autoridades fueron suspendidas de sus funciones debido a problemas políticos y legales, situación que ha obligado a una convocatoria para una nueva votación.

Sucre es una plaza apetecida por los partidos y agrupaciones de oposición y el oficialismo nacional, que a lo largo de los tres últimos años acrecentaron sus disputas. Mientras el MAS pretende consolidar su poder en la ciudad, sus oponentes la consideran un bastión político como lo son, para otras fuerzas ajenas a la del Gobierno, en Tarija, Oruro, Santa Cruz y Trinidad, capitales de departamento.

Un primer episodio se registró el 17 de noviembre de 2009, cuando el MAS y sus aliados lograron en el Concejo Municipal la suspensión de la alcaldesa de entonces, Aydée Nava, una ferviente opositora al gobierno de Evo Morales durante la Asamblea Constituyente y los conflictos regionales de 2008. Hugo Loayza, afín al MAS, fue elegido en su lugar.

El 4 de abril de 2010, cuando el país volvió a las urnas para decidir por sus alcaldes, los sucrenses eligieron a Jaime Barrón como máxima autoridad local. Sin embargo, a un mes de su posesión, el 16 de junio, fue suspendido de su cargo acusado formalmente de promover múltiples vejámenes, torturas y humillaciones a más de una veintena de campesinos de Chuquisaca el 24 de mayo de 2008.

Tras esa suspensión, apareció en la palestra Verónica Berríos (MAS), actual alcaldesa interina de Sucre, desde el junio del año pasado. Sin embargo, su gestión en el municipio no fue fácil porque tuvo muchos tropiezos con sus propios concejales. Es así que el 10 de enero de este año, acusada de una pésima administración por parte de sus colegas de partido, también fue suspendida y sustituida por el dirigente masista José Santos Romero.

A los 20 días, por una acción constitucional, la concejala recuperó su cargo, sin la posibilidad de ser cambiada otra vez, porque el fallo judicial dispuso que debe dejar sus funciones ante una autoridad legalmente elegida en urnas.

Tras una serie de pedidos tanto del oficialismo como la oposición, y en medio de fuertes críticas por la disconformidad con la gestión municipal de Berríos, el Tribunal Supremo Electoral convocó el 21 de julio a elecciones para alcaldes de Sucre. Por razones distintas, también fueron llamados comicios para Quillacollo y Pazña.

De acuerdo con el cronograma electoral, el 16 de septiembre, seis fuerzas políticas se inscribieron para pugnar la Alcaldía de la Capital. Así, se registraron como candidatos Iván Arciénega (MAS); Moisés Torres Chivé, de la agrupación ciudadana Líder; Jaime Hurtado, de la alianza Unidad Nacional (UN)-PAIS; Horacio Poppe, del Movimiento 25 de Mayo;  Maribel Salinas, de Chuquisaca Somos Todos, y Orlando Hurtado, del Movimiento Sin Miedo (MSM).

El analista político Franz Barrios Villegas considera que Sucre no ha podido salvar la polarización política local, con fuerte incidencia en la situación nacional.

“Es decir, muchos candidatos (cinco) están entrando en campaña electoral en función del escenario nacional, más que el propio municipal entre oficialismo y oposición, y cuestionan el esquema del gobierno de Evo Morales y ésa es la idea fuerza que manejan la mayoría de los candidatos llamados de oposición”.

Pero, por otro lado, dice que se está dando la posibilidad de que esos candidatos acumulen votos en función a la gestión municipal, “porque el significado de esta elección es que se va a estrenar en Sucre, aunque con mucho retraso en relación con otras ciudades, un nuevo esquema del modelo estatal plurinacional, en el marco de la autonomía, descentralización que no se dio por la renuncia del alcalde elegido y la composición del Concejo”.Barrios Villegas considera que esa polarización no es conveniente para Sucre, porque, en su criterio, el tema en debate no son las políticas del Gobierno, sino la necesidad de atender las necesidades de la ciudad. “La gente de Sucre tiene otra lectura, quiere un buen alcalde que haga buena gestión”.

La presidenta del Colegio de Abogados de Bolivia, Silvia Salame, coincide con Barrios en sentido de que la situación política en la Capital está polarizada, aunque lamenta que a los candidatos les interesa mucho más su posición personal en desmedro de los intereses de la ciudad.

“Sucre nuevamente podría entrar en la congeladora, como pasó después de los hechos de la Calancha”, si es que el 18 de diciembre es elegido Arciénaga, del MAS, vaticina Salame.

Aunque no se conocen encuestas previas a las elecciones, se prevé que el domingo habrá una votación dispersa. Ni Samuel Doria Medina, jefe de UN, ni el MAS pudieron consolidar más acuerdos que los que lograron sus candidaturas representantes. Y en estos aprestos, la oposición al Gobierno no pudo conformar un bloque único, como inicialmente se planteó. El MAS pretendió que Poppe abandone su postulación para ayudar la carrera electoral de Arciénaga. Incluso se denunció que la renuncia de la directora del Archivo Histórico Nacional, Marcela Inch, la madre del candidato, estuvo vinculada a presuntas presiones en ese sentido.

Ante la situación incierta, el MAS tiene buenas posibilidades, considerando que puede agrupar todo el caudal contrario al de su oposición dividida. Lo cierto es que el domingo Sucre debe definir su futuro, sin el temor de una nueva crisis política que aborte un período municipal ahora de sólo tres años.

Según informes del Tribunal Electoral Departamental, el 18 emitirán su voto 162.344 personas en 726 mesas habilitadas. Habrá 4.356 jurados en 91 recintos electorales. De acuerdo con los datos, votarán más mujeres (52,80%) que hombres (47,20%) en relación con el total de los inscritos.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia