Animal Político

Los colores del tarifario

Dicen que el colorido tarifario para radiotaxis aprobado y difundido por el Gobierno Municipal de La Paz es una trampa para daltónicos. Basta que usted se distraiga un poco con sus intimidades o con el paisaje y resulta que está en otra zona y, tarifario obliga, debe pagar 3 bolivianos más por la carrera.

La Razón / Exeni / La Paz

00:05 / 21 de julio de 2013

Subo el parque triangular con dirección a la 6 de Agosto. —Son Bs 11, me dice el señor conductor. — Pero siempre pago 8, reclamo. — Si no le gusta, bájese nomás, advierte tras detener la marcha. — Es un abuso, me quejo. — Es el tarifario de la Alcaldía, sentencia. Y me deja en media calle.

Dicen que el colorido tarifario para radiotaxis aprobado y difundido por el Gobierno Municipal de La Paz es una trampa para daltónicos. Basta que usted se distraiga un poco con sus intimidades o con el paisaje y resulta que está en otra zona y, tarifario obliga, debe pagar 3 bolivianos más por la carrera.

La zonificación de la “mancha urbana” es cosa seria. Tanto que las empresas de radiotaxi (sean legales, sean chutas) se han especializado en definir los puntos exactos de transición entre áreas. Y con arreglo a esa especialización y otros humores definen cuánto costará el recorrido.

Así, lo que en esencia debiera ser un ordenamiento que nos proteja, a los usuarios, de las renovadas arbitrariedades en el servicio de transporte público (que de servicio y de público tienen muy poco), puede convertirse en una batalla por la aplicación y, en su caso, la interpretación del tarifario.

Menos mal que hay estrategias para entrar y salir de un radiotaxi en tiempos de tarifario. La primera es contrastar datos. Llame a la línea gratuita 800-13-6666 y pregunte el costo de tal a cual lugar. Luego compare tarifas con la empresa o con el señor conductor. Negocie.

La segunda es no decir nada. Aborde el móvil llevando consigo su tarifario y un mapa de la mancha urbana. Al llegar a destino pregunte con autoridad: “¿son Bs 8, no?” (o el monto que corresponda). Si el conductor discrepa, saque tarifario y mapa. Negocie.

La última estrategia es actuar de hecho. No pregunte nada ni lleve tarifario, pero asegúrese de tener sueltito el monto exacto de la carrera. Al bajar realice el pago por la ventana opuesta al conductor con un firme “Gracias”. Si percibe gruñidos y/o aleteos, corra. Claro que lo mejor, desde siempre —peatones y peatonas—, será prescindir del tarifario y de los radiotaxis. Y caminar, caminar, como esperando octubre.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia