Animal Político

Tomás y el matrimonio

Con un extraño espíritu democrático —que pese a su juventud debe ser muy denso— el diputado Tomás dijo que no acepta el matrimonio igualitario para Bolivia.

La Razón / Exeni / La Paz

00:03 / 14 de abril de 2013

Con un extraño espíritu democrático —que pese a su juventud debe ser muy denso— el diputado Tomás dijo que no acepta el matrimonio igualitario para Bolivia. Más todavía: afirmó que ni siquiera estaría dispuesto a debatirlo. ¿Se imaginan? Algún pánico, que no conocemos, debe tener este asambleísta.

Siendo respetable su posición, lo primero que uno se pregunta es cuáles son los argumentos, o al menos las prevenciones, que sustentan el rechazo del diputado a la sola posibilidad del matrimonio igualitario. ¿Cuáles? Nunca lo sabremos. Tomás dice no y punto. Y eso que trabaja, paradójicamente, en un espacio de deliberación.

Sobre su reticencia a debatir no puede decirse mucho. Lo más probable es que carezca de ideas sobre el tema o, si acaso las tiene, está impedido de defenderlas. Cosa rara ya que Tomás, desde la oposición, es activo y diestro para intervenir en diferentes asuntos públicos. Y no precisamente porque los conozca. Habrá de ser entonces por algún escrúpulo.

Su no aceptación al matrimonio igualitario para Bolivia, en cambio, parece resultado de causas más lejanas y profundas. Es evidente que el diputado, fiel guardián de las buenas costumbres, tiene miedo. No quiere saber que le toquen la sagrada familia. No tolera ni un poquito que le muevan sus centenarios esquemas. ¿Matrimonio igualitario? No nada, no siempre.

El tema viene a propósito de la recién aprobada Ley del Matrimonio Igualitario en Uruguay, segundo país latinoamericano en adoptarla luego de Argentina. Consiste en reconocer y asumir, para todos los efectos, que “el matrimonio civil es la unión permanente de dos personas de sexos diferentes o iguales”. Un paso más, ineludible, en la ampliación          de derechos.

¿Tan difícil es aceptar el asunto en Bolivia? ¿Tan innombrable resulta? Hay candados. No se crea que el espanto es cosa exclusiva del diputado o patrimonio de la oposición. Para nada. Bastará recordar que la exclusión expresa del tema en la nueva Constitución fue obra de los constituyentes del MAS, en especial de la presidenta Silvia Lazarte y sus banderas evangélicas.

Habrá que debatir. Tomás no está solo en su Monasterio.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia