Animal Político

El aguinaldo boliviano en cifras

Si usted, estimado lector, tiene la fortuna de recibir este año el ‘doble aguinaldo’, procure pagarle unos ‘pesos’ más al lustrabotas, al ‘quesero’, al taxista, al ayudante de minibús, en fin... a los “cuentapropias” de siempre (que no lo recibirán); seguro ellos se lo agradecerán y la sociedad también.

La Razón (Edición Impresa) / Mauricio Medinaceli Monroy

00:01 / 09 de noviembre de 2015

Una vez más, el llamado “doble aguinaldo” es sujeto de amplio debate en los foros de discusión económicos y políticos del país. La regla es muy sencilla, si la tasa de crecimiento anual de la economía boliviana es 4,5% o más, entonces los trabajadores tienen derecho a un “doble aguinaldo”, que en los hechos significa un salario adicional a fin de año. Esta medida originó un debate no despreciable, algunos de los puntos de éste son:

• Si el conjunto de la economía crece en 4,5% o más, no significa que todos los sectores que la componen se encuentren con “buena salud”. Imagine, por ejemplo, que su papá decide castigar a usted y sus hermanos por malas notas en el colegio. ¿Le gustaría que su papi promedie las notas de todos ustedes?

• Este beneficio no llega a los más pobres, ya que las personas que reciben el “doble aguinaldo” son generalmente de clase media hacia arriba. Vamos, un campesino muy difícilmente recibe un aguinaldo y menos un “doble aguinaldo”.

• Con la contracción de ingresos por la venta de gas natural, sería razonable tener políticas de gasto fiscal prudentes y, sobre todo, progresivas. ¿Progresivas? Es decir, que los recursos del Estado ayuden a los más necesitados.

Con el afán de otorgar mayor información al mencionado debate, en este texto expondré algunos resultados estadísticos que me parecen importantes.

Primero lo primero. La fuente de información es la base de datos de la Encuesta de Hogares realizada por el Instituto Nacional de Estadística en 2013, lastimosamente la de 2014 aún no se encuentra disponible en la página web de esta institución. Esta encuesta es uno de los mejores esfuerzos institucionales por conocer la realidad del país; comenzó en 1999 y, con algunos traspiés, desde ese año otorga información valiosa acerca de las condiciones de salud, educación, trabajo, consumo, etcétera, de las familias bolivianas. Afortunadamente en esta encuesta se encuentra la siguiente pregunta: “Durante los últimos 12 meses ¿Recibió usted pagos por aguinaldo?”. Entonces, aprovechando los resultados de esta pregunta, expondré algunas estimaciones realizadas exclusivamente para este artículo.

Luego de algunas horas frente al computador, logré construir la tabla adjunta, en ella se presentan datos muy interesantes acerca de la variable “aguinaldo”. Veamos algunos de ellos: 1) Del total de trabajadores estimados para  2013, solo el 19,3% afirma haber recibido aguinaldo, es decir, solo 1 millón de los 5 millones de trabajadores tendría este beneficio; 2) los obreros, empleados, patrones (con salario) y trabajadoras del hogar son sujeto de un segundo aguinaldo, naturalmente los trabajadores cuenta propia (sobre todo campesinos), cooperativistas y aprendices no lo recibirán; 3) un poco más del 60% de la categoría “empleados” gozaría de este sueldo adicional, esta cifra disminuye a 22,9% en el caso de los obreros; y, 4) aquellas categorías con mayor ingreso per cápita familiar (patrones con salario y empleados) reciben este beneficio, lo que insinúa una política poco progresiva.

Ahora bien, separando a los trabajadores en función del ingreso promedio familiar se tiene la siguiente figura. Es interesante notar que aquellos trabajadores que afirman haber recibido aguinaldo tuvieron un ingreso per cápita mensual que casi duplicó al de aquellos trabajadores que no lo recibieron. Es claro, entonces, que si bien esta medida favorece al trabajador boliviano, no lo hace a los más pobres.

También utilizando esta encuesta, se observa que del total de niños trabajadores entre 10 y 15 años, solo el 0,6% de ellos recibe este beneficio y, por otra parte, del total de personas trabajadoras mayores de 71 años, el 1,4% percibe el llamado “doble aguinaldo”. Papá al fin, me llama la atención la situación de los chicos menores de 15 años, muchos de ellos trabajan como aprendices, por ello, no reciben un salario y menos el “salario navideño”. Hijo también, es bueno remarcar que este beneficio llega muy marginalmente a los adultos mayores que aún trabajan y, por supuesto, es nulo para aquellos que solo viven de su renta de jubilación.

También los datos de la encuesta permiten estimar el monto total de este “doble aguinaldo”, que deben pagar tanto el sector público como el sector privado. Con información a 2013, este concepto representaría $us 463 millones, cifra que debe ser “cubierta” con recursos del Estado y de privados. Debo ser sincero y quiero comentar que me llamó la atención la cantidad de dinero que significa este beneficio... pensé que era menor. Ello me convoca a la siguiente reflexión: Semejante cantidad de dinero, ¿podría tener un mejor destino? Naturalmente, la siguiente pregunta es: ¿Qué hará la gente con el “doble aguinaldo”? ¿Ahorro? ¿Mayores importaciones? ¿Gasto en salud y/o educación? En todo caso, deseo remarcar que estos $us 463 millones representan un gasto para el Estado y el sector privado, será tarea del inquieto periodista preguntar a las autoridades correspondientes el costo adicional solo para el Estado.

Aún ronda por mi cabeza el resultado para los chicos entre 10 y 15 años, por ello me gustaría terminar indicando que si usted, estimado lector, tiene la fortuna de recibir este año el “doble aguinaldo”, procure pagarle unos “pesos” más al lustrabotas, al “quesero”, al taxista, al ayudante de minibús en fin... a los “cuentapropias” de siempre, seguro ellos se lo agradecerán y la sociedad también.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia