Animal Político

En defensa de Desirée

En los agachaditos. Esto es común en las calles de la ciudad. Lo que no es común (bueno, deja de serlo) es que una autoridad gubernamental pueda estar disfrutando de esas comidas. El martes, en la avenida Panorámica de El Alto, el viceministro de Educación, Armando Terrazas (con celular), no traicionó a sus antojitos.

En los agachaditos. Esto es común en las calles de la ciudad. Lo que no es común (bueno, deja de serlo) es que una autoridad gubernamental pueda estar disfrutando de esas comidas. El martes, en la avenida Panorámica de El Alto, el viceministro de Educación, Armando Terrazas (con celular), no traicionó a sus antojitos.

La Razón / La Paz

00:03 / 01 de abril de 2012

Si bien la concejala suspendida Desirée Bravo dijo que no sintió ninguna “mala intención” en los toqueteos obscenos que sufrió de parte del alcalde de Santa Cruz, Percy Fernández, gran parte del país repudió esa actuación de la autoridad, quien, no obstante, se disculpó de manera poco convincente.

“Le pido disculpas por un gesto torpe que pudo dar lugar a las más malitencionadas, despiadadas, ofensivas y denigrantes interpretaciones”, escribió en un comunicado público difundido el viernes en los diarios cruceños. Excusas, como si el común de los bolivianos hayan sido mal pensados al expresar su indignación ante la acción de Fernández.

Mientras Bravo se dirigía al público, el Alcalde le puso la mano en el trasero una y otra vez, incluso besó la mano de la concejala cuando intentó deshacerse de ese toqueteo... y hasta sonreía con sarcasmo ante la gente que lo circundaba en el lugar.

Las imágenes de la televisión mostradas el jueves fueron evidentes, pero, un día después, Fernández arguyó que con Bravo se conoce desde hace 20 años en las “lides políticas”. Más cínico, dijo en el mensaje que “además de las distancias generacionales (...), podría ser, en sentido amplio, su padre”.

Lo cierto es que la justificación sobró ante semejante atrevimiento. Sin embargo, mucha gente consideró comprensible ese “gesto”, como también llamó el Alcalde, tomando en cuenta que el “loco” de Fernández ya tiene acostumbrados a muchos con cada cosa que le sale de la boca, como cuando le dijo “cara de dengue” a una periodista y “cojudo”, “criminal”, “burro”, “pendejo”, “carajo”, “mierda”, “rebuzne” y más a otro periodista.

No es de cuerdos ni locos queridos, como aparentemente lo tratan en Santa Cruz, comportarse así. Aquél es una autoridad y como tal tiene límites en su relación con los ciudadanos. La actitud, que denigra a la mujer y a Bravo (aunque ésta no lo considere así), debería ser sancionada política y legalmente.

El editor

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia