Animal Político

El baile histérico de lo ‘nacionalizado’

Sucede que el mecanismo de lenguaje del pegajoso coro (“Todo se recuperó / con la nacionalización / Todo se puso mejor / con la nacionalización”) en base a la terca repetición quiere lograr una función performativa del lenguaje, es decir que lo que se diga invada la realidad.

La Razón (Edición Impresa) / Ricardo Aguilar Agramont / La Paz

00:38 / 09 de mayo de 2016

Uno puede imaginarse la reunión de publicistas en medio de un erial de ideas durante la preparación del guion del spot en que jóvenes bailan histéricos por los 10 años de la nacionalización...  “Muchachos, lluvia de ideas”, seguramente exhortó el director. Posiblemente, siguió un largo silencio. “¿Qué hacemos?”. En determinado momento uno de los creativos probablemente dijo: “ya sé: un puñado de jóvenes urbanos bailando una especie de rap con ligeros aires de Molotov, tan ligeros que quede claro que no es un plagio”. Seguramente el director del spot, al borde de la histeria, como sus actores de la publicidad, exclamó: “brillante, hagámoslo”...

Hasta aquí la conjetura, pasemos al contenido y forma del mensaje audiovisual, su impostura, su no inocencia, su culpabilidad.

Al estar su mensaje encubierto en la música, naturalmente, se insiste en el principio del ritmo: la repetición, precisamente aquello que se opone a la histeria, siempre determinada por la anomalía, por la arritmia en lo cotidiano. Entonces, el episodio de sobreexcitación de los jóvenes no concuerda con lo repetitivo, ya rutinario, del paso lento de 10 años tras la compra de acciones de petroleras que el gobierno llama nacionalización.

Sucede que el mecanismo de lenguaje del pegajoso coro (“Todo se recuperó / con la nacionalización / Todo se puso mejor / con la nacionalización”) en base a la terca repetición quiere lograr una función performativa del lenguaje, es decir que lo que se diga invada la realidad. Hay una fe en la magia, en el sortilegio, en la esperanza que a fuerza de enunciar una frase ésta se hará realidad.

Así, casual, como si nos pusiésemos a bailar furiosa y súbitamente en plena Camacho, el Movimiento Al Socialismo volvió sentido común una engañifa de lenguaje, la misma del video, que resignifica la palabra “nacionalización” para hacerla atribuible a algo que no lo es. Pero el engaño no se detiene ahí, sino que pasa sus atributos a significantes ajenos y totalizadores, como los del coro del spot, es decir recurre a la generalización: “todo está bien”. Nada pone en evidencia con más brutalidad la pereza de análisis (de crítica, de autocrítica) que la generalización.

El afán totalizador del spot es el synthome por excelencia de esa desidia. Y si de síntomas hablamos tal vez todo sea más serio que un mero episodio de histeria (en el mundo hay histéricos y psicóticos), recordemos que el síntoma (la vocación generalizadora, en este caso) le permite al psicótico mantener un pie en la realidad.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia