Animal Político

El TSE busca construir su principio de autoridad

Los llamados de atención del Tribunal Electoral al Gobierno, y en específico al Presidente del país, por vulneraciones al reglamento sientan un precedente. El TSE explica que se trata de fortalecer las instituciones y su coordinación.

La Razón (Edición Impresa) / Ricardo Aguilar Agramont / La Paz

00:07 / 11 de enero de 2016

Con las amonestaciones y llamadas de atención que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) emitió por vulneraciones al Reglamento de Campaña y Propaganda Electoral en Referendo por parte de altos miembros del Movimiento Al Socialismo (MAS), como de representantes de la oposición, queda clara la intención del Órgano Electoral Plurinacional (OEP, del cual forma parte el TSE) de establecer su autoridad como una de las cuatro instancias máximas del poder público del Estado. Esto a poco más de un mes del referéndum constitucional dispuesto para modificar un artículo para que presidentes y vicepresidentes puedan ser reelectos por dos veces consecutivas.

En esta línea, el TSE llamó la atención al mismo presidente Evo Morales (lo que no sucedió antes), a empresas estatales como Mi Teleférico y BoA, a la diputada del MAS Sonia Brito (cuyo caso fue enviado a la Contraloría), entre otras exhortaciones y censuras en las que incluyó a miembros de la oposición.

La principal causa para el accionar del TSE fueron las contravenciones al Reglamento, consistentes básicamente en hacer campaña por el Sí o por el No fuera de la norma, como convertir un acto de gestión pública en un hecho proselitista.

Si bien todavía no se ha aplicado, el Presidente y su partido no celebraron la norma que restringe la difusión de propaganda gubernamental (que también la restringe para los niveles subnacionales controlados por otros partidos) y la limitación de 15 minutos de transmisión en medios de comunicación por cada entrega de obra. Para cerrar el círculo, el TSE pidió de manera directa al Ejecutivo no convertir la actividad pública en actos de campaña por el Sí.

La tensión con el oficialismo comenzó cuando la Sala Plena del TSE el 6 de noviembre de 2014 aprobó el reglamento de campaña específico para procesos de referéndum. Entre otras restricciones destaca que “la difusión de propaganda gubernamental queda suspendida desde 30 días antes de la votación [...] en los niveles nacional, departamental, regional y municipal”. También que desde los 30 días antes del referéndum los actos de entrega de obras del Gobierno central o de los gobiernos autónomos podrán ser difundidos por medios de comunicación solo como información, además de que dicha transmisión en vivo “no podrá superar los 15 minutos de duración en cada caso”.

Frente a esta disposición, que entrará en vigencia desde el 21 de enero, el MAS ya presentó un recurso de inconstitucionalidad ante el Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP), pidiendo que declare fuera de la Constitución la referida restricción.

Entonces, será una institución (el TCP) con una legitimidad en duda y que sale de dos escándalos (el innecesario viaje a China y la neutralidad cuestionada del magistrado Efrén Choque, quien asistió a un acto del partido de gobierno, además de otras vinculaciones con el MAS) la que definirá si la limitación procede.

Nada parecido sucedía con la anterior Sala Plena del TSE, cuyos miembros renunciaron solo después de cinco años de sostenidos escándalos y dudas sobre su parcialidad. El Órgano Electoral, entonces, no está recuperando su principio de autoridad; estrictamente hablando, lo estaría estableciendo por primera vez, ya que desde su nacimiento no lo había tenido (el vocal José Luis Exeni dijo incluso en el programa televisivo Esta casa no es hotel que los cinco años de la anterior Sala Plena fueron un lustro “perdido”). En esto último, Exeni coincide con el diputado del MAS Manuel Canelas, para quien las condiciones de partida de la actual Sala Plena “eran complicadas por asentarse en una herencia negativa” dejada por los anteriores vocales.

En este contexto, visto ese pasado inmediato, resulta inédita la carta enviada al presidente Morales por el TSE, el martes 5 de enero, y firmada por su presidenta, la vocal Katia Uriona. En ella, el TSE le hace recuerdo al Mandatario (quien dijo que si el TSE le castigaba, no importaba) que como Presidente de Bolivia es el primero que debe cumplir las normas, luego se le recuerda la norma y se le exhorta a cumplirla.

Morales, al día siguiente, el miércoles 6, dio la línea a los militantes de su partido aceptando la llamada de atención del TSE: “Tal vez se me ha ido, frente a la emoción, frente a los compañeros que animan sobre la reelección, sobre la modificación de la Constitución. Entiendo perfectamente la observación del Tribunal Supremo Electoral y lo vamos a tomar en cuenta”, dijo. También el vicepresidente Álvaro García habló de ser más “cuidadoso” en adelante.

Pero, ¿hacia dónde van estas acciones del Órgano Electoral para establecer su potestad en la materia que le concierne? Exeni señala que dejar sentado el principio de autoridad del TSE no es un fin en sí mismo, sino una consecuencia para la construcción del Estado Plurinacional, el cual —según la Constitución— está constituido por cuatro órganos iguales en jerarquía.

“Se trata de asumir el mandato constitucional de construir un Órgano fuerte, independiente y autónomo en igual jerarquía a los otros órganos, con el objetivo de impulsar un horizonte mayor que es la democracia intercultural y (en eso) hemos perdido cinco años, de 2010 a 2015”, dice en referencia del anterior TSE.

El principio de autoridad “más que un objetivo es una consecuencia de un apego estricto a la Constitución y las leyes, del desafío de refundación estatal, del desafío de construcción institucional”. Si se avanza en esos objetivos —razona Exeni— una de las consecuencias va a ser que no solo el Órgano Electoral, sino también toda la institucionalidad y las autoridades del Estado, en todos sus niveles, va a aceptar dicho principio de autoridad, todo en vista al desarrollo democrático: “el Órgano Electoral tiene que ver con el horizonte estratégico que es la democracia intercultural”. Sin embargo, el quid de la polémica ha sido sin duda el Reglamento de campaña para referéndums.

La primera prueba de fuego del TSE (el referéndum constitucional) empieza sin mucha distancia del día de su posesión. “Es un referéndum muy polémico —describe Canelas— y estas condiciones producen estas tensiones. Creo que lo sensato es seguir fortaleciendo las instituciones, pero quizá no ha sido el reglamento más adecuado para las condiciones de partida (del TSE)”.

El argumento de Canelas se basa en que si bien el sentar autoridad sirve para fortalecer la institucionalización del Órgano Electoral —lo que considera bueno— tal vez podría haberse comenzado con un reglamento “más flexible”. “Está bien ser ambiciosos y tener un ánimo de fortalecer e institucionalizar el Órgano en el que uno está, pero me parece que el reglamento es de una rigidez extrema, que identifica como propaganda cualquier acto de Gobierno”.

Pasar de una regulación laxa, con actores políticos acostumbrados a ello y con un Estado con dificultades para implementar los mecanismos, es como un “salto al vacío”, juzga el diputado masista. Es un reglamento que “costaría que se cumpla en algunos países de Europa”.

“Eso dificulta la construcción de institucionalización, porque es mejor generar normas razonables, en términos de avance, de las que se tenga certeza que se va a cumplir sin crear demasiado conflicto y que tenga en cuenta el escenario del que se parte y la cultura política del país para ver hasta dónde se puede avanzar. Ésa es la responsabilidad de una construcción de institucionalidad”. No obstante, todavía hay que esperar si funcionan los esfuerzos del TSE. La aceptación de Morales de la llamada de atención puede ser una señal auspiciosa de que así será.

La réplica de Exeni sobre el “conflicto” que se produjo y al cual aludía Canelas se basa en que el reglamento “no se lo ha hecho pensando en entrar en conflicto”, sino en construir un órgano del poder público e impulsar la democracia intercultural, “todas las decisiones se toman en función a esos dos objetivos”. Para el vocal, estas acciones de autoridad pueden ser vistas como “el acto elemental de asumir el ejercicio como máxima autoridad electoral del Estado Plurinacional. Eso no tiene que implicar entrar en conflicto con ningún otro órgano; sino, como manda la Constitución, establecer las relaciones de coordinación y cooperación en el marco de la autonomía de cada uno”.

Todo esto es visto por el especialista en temas electorales Eduardo Leaño desde otro aspecto: el de la legitimidad. “Los nuevos miembros del Tribunal han tenido poca legitimidad de origen, su designación no ha contado con la aprobación de la oposición política. Esa poca legitimidad de origen tiene su contraparte con la legitimidad de ejercicio, llevando una gestión aferrándose a la institucionalidad y al cumplimiento de las leyes”.

Entonces, para “rescatar y reivindicar” esa legitimidad que tenía la Corte Nacional Electoral (CNE), le queda al Órgano Electoral el ejercicio eficaz y efectivo del cumplimiento de las normas, explica. No obstante el “mayor reto” será a partir del 21 de enero (un mes antes de la votación), “cuando no sea suficiente llamar la atención a un miembro del oficialismo, sino que tenga que aplicar sanciones a los medios por este tipo de acciones”.

Los anteriores miembros del TSE tenían una “deslegitimidad de origen y de ejercicio, sumisos al Gobierno, por muchas acciones que se vieron”, los actuales “tienen mérito” para administrar procesos y capacidad de gestión, “eso no se podía advertir antes”.

Entonces, se tiene, según el vocal Exeni, un TSE que para ir en camino a la construcción del Estado Plurinacional y la democracia intercultural enfoca sus acciones en el ejercicio elemental de su autoridad como uno de los Órganos del poder público. Luego, está la percepción del diputado Canelas, que ve como bueno que se fortalezcan las instituciones, pero que en el caso específico del reglamento (al que califica de “rígido” para el contexto boliviano) el TSE puede estar dando un “salto al vacío”, aunque también cree que es posible que funcione. Y, por último, el tema de la “legitimidad de ejercicio” traído a colación por Leaño.

Sea como fuere, lo deseable es que la norma, rígida o flexible, sea cumplida y se sancione a quien la vulnere. La restricción de los 15 minutos de difusión en vivo de la entrega de obras que entrará en efecto el 21 de enero, en caso de que el TCP no diga lo contrario, sigue creando tensión. Mientras el Gobierno dice que eso vulnera la libertad de expresión, el TSE apunta que es una medida que busca garantizar el derecho a participar de manera igualitaria en los procesos electorales, cosa que no sucedería si no se limita el tiempo de transmisión, pues habría una asimetría entre la propaganda gubernamental por el Sí y la de quienes promuevan el No. El TCP deberá pronunciarse en estos días y, sin duda, su sentencia dará qué hablar

Desafío: construir un Estado Plurinacional: José Luis Exeni, vocal del TSE

El gran desafío, complejo, es el de la refundación estatal; construir un Estado Plurinacional es gigantesco y apenas vamos seis años. Dentro de ese proceso hay una redefinición de los Órganos del poder público que da igual jerarquía al Órgano Electoral con relación a los otros, eso implica, entre otras cosas, asumir que necesariamente las instituciones trascienden a las personas.

La búsqueda de legitimidad: Eduardo Leaño, experto en temas electorales

El Gobierno está encontrando en las nuevas autoridades electorales un escollo. El Gobierno no esperaba esto. Tampoco la oposición esperaba un organismo electoral que esté llamando la atención. El Tribunal, entonces, está en busca de legitimidad mediante el ejercicio de sus funciones, con un Gobierno que   estaba acostumbrado a que todos acaten lo que pedía.

Condiciones de partida del nuevo Órgano: Manuel Canelas, diputado de La Paz por el MAS

El Referéndum Constitucional de febrero es muy polémico, más la herencia negativa de los anteriores miembros del Tribunal se crean condiciones para que se produzca tensión. Creo que lo sensato es seguir fortaleciendo las instituciones del Estado, pero quizá no ha sido el reglamento (de campaña en referéndums) más adecuado para las condiciones de partida (del TSE).

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia