Animal Político

El encierro le marcó la vida

carlos böhrt iraHola

Carlos Böhrt Irahola

Carlos Böhrt Irahola Foto: Pedro Laguna

La Razón / Milenka Villarroel

00:00 / 26 de febrero de 2012

Lás orureño que el api. Así se considera Carlos Böhrt Irahola a pesar de ser hijo de un alemán y criado por otro, su abuelo Fidel, que emigró al país a principios del siglo XX atraído por el auge de la minería.

“Hubiera preferido apellidar López u otro apellido más común y fácil de escribir”, dice. Arguye que así se habría ahorrado muchos problemas en su vida y su carrera política.

Fue diputado y, más tarde, senador por Poder Democrático y Social (Podemos), concejal por Alianza Patriótica y prefecto de Oruro durante el último gobierno de Hugo Banzer.

El ahora docente universitario y consultor particular confiesa que vive una vida más tranquila de la que vivió a los 19 años, cuando empezaba la universidad. Esa época cambió el rumbo de su vida. “A fines de los 60 y principios de los 70, yo era como un joven cualquiera de clase media;  me gustaba ir a las fiestas, el rock y la música disco. Pero en la universidad me enfrenté a otro mundo, influido por el marxismo, empezaba la dictadura de Hugo Banzer”.

Recuerda que en las aulas aún estaba muy fresca la memoria de Ernesto Che Guevara y la muerte de Inti Peredo (que combatió junto al guerrillero), y que varias fuerzas políticas (de tendencia socialista) quisieron reclutarlo entre sus filas, entre ellas el Ejército de Liberación Nacional (ELN). “Cuando sobrevino la debacle del ELN, varios de sus militantes y dirigentes fueron reprimidos y asesinados. Yo fui testigo del asesinato de dos de ellos. Quizás por eso, sin ser todavía militante, tuve que soportar dos años de prisión”.

Aquel joven mimado por sus abuelos y acostumbrado a la comodidad, pasó entonces por la angustia del encierro y albergó en su corazón odio e impotencia. “En la prisión me vi obligado a conocer la ‘crema’ de los políticos de izquierda y entré a la política por inercia. Si no fuera por ese incidente, quizás mi vida hubiera sido otra”.

Al salir libre (gobierno de Luis García Meza), tuvo que vivir exiliado en México, donde obtuvo una maestría en Ciencias Sociales.

El amor llegó a su vida hace 27 años, con la chaqueña Silvia Chávez. Tiene tres hijos: Andrea, que estudia Cirujía Reconstitutiva; Miguel Ángel, que será ingeniero; y Jaqueline, que cursa el último año de colegio. Con ellos, compartió otro momento especial: el representar a Bolivia como embajador en la República Popular de China.

“La experiencia fue muy dura, porque entre las culturas asiática y occidental (de la que formamos parte nosotros) hay un foso muy grande y difícil de atravesar por el idioma. Yo no lo hice, me quedé al borde o en medio de él, pero fue enriquecedor absorber lo mejor de una cultura que en ese momento despegaba para llegar a convertirse en una potencia mundial”.

Para mantenerse sano y en forma, disfrutaba mucho de trotar temprano en las mañanas, pero debido a una tendinitis en el pie ahora hace largas caminatas.

En su hogar, le gusta ver películas de ficción o mitología griega, y para comer prefiere los mariscos o un jugoso bife chorizo con un buen vino. De su tierra natal, Oruro, extraña los chorizos hechos con carne de llama y dice que “nada como el cordero mecheado”.

Perfil Nombre: Carlos Böhrt Irahola Nacimiento: 06-03-1952 Ocupación: Consultor y docente universitario Consultor Es licenciado en Derecho, Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Técnica de Oruro (UTO), y tiene una maestría en Ciencias Sociales de Flacso-México. Es autor de libros y ensayos de derecho constitucional y es docente de la Universidad Mayor de San Andrés y de la Universidad Andina.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia