Animal Político

El excedente y su papel en el crecimiento económico

El modelo está construido de tal manera que el excedente económico sea captado en la producción y en la circulación, pero para esto debe organizarse la producción o la propiedad de los medios de producción.

La Razón / Efraín Huanca

00:03 / 01 de septiembre de 2013

El nuevo modelo económico, social, comunitario y productivo vigente desde 2006 tiene como un elemento central la noción de excedente económico y el papel que puede desempeñar en la conformación y el funcionamiento de la nueva matriz productiva.

El excedente económico es una noción que tiene una gran importancia tanto en la teoría económica como en la política. El excedente económico es el sobrante del producto social una vez deducidos los pagos hechos a los trabajadores productivos y la producción precapitalista de los cuentapropistas. Es decir, se trata de la parte del producto social que se apropian las clases no productivas. El producto social tiene una gran similitud con el Producto Interno Bruto (PIB), que cuantifica la producción de un país considerando la totalidad de las actividades económicas que abarcan la producción y el mercado, esto es la generación de valor en la producción y la circulación de las mercancías en el mercado hasta que llegue a su destino final ya sea éste el consumidor final u otra vez la producción bajo la forma de materias primas o bienes de capital.

En ambas esferas se genera plusvalía, pero en la esfera de la circulación, además, se consideran los pagos de los salarios, los diferentes tipos de impuestos y regalías (y otros pagos). Todo este conjunto de elementos llega a conformar el excedente económico. Entonces, el excedente económico puede ser captado tanto en la producción como en la circulación.

Una determinada sociedad se organiza para producir las mercancías que son necesarias para el consumo de la población, para lo cual tiene que organizar la producción y la distribución de lo producido, razón por la que se trata siempre de una producción concreta en su desarrollo histórico.

El modelo económico tiene como una de sus características principales la construcción de un Estado que participa activamente en la economía y redistribuye el excedente económico tanto a las iniciativas productivas, públicas y privadas, como a la población, con el objetivo de dinamizar la demanda interna y generar capacidad de compra en la población y así crear las condiciones para la construcción de la matriz productiva.

Inicialmente, el modelo está construido de tal manera que el excedente económico sea captado en la producción y en la circulación, pero para esto debe organizarse la producción o la propiedad de los medios de producción (maquinaria, equipo, materias primas, insumos y fuerza de trabajo), dado que esta primera distribución determinará el lugar donde se captará el excedente económico.

Luego, se procede a organizar los resultados de la producción productiva, que se refiere a la magnitud del valor nuevo generado (valor agregado) en la producción, consistente en los salarios y la plusvalía (y en una menor cuantía los impuestos indirectos a la producción). También, la organización cubre a la esfera de la circulación en la que se encuentran las actividades de servicios y los diferentes impuestos y regalías.  

Es decir, la apropiación del excedente económico está correlacionada con la primera organización de la producción y de la circulación de las mercancías. En ese sentido, para la captura del excedente económico directamente en la producción se crean o recuperan las empresas públicas; si esto no ocurriera, el excedente económico es captado en la circulación vía impuestos, regalías y patentes.

Sobre el uso del excedente económico, una vez apropiado por parte del Estado, éste es redistribuido al sector generador de excedente económico, al sector generador de empleo e ingresos y a la población en bonos y otro tipo de transferencias.

También irán al sector transversal, que tiene las funciones de proporcionar la infraestructura de transportes, de comunicaciones y financiera para el desenvolvimiento de la producción, y de trasladar las mercancías a los mercados local e internacional.

Un sector no trabajado en el Plan Nacional de Desarrollo (PND) son las actividades económicas ligadas al mercado, que permiten la circulación de las mercancías y que, en la forma de producción capitalista, son indispensables, puesto que la mayoría de la producción es destinada al mercado. Además, la circulación es también de dinero, ya que las mercancías mayormente se intercambian por dinero. Por esta razón, es indispensable que a medida que crezca la producción y se incremente la circulación de las mercancías el Banco Central y el sistema financiero provean de recursos financieros a los nuevos escenarios del sistema económico.

La conformación de una nueva matriz productiva, con la conjunción de estos cuatro sectores es dinamizada a través de los complejos, productivos integrales que irán a conformar entramados productivos en las distintas actividades productivas y transitar por la acumulación de capital tanto en el sector generador de excedente económico como en el sector generador de empleo e ingresos. Al ser el sector generador de excedente económico el estratégico y encontrarse, en su mayor parte, en manos del Estado, se debe dar mucha atención al rubro generador de empleo e ingresos puesto que si la pretensión es obtener un crecimiento sostenible, se debe partir de la conformación de un sector productor de bienes de capital y otro de bienes de consumo, que permitan generar excedentes económicos, apropiarlos y capitalizarlos en correspondencia dinámica entre los diferentes sectores, primero, con el suyo y, luego, con el generador de excedentes económicos. Esta diferencia entre sectores de producción, de capital y de bienes de consumo es indispensable porque se trata de la producción y la generación de ingreso a nivel del conjunto de la producción y no desde el punto de vista del productor individual, ya que las diferencias son abismales. Cuando se trata de productores individuales, no interesa tanto la clase de productos que se produzcan; en cambio, cuando se trata de la producción social global es muy importante que la producción tenga una estructura definida, en la que hay dos clases de producción: uno, medios de producción para la reiteración de la producción y, dos, medios de subsistencia para el sostenimiento de los trabajadores y los capitalistas. Y no es cualquier cantidad de estas producciones, sino en cantidades más o menos exactas.  

Es importante considerar la insistencia, por el momento, en el crecimiento con base en los recursos naturales, considerando que existe abundante dotación de recursos naturales que podrían ser desarrollados a partir de los complejos productivos y, luego, de llevar el excedente económico al sector generador de empleo e ingresos, desarrollar sus capacidades productivas para producir excedentes económicos. El motor será el sector productor de bienes de capital que será apoyado por el Estado y con los actores componentes de la economía plural.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia