Animal Político

Termina el ruidoso silencio de Bolivia y Chile

Luego de seis años, el diálogo técnico se reinstaló por una ‘cuerda separada’ a los litigios que se tramitan en la Corte Internacional de Justicia (CIJ).

Cita. Luego de más de un año de silencio diplomático, delegaciones técnicas de Bolivia y Chile se reunieron en Santa Cruz. Foto: APG

Cita. Luego de más de un año de silencio diplomático, delegaciones técnicas de Bolivia y Chile se reunieron en Santa Cruz. Foto: APG

La Razón (Edición Impresa) / Mauricio Quiroz Terán / La Paz

00:00 / 06 de agosto de 2017

Tan ríspidas estaban las relaciones entre Bolivia y Chile que una fotografía de delegados técnicos fue noticia de portada. Excepto por la reunión del grupo de trabajo sobre narcotráfico de enero de este año, el ruidoso silencio diplomático se prolongó durante seis años, con episodios de notable tensión política, incidentes de frontera y reclamos por el incumplimiento de las obligaciones del libre tránsito del Tratado de 1904.

Liderados por Ximena Fuentes, la directora de Límites de la Cancillería de Chile, quien además es la agente de su país ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) para la demanda de las aguas del Silala, un grupo de 25 personas, entre diplomáticos, técnicos y carabineros, llegó a inicios de semana a Santa Cruz de la Sierra en un contexto marcado por dos incidentes de frontera en los que estuvieron involucrados agentes estatales de ambos países. La delegación de Bolivia estuvo conformada por 37 personas; fue dirigida por Dayana Ríos, la directora de Asuntos Bilaterales del Ministerio de Relaciones Exteriores, la autoridad técnica y operativa más importante de esa cartera de Estado.

Liberación. Los agentes bolivianos detenidos en Chile retornan. Foto: Wara Vargas

“Tenemos temas pendientes y no estoy hablando de temas de Estado, estoy hablando de temas consulares, migratorios, de libre tránsito que son urgentes”, afirmó el canciller boliviano, Fernando Huanacuni, en la antesala de la 13ª Reunión del Comité de Fronteras de Bolivia-Chile que terminó “con éxito”, según la evaluación de sus protagonistas.

Esos temas “de Estado” están vinculados con el diálogo político y formaron parte de la agenda bilateral hasta noviembre de 2010, cuando Chile, entonces gobernado por el empresario Sebastián Piñera, canceló la reunión del mecanismo de consultas políticas, donde ya se discutía la demanda marítima y la controversia de las aguas del Silala, según recuerda David Choquehuanca, quien fue canciller de Bolivia entre 2006 y 2017. “Tengo el acta. Cuando tenía que ser la próxima reunión para trabajar en Santiago, en noviembre de 2010, Chile cancela unilateralmente hasta hoy día”, apunta el excanciller, tras detallar los prolegómenos y las razones que provocaron que Bolivia pida a la CIJ un fallo que declare que hay una obligación de negociar sobre la demanda marítima, sobre la base de los compromisos asumidos por el vecino país.

De este modo, la agenda bilateral, incluida aquella que no tenía nada que ver con esos “temas de Estado”, quedó en la congeladora y Chile se negó a trabajar bajo el esquema de “cuerdas separadas”, tal como pasó con Perú, durante el pleito que se ventiló en la CIJ por los límites marítimos. “Con Perú tenemos relaciones diplomáticas. Cuando Perú elaboró la tesis de las cuerdas separadas dijo que se mantiene vigente la cuerda diplomática —y todo lo que se le relaciona— mientras la cuerda del conflicto va por separado. ¿Y cómo podríamos tener ese tipo de cuerdas separadas con Bolivia si no tenemos relaciones diplomáticas?”, señaló el abogado José Rodríguez Elizondo, director del Programa de Relaciones Internacionales de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile, en una entrevista que concedió a La Razón en marzo de 2015, en momentos en los que todos los contactos diplomáticos entre La Paz y Santiago se habían reducido a cero.

Gesto. El Comandante de Carabineros saluda al ministro Carlos Romero.

¿Qué pasó para que ahora exista un diálogo diplomático al margen de los conflictos legales que se ventilan en la Corte de La Haya? Desde la lectura de Bolivia, la “devolución” de los dos carabineros que pasaron irregularmente la frontera fue el momento de inflexión, dado que esa respuesta fue diametralmente opuesta a la detención y procesamiento judicial por más de 100 días a la que fueron sometidos nueve agentes bolivianos, dos de ellos militares y siete funcionarios de Aduana.

El presidente Evo Morales y otras autoridades compararon los dos incidentes y reclamaron “reciprocidad” para futuros percances fronterizos. Además, aseguraron que los nueve agentes (condenados por delitos de robo, tenencia ilegal de armas y contrabando) fueron “juzgados injustamente”, en medio de vulneraciones de derechos humanos y señales de racismo en contra de sus familiares, anota el ministro de Justicia, Héctor Arce. 

El éxito de la reunión de fronteras, que se produjo en Santa Cruz se ha visto en el llamado de un próximo encuentro, previsto para la última semana de octubre en Arica, donde además se instalará el grupo de trabajo sobre el libre tránsito. La idea, para los intereses de ambos países, será agilizar los controles en los pasos de frontera, una demanda sentida de los transportistas de Bolivia que sufrieron por efecto de las recurrentes huelgas en Chile.

“Acordamos realizar, a la mayor brevedad posible, planes para la mitigación de contingencias que pueden ser ocasionadas por paros, huelgas de trabajadores, desastres naturales y otros eventos de fuerza mayor capaces de alterar la normal atención de los servicios de control fronterizo, especialmente en los pasos que significan un significativo flujo de personas, vehículos y mercancías como Tambo Quemado-Chungará y Pisiga-Colchane”, puntualizó el canciller Fernando Huanacuni, mientras en Santiago su colega Heraldo Muñoz evaluaba con su equipo los alcances de la reunión de fronteras en Santa Cruz. “Seguiremos con reuniones para dar respuestas técnicas a los asuntos fronterizos con Bolivia”, aseguró Muñoz, quizá el diplomático más mediático de este episodio de la zigzagueante relación bilateral.

Fuentes optó por aclarar que la reunión no marca “una nueva etapa” de las relaciones entre La Paz y Santiago en el sentido que esta ola de nuevas reuniones diplomáticas que irán “por cuerda separadas” al conflicto no se mojarán con las agitadas aguas del Pacífico ni con las dulces aguas de los manantiales del Silala.   

Huanacuni aseguró que esta “nueva etapa” está vinculada con un proceso de diálogos que implicará recuperar la confianza mutua, en tanto el presidente Morales espera un diálogo “serio y con garantes” para paralizar las demandas. Diálogo al fin.

  • Mauricio Quiroz Terán es periodista, editor de Animal Político

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia