Animal Político

La doctrina Obama

Giros de la política de Estados Unidos

La Razón / Carlos Antonio Carrasco

00:00 / 12 de febrero de 2012

Aquel excelente analista que semanalmente aparece en el conocido programa GPS de CNN, Fareed Zacaria, ha tenido el singular privilegio de concertar una entrevista exclusiva con el presidente Barack Obama en este tiempo preelectoral, precisamente cuando el candidato a su propia sucesión debe hacer un sincero balance de  su gestión en la Casa Blanca. Naturalmente, Zacaria abordó temas referidos a la política externa de Washington, que es su especialidad.

Los recaudos subrayados nos brindan la oportunidad de repasar las líneas maestras de lo que podría denominarse la doctrina Obama. Ellas difieren profundamente del enfoque de sus predecesores y, obviamente, influirán en el futuro cualquiera sea el resultado de las elecciones de noviembre 2012.

Partiendo de la premisa de que antes de 2008, durante más de una década, Estados Unidos dilapidó su poder y prestigio en la invasión a Irak, Obama redujo allí la presencia militar estadounidense de 142 mil efectivos a cero. A la inversa, en Afganistán incrementó su poderío bélico en una activa cruzada contra el terrorismo, en donde Al Qaeda encontraba un santuario seguro en las montañas afganas. Su empeño, que se extiende a Pakistán, particularmente por la duplicidad de su estamento militar, aún no ha terminado. Los drones (aviones bombarderos no tripulados) liquidaron la mayor parte del alto mando de Al Qaeda, que culmina su hazaña con la ejecución a sangre fría de Osama bin Laden.

Obama explica su doctrina enfatizando que Estados Unidos debe promover misiones colectivas dejando la arrogancia y reconociendo sus límites en términos de recursos y de capacidad. Está consciente de la imparable emergencia de países como China, India y Brasil, lo cual apoya su enfoque multilateral que consiste en escuchar a otros, comprendiendo su orgullo nacional, sus intereses e incluso sus “egos”.

Otro aspecto inédito es la conducta estadounidense observada durante la invasión a Libia. Como sus intereses elementales no estaban en juego en  la Jamahiriya, Obama cedió la iniciativa del ataque a otras potencias para que actúen poniendo sus tropas, su dinero y su tecnología. A eso se llama “dirigir desde atrás”.

A través de laboriosa diplomacia se consiguió que Rusia y China, amigos de Irán, concordaran con las sanciones impuestas por el Consejo de Seguridad. Al presente, esas medidas parece que comienzan a dar frutos a tal punto que el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, por el momento, está conteniendo un ataque largamente planeado contra Teherán.

También se constata la prudente posición observada frente a sus socios en desgracia asediados en la tormenta de la “primavera árabe” en Túnez y Egipto, cuando Estados Unidos se trepó al lado correcto de esa ola histórica.

En cuanto al conflicto palestino-israelí, Obama comprende que las circunstancias políticas impiden, por ahora, un acuerdo basado en la convivencia de dos Estados: uno judío y otro árabe, porque en Israel gobierna una coalición conservadora y, al frente, los palestinos se encuentran divididos en cuanto a opiniones.

Con respecto a Irán, hay que añadir que las tensiones existentes no dejan un corredor para la negociación sobre su programa nuclear y afectan negativamente el costo del petróleo. Si esa situación persiste, no se descarta una intervención militar. Ésa es una contingencia para la que se preparan todos los lados involucrados.

En otro nivel, se han mejorado las relaciones con Rusia, pese a sus diferencias respecto a la cuestión siria. También se han intensificado los vínculos con la India y hay una relación de trabajo constructivo con Turquía, sin dejar de mencionar los históricos lazos con sus aliados europeos.

Pero los pasos más atrevidos en la política exterior de Obama se han dado en dirección al Asia. Esto se debe a que el centro del poder económico global se ha trasladado a esa región. En efecto, se calcula que en diez años tres de las cinco economías más grandes estarán en Asia: China, Japón e India.

Por ello, Obama, cuando visitaba Australia, declaró paladinamente que “Estados Unidos es una potencia del Pacífico y estamos aquí para quedarnos”. Desde Oceanía hasta Myanmar (la antigua Burma) la diplomacia americana trabaja arduamente, y compite con China espacios geopolíticamente importantes.

Lamentablemente, en el esquema de la doctrina Obama, aparte del Brasil, cuyo dramático despegue nadie discute, el resto de América Latina y el Caribe, no tiene cabida, ni en los proyectos más quiméricos de la estrategia global estadounidense.

¿Se quiere decir que  el denominado “patio trasero” es tan inocuo, tan profundamente marginal, que resulta superfluo tomarlo en cuenta? o ¿será que se le ha confiado a Brasil el rol de big brother para monitorear y controlar un área de permanentes conflictos internos con poblaciones ingobernables? En cualquier caso, es una ausencia que sin asombrar, alarma por su indiferencia.

Alternativas para conflictos del planeta

En el blog del analista de CNN Fareed Zacaria se plantean las siguientes alternativas del peor o mejor escenario de los puntos más calientes de la política internacional para 2012. En el caso de Irán, la mejor salida sería un congelamiento de su proyecto nuclear bajo la inspección de la ONU; mientras que el peor horizonte presupone un enfrentamiento naval con Estados Unidos en el Golfo Pérsico.

En cuanto a la crisis económica europea, las dos opciones son: que se implemente un rigor fiscal que evite la recesión y cada país soporte con austeridad un balance de sus presupuestos, o que suceda una fragmentación del euro y la congelación del crédito, cosas que provocarían una nueva recesión global.

En relación a Afganistán, está la posibilidad de que los talibanes y el gobierno afgano acuerdan compartir un gobierno único; o que estalle una sangrienta guerra civil que arrastre a Pakistán y a los Estados Unidos.

En el caso iraquí se entreven las siguientes alternativas: que la democracia se estabilice y este país se convierta en la base económica y política del Medio Oriente; o que Irak se hunda en una cruenta guerra civil mientras el mundo señale a Obama culpándolo por haber retirado sus tropas de manera prematura.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia