Animal Político

Si el ciudadano no confía en la Justicia, fracasa el país

Baltasar Garzón. Cobró fama internacional por promover una orden de arresto contra el exdictador chileno Augusto Pinochet por la muerte y tortura de ciudadanos españoles durante su mandato. Ha seguido de cerca el proceso político de Bolivia y llegó a ser asesor en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya.

Baltasar Garzón. Foto: ABI

Baltasar Garzón. Foto: ABI

La Razón (Edición Impresa) / Angélica Melgarejo

00:00 / 23 de julio de 2017

No es la primera vez que viene a Bolivia. Este año estuvo en Santa Cruz y Tiquipaya en conferencias vinculadas al derecho internacional, la situación mundial de los migrantes y la ética de los administradores de la justicia. 

Esta conversación con Animal Político se produjo el pasado mes en Tiquipaya, Cochabamba, durante una pausa en el foro internacional Mundo sin muros hacia la Ciudadanía Universal que organizó Bolivia.

— Usted vio varias reformas judiciales en la región. ¿Cómo está el caso boliviano que este año celebra elección de magistrados?

— El ministro de Justicia (Héctor Arce) nos propuso a expertos, amigos de Bolivia, que hemos trabajado en Latinoamérica. En mi caso, por el acompañamiento a una reforma en Ecuador, en 2012, cuando se proyectó un cambio y por una reforma profunda de la función judicial, en Argentina, Colombia también, en México.

En realidad, se trata de acompañar la reforma judicial, no es nada vinculante; es aconsejar. La reforma la tienen que hacer los bolivianos, es una cuestión nacional.

— ¿Y cuál sería su aporte?

— Lo que ocurre es que ningún país en el mundo vive una misma realidad y hay una serie de experiencias que se pueden aportar, por ejemplo: si nos piden una opinión sobre cuál es el mejor sistema de elección del gobierno de los jueces, les podemos decir de hay experiencias que conocemos y tomo en cuenta la identidad de Bolivia.

La elección de los jueces por un sistema de elección popular a mí no me parece mal, ahora depende de cómo se establezca, cuáles son las bases, cómo es la selección, cuáles son los requisitos, los méritos. Ahora, no es tan simple como decir éste me gusta, éste no; hay que implementar todo un sistema desde las universidades, el aprendizaje, tender hacia una carrera profesional en la judicatura. Entiendo que va a salir la primera promoción de jueces, entonces, poco a poco hay experiencias que pueden ser beneficiosas, otras no tanto.

— ¿Qué rescata de Bolivia? ¿Qué está faltando en este proceso?

— Sería importante que hubiera un diálogo mucho más abierto en la sociedad boliviana con quienes están abordando las reformas y propuestas políticas. Yo no soy político, tuve mi participación política hace muchos años, pero soy observador de las conductas humanas y eso lo he aprendido como juez durante 32 años; he aprendido a ver, escuchar, a entender qué se quiere decir.

A la única conclusión a la que llego es que el futuro de un país está por delante de cualquier discrepancia partidista y hay esquemas, como el de la justicia, que tienen que aglutinar un consenso importante y que se tienen que producir esas reformas porque no puede ser que la ciudadanía tenga una valoración negativa de la justicia porque la justicia es el paradigma, es el último reducto del ciudadano. Si el ciudadano no confía en la justicia, pues fracasamos como país, por tanto, hay que buscar a los mejores.

— ¿Bajo qué principios se deberían ejercer esas reformas?

— La justicia no es inmutable, la propia sociedad cambia. Hay instrumentos, mecanismos que tienen que introducirse. Para mi es fundamental la participación ciudadana. Los círculos políticos cerrados conducen a la injusticia, hay que abrir las puertas, tiene que haber transparencia, tiene que haber participación, tiene que haber convicción, que la lucha contra la corrupción hay que combatirla. Soy un idealista y creo que esas cosas se pueden hacer.

— ¿Cómo se ve, desde ese punto de vista, el proceso de elección para jueces y magistrados en Bolivia? ¿Con qué percepción se va?

— No he seguido este proceso al punto (...), pero bueno, hay mucha gente que no quiere someterse a un proceso de elecciones. Y yo pregunto: ¿Por qué no? Un juez no es juez para siempre, no puede serlo, no es inamovible, tiene que haber una formación continuada, tiene que haber una reprogramación de conocimientos, debe demostrar que sigues valiendo. Lo dije en Ecuador, lo he dicho en mi país, lo he dicho siempre. Un juez debe tener una preparación científica a prueba de cualquier adversidad, porque eso le da el empleo; una preparación humanista porque eso ayuda a comprender a la gente, y tercero, estar en conexión constante con los ciudadanos, y eso le va a dar humildad. De ahí, conocer todas las normas internacionales, porque cada vez somos menos locales.

— ¿Conoce usted a otro país que elija a sus jueces y magistrados?

— Sí, hay elecciones en Ecuador. Hay distintos sistemas. En España no es así porque existe la carrera judicial establecida y vas a la escuela judicial, donde quien aprueba va al juzgado. Sí hay una elección por parte del Parlamento y del órgano del Gobierno (español) de los jueces.

En Italia es más objetivo. Tienen más autonomía e independencia los jueces y fiscales, y hay países que tienen dependencia del poder judicial.

Hay muchos sistemas, éstos son algunos y yo no voy a decir ni mejor ni peor. Aquí la novedad es que se quiere hacer participar a los ciudadanos, pero para que los ciudadanos sientan esa participación también tiene que haber una pedagogía. ¿Qué están votando? ¿Qué estamos votando?

¿Qué significa votar a un juez? Creo que esa labor pedagógica se puede hacer y es responsabilidad política no de un partido político sino de todos, y si no lo entienden, pues estamos mal.

— Pero habrá que trabajar desde la formación de los abogados

— En valores, en conciencia ciudadana, en lo que es ser parte de una comunidad, porque unos tienen algo y otros tienen menos. Insisto, no lo digo señalando a nadie; lo digo porque lo he hecho en mi país y lo haría mil veces.

Equipo jurídico internacional apoya a Bolivia

En abril de este año, el Gobierno anunció la conformación de un equipo jurídico de alto nivel que  acompañará la reforma del sistema judicial del país. El exjuez español Baltasar Garzón, que forma parte de este grupo asesor, aclaró durante su más reciente visita al país que no se trata de una iniciativa que vaya a dar recetas, porque en todo caso, remarcó, se trata de un proceso que tiene que ser ejecutado por Bolivia.

“Para mí, que Evo Morales aborde esta reforma judicial, era necesario. Hubo una primera experiencia en 2010 y los resultados quizás no fueron los idóneos, pero precisamente ahora tenemos que sumar. Supongamos que de aquí a 15 años hay otra opción política que va a cambiar el sistema otra vez y ¿quién paga las consecuencias? Pues el ciudadano”, afirmó el jurista.

Además de Garzón, el Equipo Internacional de Juristas de Alto Nivel está conformado por el profesor exmagistrado Eugenio Raúl Zaffaroni, el penalista Carlos Alberto Binder; ambos argentinos, y el constitucionalista español Roberto Viciano Pastor.

La reforma judicial del país tiene hasta el momento dos acciones visibles. Por una parte, el nuevo Código del Sistema Penal, debatido actualmente en el Legislativo, y la elección de magistrados, un proceso que se realizará el 3 de diciembre aunque sin el consenso de las oposiciones. Los candidatos serán seleccionados el 1 de diciembre por los legisladores.

A principios de junio, en Santa Cruz de la Sierra, se desarrollaron las Jornadas internacionales de reflexión sobre reformas de justicia en América Latina, un evento que contó con la presencia del equipo de expertos que apoya al país y del presidente Evo Morales, quien anticipó que el proceso estará marcado por un debate sobre la “descolonización del derecho para nacionalizar la Justicia”.

Datos:

Nombre: Baltasar Garzón. Nació: El 26 de octubre de 1955.

Profesión: Abogado de la Universidad de Sevilla. Ocupación: Asesor en asuntos legales

Pérfil:

Magistrado español desde 1981 hasta 2012. Reside en Argentina y asesora a varias naciones de la región. Tuvo a su cargo investigaciones sobre delitos de lesa humanidad

  • Angélica  Melgarejo es periodista de La Razón

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia