Animal Político

La castración sugerida por Titirico llegó hasta Tuvalu - Mauricio Quiroz

La Razón / La Paz

00:00 / 18 de noviembre de 2012

Es una isla pequeña del Pacífico que cobró notoriedad en 2006 cuando obtuvo sus primeros   2 millones de dólares por el dominio “tv” que tiene en la internet. Esta terminación es muy apetecida por los canales de televisión a la hora de inscribir sus sitios en la red global. Pues, sí. Hasta allí llegó una noticia de Bolivia y si fuera cuestión de cobrar, su protagonista sería rico.

Se trata del dirigente Carmelo Titirico, exmiembro del Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu (Conamaq), quien tuvo la habilidad de comunicarse con varios medios, incluidas agencias internacionales, para anunciar que el territorio o marka Julián Apaza, ubicado al norte de El Alto, decidió castigar con la amputación de las manos a ladrones reincidentes por tercera vez y la castración química de violadores. La noticia fue traducida en varios idiomas. Nada más hay que buscar bajo los parámetros “Titirico” y “Bolivia” en el todopoderoso Google. Son informes que ocasionan llamadas de amigos y familiares que viven fuera del país; periodistas que piden ampliar estos reportes. —¿Qué ha pasado? Matanga o burundaga, respondió. Dos opciones no tan contradictorias, pues si eliges una, primero debes probar la primera o la segunda.

Pero, para muchos, será muy complejo llegar hasta el territorio Julián Apaza de El Alto. Pregunto: ¿Dónde será? ¿Cuántos indígenas aymaras viven en esa zona periurbana? No hay datos. Los pobres habitantes de Tuvalu han quedado con la peregrina ecuación de “matanga o burundanga” o la imagen de un país de salvajes, alejados de los principios de los derechos humanos y de la propia Constitución boliviana, que si bien estipula la vigencia de una Justicia Indígena, prevé muchas otras garantías aplicables a la vida de un país tan diverso como Bolivia.

Leo después algo más sensato:  “Ni la castración ni la amputación de manos están adscritos a convenios internacionales de defensa de los derechos humanos que todos los bolivianos debemos respetar”. Una frase que corresponde a la viceministra de Justicia Indígena Originaria, Isabel Ortega, y que a pesar de ser tan obvia hay que repetir. Y para que no me caiga la Justicia Comunitaria escribo esta declaración 20 veces. Al menos no son adobes.

La propuesta de Titirico data de 2010. Fue rechazada ya en ese tiempo cuando se aprobó la Ley de Deslinde, me explica, molesto con mi sentido del humor, un amigo del Conamaq.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia