Animal Político

Un decreto para recordar al litoral

Las nueve unidades departamentales de Bomberos llevan nombres de poblaciones del Litoral boliviano.

La Razón (Edición Impresa) / josé álvarez S. es oficial de la Policía, Jhosmane rojas P. es historiador

00:00 / 27 de junio de 2018

La necesidad de mantener la memoria histórica de la sociedad latente generalmente suele transitar por una catarsis de autorreconocimiento de episodios históricos, que suelen ser modificados, transmutados u olvidados. Bajo la coyuntura de la demanda marítima, la memoria delos héroes del Pacíficoy específicamente las de vigías, comisarios, capitanes de puerto e intendentes o policías de sable, rememora este evento, aún doloroso para todos los bolivianos que, como mandato constitucional y de honor, no se ha renunciado al derecho de retorno a las costas del océano Pacífico.

En la medida de esta coyuntura marítima y buscando reforzar la memoria histórica de la población, y como un gesto de agradecimiento a aquello héroes policiales que enfrentaron en primera línea los embates de la invasión chilena del departamento boliviano del Litoral, se impulsó la aprobación del Decreto Supremo 3533 del 18 de abril del presente año, como una manera de mantener latente esa valiosa memoria histórica de las principales poblaciones del Litoral boliviano.

Así, las direcciones departamentales de Bomberos de los nueve departamentos del Estado Plurinacional llevarán como denominativo el nombre de una población del exdepartamento Litoral; por ello, Calama, Antofagasta, Caracoles, San Pedro de Atacama, Chiu Chiu, Mejillones, Conche, Tocopilla y Cobija son los nombres que, desde la promulgación del referido decreto supremo, llevan las unidades de Bomberos de la Policía Boliviana.

La primera Dirección Departamental de Bomberos es la de Oruro, denominada “Calama”, en consideración a la faceta defensiva que la población de Calama desempeñó en los primeros meses de la invasión chilena al Puerto de Antofagasta y la epopeya de la batalla del 23 de marzo de 1879, cuando un puñado de combatientes bolivianos escribió con su sangre una página de valor y sacrificio, en defensa del Litoral boliviano.

La segunda es la de La Paz, como “Antofagasta”, en memoria del puerto que a partir de 1873 fungiría como capital del departamento del Litoral, ello a consecuencia del maremoto que destruiría Cobija y Mejillones. De igual manera, con relación al latente crimen perpetrado por tropas chilenas, en la invasión del puerto el 14 de febrero de 1879.

La tercera está en Potosí, denominada “Caracoles”, en memoria del rol minero de la plata y el impulso que representó en el circuito comercial para la región y el mundo. El segundo Cuerpo de Bomberos del Litoral se creó en Caracoles.

La cuarta dirección es de Cochabamba, como “San Pedro de Atacama”, recordando el rol de empuje comercial que esta población desempeñó durante el auge de la plata y el cobre; así como la recuperación momentánea que el coronel Rufino Carrasco logró, junto al Destacamento Francotiradores, en la coyuntura de la Guerra del Pacífico.

La quinta es la de Tarija, bajo el nombre “Chiu Chiu”, rememorando el empuje agrícola y de tránsito comercial que la población brindaba a las caravanas de bolivianos en su tránsito entre el desierto de Atacama y la costa boliviana. Chiu Chiu también se distingue por ser la primera población en recibir a los defensores de Calama en la retirada del 23 de marzo, así como a las tropas del coronel Rufino Carrasco.

La sexta es Chuquisaca, con el denominativo de “Mejillones”, en honor al impulso de la economía del guano y del salitre durante los primeros años de explotación minera, del Estado boliviano y de la esperanza depositada en ella, con el ansiado ferrocarril Mejillones-Oruro y las ansias de establecer un nuevo polo económico en la región.

La séptima es la de Santa Cruz, como “Conche”, por el rol agrícola y de tránsito desempeñado en la cuenca del río Loa, en el agreste territorio del despoblado de Atacama.  

La octava está en Beni, denominada “Tocopilla”, establecimiento portuario bajo la jurisdicción del Puerto Lamar, que tuvo un rol importante en la coyuntura de la Guerra del Pacífico, al ser el puerto por donde se internaron armas y municiones para la defensa de Calama.

Finalmente, la novena Dirección Departamental de Bomberos es la de Pando, como “Cobija”, ello por la importancia del primer Puerto Mayor de nuestro Estado, primera capital del departamento de Litoral, último reducto de los bolivianos expulsados del Puerto de Antofagasta, Mejillones y Tocopilla en febrero y marzo de 1879, por tropas chilenas.

Ante ello, el Decreto Supremo 3533 se maneja bajo la línea de mantener viva la memoria de la población boliviana, en referencia a su departamento de Litoral y desde las unidades de Bomberos de los nueve departamentos rememorar al Cuerpo de Bomberos de Antofagasta y Caracoles, los primeros que se conformaron en Bolivia, en el siglo XIX.  

Esto se hizo en memoria de nuestro departamento de Litoral.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia