Animal Político

La confrontación debilitó y fracturó a la oposición

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                      Es fuerte de carácter, pero lloró el día de su posesión: el 12 de enero. Recibió a Animal Político al mediodía del viernes, en medio de su agenda que incluía el Viernes de Ch’alla. A más de un mes de sus nuevas funciones, cree que la oposición sufre sus males por fracturas internas y su ímpetu de confrontación con el Movimiento Al Socialismo (MAS).

La Razón / Paulo Cuiza Salazar es periodista de La Razón / La Paz

00:00 / 19 de febrero de 2012

Defiende el proceso de cambio y dice que la violencia desatada en Santa Cruz en 2008, con la toma de instituciones y un intento de golpe de Estado, forjó su talante en la política. Es sobrina de Jorge Vásquez Viaña, alias el Loro, uno de los primeros comunistas en ponerse a disposición del guerrillero Ernesto Che Guevara en su incursión en tierras bolivianas. De ahí tal vez nazca su sangre izquierdista, aunque dice que en su familia existen varias posturas ideológicas.

Su vida cambió desde que asumió la Presidencia de la Cámara de Senadores por las horas de trabajo. 

El día de su elección, ¿qué le dijo el Presidente?

— Me felicitó y me dijo que tenía la confianza en que se pueda, con la Presidencia, pero también a través de un esfuerzo colectivo de la bancada (del MAS), hacer un buen trabajo este año.

¿Cómo se dio su elección? ¿Por qué se decidió cambiar a René Martínez? Se habló de que hubo una disputa con el expresidente.

— Eso no es cierto, son chismes mediáticos. Siempre he tenido una buena relación de cooperación mutua con el senador Martínez. He tenido una relación muy cercana en los últimos dos años, que no se ha modificado con mi elección. Él tuvo una primera gestión muy esforzada (...). Las personas se prueban en momentos difíciles, y ese primer año fue muy difícil. Yo respeto mucho el trabajo del senador Martínez.

— ¿No fueron las observaciones al trabajo de Martínez que promovieron su reemplazo, tomando en cuenta que había una corriente que apoyaba su reelección?

— Había sectores dentro de la bancada del MAS que planteaban su reelección y otros el cambio. Había una corriente que pedía el cambio por la equidad de género y René Martínez tuvo una actitud muy sana de declinar su candidatura y dar paso a otras posibilidades.

— ¿Le sorprendió ser elegida como Presidenta del Senado?

— Se lo voy a decir en términos muy claros: yo no hice absolutamente ninguna campaña para que apoyen mi nombre, creo que fue una decisión democrática, como debe ser la democracia interna, y el MAS una vez más demostró que lo que dicen afuera no es cierto; hay una democracia interna y tanto en mi elección como la de Rebeca Delgado (presidenta de la Cámara de Diputados) esos procesos se decantan y surgen esas posibilidades.   

— El día que fue electa, ¿qué fue lo primero que le vino a la mente?

— El miedo sano de estar a la altura de lo que requiere este momento histórico; el miedo que no paraliza, sino que impulsa a ser rigurosa conmigo y a cumplir los anhelos de la gente.

Dos mujeres al frente de la Asamblea Legislativa. ¿Qué le parece? ¿Las mujeres al poder?

— Creo que es la demostración palpable de que nuestro país está cambiando. Así como un Presidente indígena en 2006 cambió nuestras vidas, creo que la posibilidad de que dos mujeres estén en la cabeza de ambas cámaras también cambia nuestras vidas, miradas y formas de hacer política. Ahora existe en el Senado más del 50% de mujeres en espacios de titularidad; es otra demostración de que es otra Asamblea y no el viejo Congreso.

¿No advirtió machismo tras su elección?

— Para nada. He sentido mucho respaldo y no sólo de mi bancada. También una actitud positiva de parte de la oposición en relación a mi Presidencia. En la directiva somos la mayoría mujeres; de seis, cuatro somos mujeres, y eso demuestra que no sólo se trata de un cambio superficial, sino de un empoderamiento de las mujeres de los derechos constitucionales que plantean equidad.

— ¿Cuáles serán los lineamientos de su gestión?

— El primero es profundizar los mecanismos de participación ciudadana; la construcción del Estado Plurinacional no es un tema que hace sólo a los que estamos en función pública, sino que es responsabilidad de todos y de todas, mujeres, hombres, niños, del campo y de la ciudad. Y lo primero que me he propuesto es que sea una gestión de puertas abiertas; la gente necesita ser escuchada, ser parte en lo concreto de este proceso. El segundo lineamiento tiene que ver con la eficiencia que el Estado requiere en la gestión pública. Estoy orgullosa de que Santa Cruz esté como cabeza del Senado y creo que ése fue otro de los temas determinantes para mi elección.

— Su elección significa un “guiño” al oriente boliviano.

— Hay una lógica de que hemos vencido la existencia de dos visiones de Bolivia; sólo hay un proyecto nacional liderado por el presidente Evo Morales, y Santa Cruz es parte importantísima de ese futuro y presente; es una señal clara de que ya no existen dos visiones.

— ¿Qué se va a hacer con la oposición? Ellos siempre reclaman que se los tome en cuenta en la aprobación de leyes.

— Ojalá tengamos una oposición más propositiva. La confrontación, en lugar de cohesionar a la oposición, la ha debilitado más y la ha fracturado; ese intento de ir contra ruta de la historia, de un proyecto político de características nacionales, lo único que le ha ocasionado es mayor debilitamiento, mayor fraccionamiento.

— Entonces, ¿qué es lo que debe hacer la oposición?

— Ojalá dé un viraje hacia una lógica más propositiva y menos confrontacional, y, por supuesto, que habrá desde el MAS y esta Presidencia una actitud abierta a recoger propuestas.

— Al igual que hay asambleístas del MAS propositivos, también hay aquellos que sólo levantan la mano para la aprobación de las leyes. ¿Es una cuestión que se tiene que resolver internamente?

— He estado dos años acá y todos han aportado en la construcción de las normas que hemos aprobado. Lo de “levantamanos”, yo no lo acepto, me parece una calificación peyorativa y a veces hasta discriminadora. Hay algunos que son más mediáticos, que se visibilizan más, pero no quiere decir que el que no aparece en los medios no está trabajando.

— La Cumbre Social de Cochabamba (en enero de este año) ha dado un mandato a la Asamblea Legislativa: aprobar 72 leyes. ¿Es posible cumplirlo?

— Es nuestro propósito que se cumpla esa ruta señalada por el Encuentro Plurinacional, que al final de esta gestión podamos aprobar esas leyes a favor de la población. Una cosa que hay que destacar del encuentro social es su diversidad en términos cualitativos; el empresariado boliviano que tenía una actitud distanciada ha mostrado interés por proponer cosas al país y, por supuesto, que sus propuestas serán tomadas en cuenta, y las 72 propuestas de ley van a ser agendadas y tratadas en la Asamblea Legislativa. Algunas ingresarán por Diputados; otras, por el Senado, y trataremos de hacer un intenso trabajo sin perder de vista la participación de esos sectores en la construcción de las leyes.  

— ¿Qué leyes priorizarán en la Cámara de Senadores?

— Tenemos una agenda que se irá ajustando para el año entero. Hasta finales de marzo se va a priorizar el tratamiento de al menos seis o siete normas; algunas son propuestas del encuentro plurinacional, otras venían siendo tratadas en años anteriores, como la Ley de la Madre Tierra, y otras que hacen a necesidades puntales como la que remitió el Órgano Ejecutivo, que es la Ley de Utilización de las Reservas Internacionales Netas (RIN).

A manera de autocrítica, ¿qué hace falta para profundizar o fortalecer el proceso de cambio?

—Está claro que este proceso ha sido capaz de transformar la realidad del país; lo que necesitamos es ampliar la base social que sustenta al proceso. Incluir. Si bien tenemos el respaldo del 64 o 67% de la población, ese respaldo tiene que traducirse en la inclusión de más sectores y ciudadanos. Hay desafíos, como la industrialización, la diversificación del aparato productivo o dejar de ser un país primario exportador.

Perfil

Nombre: Gabriela Montaño Viaña Nació:02-12-1975 Profesión:Médica Cargo:Presidenta de la Cámara de Senadores

ActivistaDesarrolló su actividad política desde la vida universitaria. Integrante del Comité Organizador del Encuentro Social Alternativo, creado en 2003. Trabajó en instituciones como el CEJIS. Entre 2007 y 2009 fue nombrada Delegada Presidencial para Santa Cruz.

Estudió Medicina en la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), pero egresó de la Universidad Nuestra Señora de La Paz. Dice que desde colegio (Alemán de Santa Cruz) tuvo una postura política de izquierda que la construyó desde la familia. Recuerda que desde su época de universidad estuvo ligada a los movimientos de mujeres que existen en Bolivia, en cuanto a la reivindicación de sus derechos y de la construcción de un Estado que incluya a la mujer. En 2007 fue delegada presidencial.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia