Animal Político

‘La descolonización no penetró la voluntad de todo el Gobierno’

 Félix Cárdenas Aguilar

Félix Cárdenas.

Félix Cárdenas.

La Razón / Ricardo Aguilar Agramont

00:03 / 26 de agosto de 2012

Félix Cárdenas es viceministro de Descolonización desde 2010. En una charla con La Razón admite que muchos de los obstáculos que perjudican el avance del proceso de descolonización en el país tienen que ver con las acciones dentro del mismo Gobierno y dice que la mentalidad en los ministerios sigue colonizada, aunque también destaca los logros. La autoridad repasa la ejecución de políticas vinculadas al asunto.

— Los analistas dicen que el concepto de descolonización no es claro. ¿Cómo se define esta noción?

— No hemos logrado definir eso. Parece que fuera una enfermedad eso de querer tener conceptos ya definidos. Hay muchas miradas; una dice que se trata de asumir que Bolivia es un Estado colonial y la tarea es desmontar (ese sistema de cosas) y ponerlo en crisis. Si no reconocemos que Bolivia es un Estado colonial no vamos a poder descolonizar. Para otros (el concepto) es recuperación y fortalecimiento de la identidad. No se trata de voltear a Isabel La Católica, sino recuperar identidad en la espiritualidad, la cultura, la política, leyes, instituciones y otros.

— ¿Cuáles son las mayores dificultades que obstaculizan este proceso?

— Es el Estado colonial, racista y patriarcal lo que hace que no se puedan hacer cambios suficientes, aparte de maquillar los problemas. A veces también se choca con la mentalidad de los ministerios y los ministros. Desde el año pasado ya deberían haber aplicado acciones descolonizadoras, como dice la ley, pero justificando la falta de presupuesto no lo hacen.

Sin embargo, el obstáculo mayor es que no se está entendiendo desde el Gobierno que los tiempos políticos no son eternos y que lo que hay que hacer en este momento es descolonizar. Carreteras, industrias... se pueden hacer siempre, pero la descolonización sólo se puede hacer ahora a través de la predisposición de la sociedad, y eso no se está comprendiendo. Los bolivianos podrían desencantarse: la descolonización no ha penetrado en la voluntad política de todo el Gobierno.

— ¿Cuáles son los lugares neurálgicos de la colonialidad?

— Nosotros vemos cuatro nudos de colonialismo: educación, religión, Fuerzas Armadas y Policía, y las leyes.

— ¿Cuáles son los avances concretos en las Fuerzas Armadas?

— Las Fuerzas Armadas están trabajando mucho en este sentido en sus instancias de formación de cadetes, incluyendo incluso la materia de tiwanakología (sic) en su pénsum. Además, se está discutiendo (la idea de introducir) dos años de servicio militar obligatorio en función de la descolonización. Creemos que sería una cosa buena porque es la gente de provincia la que presta este servicio como un requisito para “bolivianizarse”. Las Fuerzas Armadas podrían cumplir este rol después de cambiar sus conceptos de patria, de soberanía, etc. Necesitamos unas Fuerzas Armadas más de pueblo, que formen al hombre nuevo en dos años, con una educación planificada.

— ¿Los otros nudos de colonialidad?

— La educación es lo más duro que tenemos. La educación, por inercia, no quiere cambiar. (En este aspecto) tenemos muchos escollos, pero, sobre todo, una organización magisteril que se opone a cualquier cambio. Los maestros pueden ser marxistas, trotskistas, lo que sean, pero fundamentalmente son los transmisores de la ideología colonial. Hay que hacer un cambio al currículo, pero son muy conservadores; es el hueso más duro de roer.

— ¿Se está haciendo algo en la educación superior?

— Con las universidades públicas es imposible, porque a nombre de la autonomía no quieren que se les cambie nada y así se socapa la corrupción. En cambio, en las universidades privadas se ha visto predisposición y están cambiando sus currículos.

— ¿Y la religión?

— Estamos haciendo matrimonios plurinacionales con el objetivo de desestructurar el matrimonio burgués, que es la piedra fundamental del patriarcado. Esa forma de familia no sirve para construir lo plurinacional.

— ¿Cómo se puede cambiar ese nucleo familiar?

— Para comenzar, vemos que el Código de Familia es totalmente machista. Este año estamos trabajando para hacer un nuevo código de familia y haciendo matrimonios al modo de las culturas de las tierras bajas del oriente.

— ¿En las leyes?

— Se ha avanzado en la forma de elección de autoridades... (La democracia representativa), como se quiera, que ha sido cuestionada, no va a poder borrarse; la gente siempre va a querer votar. Se habrá elegido mal... es ya otro tema; el punto es descolonizar las leyes. Se está trabajando una línea para trabajar con la estructuración jurídica sin llegar a entrometerse con el Órgano Legislativo.

— ¿Qué se está haciendo para la descolonización del Órgano Ejecutivo?

— En ese espacio se está implementando una lucha contra el racismo, con un plan nacional de acción contra la discriminación; claro que esto no va a servir de nada si los ministerios no incorporan en su Programa Operativo Anual (POA) espacios de descolonización. Como dice el presidente Evo Morales: “Hay que descolonizar el Estado desde el Estado”.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia