Animal Político

La comisión de admisión cometió un exceso

La suspensión de la Ley del Notariado ha sido un exceso, una disposición contraria a la Constitución y contraria al ordenamiento jurídico; un hecho cometido por una simple comisión de admisión del Tribunal Constitucional, lo que genera incertidumbre en la sociedad boliviana.

La Razón (Edición Impresa) / Marcelo Elío

00:01 / 01 de junio de 2014

No es el Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) en pleno quien ha suspendido la vigencia de la Ley del Notariado Plurinacional, sino una simple comisión de admisión, cuyo trabajo es admitir o rechazar una demanda de inconstitucionalidad. Sin embargo, se han dado el lujo, primero de paralizar la Ley del Notariado. Luego se han dado cuenta que han cometido un gravísimo error y un delito contra la Constitución Política del Estado (CPE) al haber presumido inconstitucionalidad cuando se debió presumir constitucionalidad, han supuesto culpabilidad cuando se debe presumir inocencia, así lo manda la CPE.

Entonces, lamentablemente, han puesto en un estado de indefensión a la ciudadanía boliviana, la cual debe hacer trámites diarios con notarios: para vender o comprar una casa, comprar una moto, vender un auto, para presentarse a un examen de suficiencia, etc. El notario es el que da fe de todos los actos de la población civil.

En ese sentido, lo que hizo esta comisión de admisión del TCP ha sido dejar en la indefensión a la ciudadanía boliviana, además de atentar contra la seguridad jurídica de los ciudadanos y ciudadanas que habitan en el país y necesitan de un servicio notarial todos los días.

En ese entendido, ellos luego se han retractado, no obstante, impiden que se desarrolle el reglamento de la norma que ya está lista.

Entonces, existe un delito muy grave que han cometido. Estamos analizando en las comisiones (de la Asamblea Legislativa Plurinacional) qué corresponden dentro de la Asamblea y en la Cámara de Diputados en particular. Vamos a decidir qué medidas vamos a tomar frente a este hecho que vulnera todo principio democrático y que fundamentalmente atenta a la seguridad interna, específicamente, a la seguridad jurídica del país.

Decir que la ley anterior sigue vigente es otro error que comete esta comisión del Tribunal Constitucional porque esta ley, en sus disposiciones finales, deroga la ley de 1958, es decir que la anterior ley del notariado está derogada y la nueva está vigente en su mayoría, no en las partes que hay que normar, las cuales están pendientes. Por lo demás, la nueva Ley del Notariado está en vigencia, la anterior fue abrogada por completo en cuanto a su utilización. Por otro lado, debemos fundamentar que hay una actitud en que está incurriendo la comisión de admisión, cuando en realidad quien decide si algunos artículos van o no es algo que tiene que decidir el pleno del TCP.

Estamos hablando de una comisión de admisión que tiene que admitir o rechazar la demanda, nada más. No puede tomar una medida cautelar cuando no hay motivo para ello, a no ser que se trate de un tema que cause convulsión social o sea una ley peligrosa para la sociedad, ahí sí puede tomar una medida cautelar, pero en este caso no puede hacerlo bajo ninguna circunstancia.

Esta situación ha creado una desconfianza general en la ciudadanía boliviana, en los legisladores y también en toda la Asamblea Legislativa Plurinacional porque nuestras leyes están corriendo un serio peligro, pues están buscando cualquier pretexto en el afán de inviabilizarlas, e inclusive de anular la capacidad legisladora que tenemos. Eso ha creado mucha desconfianza y puede crear mayores problemas aún.

Ha sido un exceso (la actuación de la comisión de admisión del TCP), además de ser una disposición contraria a la Constitución y contraria al ordenamiento jurídico boliviano, se ha seguido con prevaricato y otros temas que se constituyen en verdaderos excesos que ha cometido una simple comisión de admisión del Tribunal Constitucional, lo que genera incertidumbre en la sociedad boliviana.

La situación entonces es la siguiente: por un lado se emiten un auto que dice que no habría una ley, y por otro, un segundo auto que dice que la ley continúa vigente; empero, también se señala que no son vigentes determinados artículos ni la reglamentación de la ley. Con esto último están inviabilizando la ley y por tanto generando inseguridad jurídica en la ciudadanía que requiere de ese servicio notarial diariamente. Por todo esto es que hay preocupación y lógica molestia de sectores de la población y también de nosotros.

Ahora estamos analizando el tema para tener una posición en conjunto las dos cámaras y las comisiones respectivas. Estamos viendo qué vamos a hacer respecto a esta arbitrariedad e ilegalidad que comete el Tribunal Constitucional en su comisión de admisión.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia