Animal Político

Una defensa intransigente del piropo a la mujer

Hoy que el feminismo campea es hasta un pecado dar un piropo. Claro un piropo, no una sarta de obscenidades... eso también hay que dejar claro y transparente.

La Razón (Edición Impresa) / Erick Ortega / La Paz

00:04 / 04 de abril de 2016

Confieso que no nací de una probeta. Tengo madre, hija y novia. Confieso, también, que detesto a los pedófilos, depravados sexuales y demás brutalidades masculinas que, a veces, me hacen aplaudir a la justicia por propia mano. Escribo esto porque me gusta empezar con la idea clara, burbujeante y transparente como la cerveza Paceña.

Pero, si digo que una chica es linda es porque mis ojos la ven linda y punto. No la acoso, no quiero violarla ni estoy invadiendo su espacio con mi visión patriarcal y falocéntrica (uy, qué horribles palabras). Ni siquiera, diría yo, es falta de respeto.

Hoy que el feminismo campea es hasta un pecado dar un piropo. Claro un piropo, no una sarta de obscenidades... eso también hay que dejar claro y transparente. Sí, éste es un siglo de mujeres. Ejemplo, tengo dos jefas máximas que son lindas y a ellas les debo respeto, como a cualquier persona capaz que se debe juzgar más allá de lo que lleven, o no, bajo la cintura.

Y sí, hace casi un siglo Adela Zamudio escribió aquello de Nacer hombre. Entonces ellas no votaban y eran relegadas a la sombra del varón. Aplaudo y hago barra con pompones porque ellas han conseguido logros en un mundo difícil. Y hay que seguir luchando por vivir en un mundo mejor, tanto para ellas como para nosotros. Eso dicen que se llama equidad.

¿Por qué escribo esto? Porque la radicalidad indica que ahora abrir la puerta a una dama es insultarla diciéndole que es incapaz y regalarle flores puede ser sinónimo de compra. O sea mejor no respiremos porque todo lo que hagamos será usado en nuestra contra. ¿Qué dirían ellas de los hombres que en el Titanic decidieron salvar a los niños y a las mujeres, primero?

Pero como la realidad causa risa real, he de decir que conozco de feministas que pueden quemar calendarios de Las Magníficas y organizar fiestas con strippers. Las mujeres fuertes no hablan de conseguir nuevos espacios, ellas toman al toro de la sociedad por los cuernos. Las brillantes, las luchadoras siempre van a sobresalir. Igual debería ser con los varones.

No me gustas cuando callas y tampoco debo gustarte cuando me trago las palabras. Por eso, cuando vea que estás linda voy a decirte con palabras y hechos. Así, con el respeto y la admiración debida hago esta defensa intransigente  del piropo a la mujer.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia