Animal Político

La fotografía de Presencia que salva a Debray

La fotografía que prueba la noticia de  que Ciro Bustos, Regis Debray y George Roth estaban cautivos pasa un periplo antes de ser publicada. Al difundirse se inicia una campaña internacional. La atención de la opinión pública impide que los militares ejecuten en  secreto a estos miembros de la guerrilla.

La Razón (Edición Impresa) / Ricardo Aguilar Agramont

00:06 / 26 de octubre de 2014

Si bien el periódico Presencia tenía la línea editorial de la Conferencia Episcopal de Bolivia, encabezada en 1967 po monseñor Genaro Prata (ideológicamente cercano a Banzer y colaborador de García Meza), eso no evitó que sus periodistas logren, en su cobertura de la guerrilla del Che Guevara, realizar su trabajo periodístico.

Precisamente, como fruto de ese trabajo, el periodista Hugo Delgadillo logró sacar una fotografía de Ciro Bustos, George Roth y Regis Debray tras ser detenidos, según cuenta el también periodista de Presencia y dos veces enviado especial a Camiri durante el conflicto Humberto Vacaflor.

Vacaflor relata el periplo de los negativos de esas fotografías que viajan de Muyupampa a Camiri, Santa Cruz y Cochabamba para llegar a La Paz y finalmente ser la prueba de la detención de los miembros de la guerrilla, que posiblemente habrían sido ejecutados si no se daba a conocer su captura.

Cuando Presencia toma conocimiento de la actividad guerrillera, en marzo, con base en información de su corresponsal de sucre Hugo Delgadillo, tiene una reunión en la que se decide enviar a un periodista a la zona. “Los redactores mayores valientemente dicen que sea un soltero. Solo habíamos dos, Salazar y yo. Deciden que yo era el más soltero”, relata Vacaflor que ese momento tenía 24 años.

En el vuelo hacia Camiri, un edecán de Barrientos le informa que se estaba haciendo un cerco a los guerrilleros por el norte. La noticia redactada por Vacaflor se replica en radios a las que se supone los combatientes del Ejército de Liberación Nacional (ELN) tienen acceso; razón por la que luego Vacaflor sería expulsado de Camiri.

Pero antes de ese desenlace, en esa población se encuentra con Delgadillo que unilateralmente va a ayudarle en la cobertura.  Cuando sus superiores de Presencia se enteran que el corresponsal de Sucre estaba en Camiri le ordenan que retorne. Entonces, Delgadillo le dice a Vacaflor que sería mejor retornar por tierra y pasar por Muyupampa, sector en el que se ha visto a los guerrilleros.

Cuando el transporte de Delgadillo llega a Muyupampa decide quedarse y dar servicios de salud dental en la plaza. “Además de periodista era dentista. En su mandil tenía en un bolsillo su grabadora y en el otro, su cámara fotográfica”.

ROLLO. De repente, unos militares pasan con tres hombres rubios, con barba y atados. Decide acercarse y entrevistarles y tomarles fotografías. A las cinco llama a Vacaflor al telégrafo de Camiri y le cuenta los datos con que luego escribe la crónica que manda a Presencia. En la conversación telefónica convienen que se mandaría el rollo de las fotos mediante un chofer del Ejército, amigo de Delgadillo. El encuentro del chofer con Vacaflor se da de manera oculta para no comprometerlo. “Cuando tuve el rollo, los militares deciden expulsarme de Camiri, me confiscan mi cámara y mi rollo. Sin embargo, el de los prisioneros estaba en mi bolsillo y se salvó”.

Es conducido a Santa Cruz, donde se contacta con el corresponsal Henry Dorado, a quien le da el rollo para que lo envíe a La Paz. Dorado va al aeropuerto del Trompillo a buscar a alguien que esté viajando a La Paz para que lleve la película. Encuentra a un cura dispuesto a ayudarle, sin embargo a último momento el sacerdote decide bajar del avión en Cochabamba. La nota salió sin imagen, por lo que las FFAA desmienten a Presencia.

El cura no aparecía por ninguna parte. Pasan cinco días hasta que a Horacio Alcázar, periodista de ese medio, se le ocurre enviar a todos los redactores a buscar en todos los hoteles de La Paz. Encuentran el rollo en el Sucre Palace y las fotos son publicadas inmediatamente. “De ese modo se salvan de morir los tres, Debray, Bustos y Roth”.

Vacaflor volvería por una semana a Camiri en junio y sería también expulsado, esta vez acusado por Juan José Torres, ese momento jefe de Estado Mayor, de ser parte de la red guerrillera de propaganda internacional.

Vacaflor sacaba periódicamente entrevistas a Debray estando el francés cautivo enviando preguntas a través de la madre del teórico, Janine Alexandre Debray, quien lo visitaba media hora al día. Cuando el periodista debe retornar a La Paz, se encuentra con el presidente Barrientos llegando a Camiri por unos minutos. Entonces, Vacaflor le pide que lo lleve a La Paz. El Mandatario le contesta afirmativamente. En ese momento aún se desconoce públicamente que Ernesto Guevara comanda a los guerrilleros...

En el avión va el coronel de la Policía Antonio Quintanilla junto a militares. Vacaflor estaba en un sillón dormitando. El policía al creer que el periodista está dormido, si bien no sabe que es un periodista, empieza a hablar como una cotorra. Barrientos pilotea el avión... Quintanilla cuenta a sus colegas, sin remilgos, que estuvo encargado de torturar a Regis Debray.

“Contó que lo subieron a un avión. Dijo que lo acercaba a la puerta abierta para aventarlo: ‘¿cómo es? carajo, vas a hablar o no. Y este maricón se cagó de miedo’. Entonces le pregunta: ‘¿Cómo es, está el Che Guevara?’, ‘sí’.” Cuando Vacaflor llega a La Paz, sus superiores, “con muy mal criterio periodístico”, le dan una nota de una columna. “Cuento que los militares ya saben que el Che está en Bolivia”.

Antonio Quintanilla, luego, fue asesinado (como todos los involucrados directos en la ejecución del Che a excepción del ministro del Interior de Barrientos, Antonio Arguedas, que entregó a Cuba fotografías del Diario del Che, y que murió en Obrajes por la detonación accidental de una bomba que iba a poner) en Hamburgo por una guerrillera del Ejército de Liberación Nacional.

Paradojas de la vida, años después J.J. Torres, ya presidente, tras dar un viraje ideológico, sería quien liberaría a Debray. Este teórico, Bustos y Roth posiblemente habrían muerto de no ser por la publicación de las fotos y la noticia de su captura, pues se generó una campaña mundial por su liberación.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia