Animal Político

Adán Chávez: Nuestra fuerza, ser movimiento cívico-militar

Venezuela en voz del hermano mayor de Hugo Chávez, el dirigente político Adán Chávez Frías

Adán Chávez Frías

Adán Chávez Frías Foto: Miguel Carrasco

La Razón (Edición Impresa) / Iván Bustillos es periodista

00:00 / 28 de noviembre de 2018

Mientras Adán Chávez estaba en la universidad, ya militando en un  movimiento de izquierda, el joven Hugo aún soñaba con ser pelotero profesional (en béisbol). Ingresado en la Academia militar, sin embargo, Hugo cambiaría rápidamente: hijo de la época de los alzamientos armados, él mismo intentaría tomar el poder mediante un golpe de Estado; luego vendría la opción por “la vía pacífica”, elecciones; pero si hasta hoy persiste el chavismo en el poder, dice su hermano, es porque se trata de un movimiento de base cívica y militar. 

— ¿Por qué Chávez se hace militar? ¿Veía algo en las Fuerzas Armadas, un proyecto...?

— Es posible que por una atracción en él a ser ‘un soldado de la patria’, tenía la influencia de los documentos, el proyecto de Simón Bolívar, de (Francisco) de Miranda; una atracción por ser parte del Ejército, hijo del Ejército del Libertador. Pero realmente no tenía ningún plan específico. Lo cierto, como él mismo dijo, es que en primera instancia sintió que ingresar a la Academia militar iba a ser como un trampolín para ir al béisbol profesional. Después de los tres meses de prueba, cuando recibió su ‘daga de cadete’ —contó— dejaba allí su sueño de ser pelotero y se daba cuenta de que tenía que ser un soldado de la patria.

— Lo peculiar en Venezuela fue el triunfo electoral de la izquierda después de años...

— Es una referencia importante, porque verdaderamente marca un hito en la historia de nuestra revolución, y seguramente en la de los otros países. Porque después de Chávez los pueblos, así lo interpreto yo, comenzaron a darse cuenta de que sí había posibilidad de lograr cambios importantes, profundos, iniciar revoluciones por la vía pacífica, y esa vía pacífica son las elecciones.

— Evo Morales, se puede decir en el caso de Bolivia, es hijo de la lucha por el gas y la coca. ¿Allí, cuáles fueron los grandes temas?

— Hay que ir a 1989, el paquete neoliberal que trató de imponer Carlos Andrés Pérez, y que luego originó lo que se conoce como el “caracazo”, una rebelión popular, hito en nuestra historia, pero contrario al 4 de febrero de 1992 ‘[alzamiento armado militar encabezado por Chávez], que fue un movimiento más militar que cívico, porque tuvo poco apoyo popular. En la campaña para las elecciones del 98 fueron banderas, por un lado, Chávez presidente que debía implementar proyectos en beneficio del pueblo, contra los paquetes neoliberales; lo otro, la promesa de Asamblea Nacional Constituyente, para refundar la patria. La derecha intentó desconocer el triunfo de Chávez. Pero, entonces ya se había conformado lo que es la mayor fortaleza de nuestra revolución, la que nos dejó Chávez, incluso para las circunstancias de hoy: ser un movimiento cívico-militar muy fuerte, que comenzó a gestarse antes de la insurgencia militar de 1992.

— Tras la muerte de Chávez, ¿qué vino con el presidente Maduro?

— Al camarada Nicolás Maduro hay que reconocerle el gran esfuerzo que está haciendo. Yo mismo, siendo hermano de Chávez, en este momento no quisiera estar en los zapatos de Nicolás Maduro, porque no es nada fácil, en un proceso tan atacado como el nuestro, intentar sustituir a un líder como Chávez. Nunca hubo la intención de sustituir a Hugo Chávez, sino que fue la tarea que el propio Chávez le dejó. Ahí comenzó a desarrollarse una dirección colectiva.

— ¿Cómo la oposición logra ganar la mayoría en la Asamblea Nacional? ¿No es un reflujo eso?

— Fue una victoria circunstancial de la derecha (en 2015), por la campaña mediática y sicológica que hubo tras la partida física de Chávez, y la guerra económica que nos implementaron, la violencia en las calles, con bandas paramilitares; eso creó confusión en una parte de nuestra gente; un 10 por ciento de los votos del chavismo decidió no ir a votar; creo que en ese momento nosotros nos descuidamos, ignoramos los efectos que podía causar esa campaña de la derecha en nuestra gente; nos confiamos demasiado. Fue un punto de quiebre. Nosotros reconocimos inmediatamente su triunfo. Nos preparamos para tener la Asamblea Nacional en contra. Ahora, ellos se equivocaron, pensaron que con esa mayoría ya habían ganado todo, que iban a destituir al Presidente, acabar con la revolución bolivariana, y comenzaron a cometer errores, actos anticonstitucionales. Eso permitió que el Tribunal Supremo de Justicia los declarara en desacato. Y ahí está la Asamblea Nacional, que sigue existiendo, aunque como un cascarón vacío, ni siquiera ellos hacen quórum. 

— La respuesta de ustedes fue  otra Asamblea Constituyente.

— Dijimos, ‘bueno, vamos a llamar a elecciones’, seguimos con el mandato de Chávez, vamos por la vía pacífica, a elecciones, llamemos a una Asamblea Nacional Constituyente, que está establecida en la Constitución; aunque para la oposición eso es ilegal. Pero mayoritariamente el pueblo participó en esta elección, y la ganamos.

— ¿Qué está hacendo la Asamblea Constituyente? ¿No es un paralelo a la Asamblea Nacional?

— Estamos como en un funcionamiento paralelo (a la Asamblea Nacional), pero no hay contradicción, porque la Asamblea Nacional está en desacato. Nosotros estamos asumiendo no las funciones de la Asamblea, porque ellos siguen ahí, sino las funciones que nos otorga la Constitución, para poder seguir en paz. Estamos elaborando y aprobando decretos y leyes constituyentes, que permitan a la nación seguir su rumbo, seguir funcionando; uno de los últimos actos fue aprobar el presupuesto del próximo año. Y seguimos llamando a elecciones: a la elección de gobernaciones, y ganamos 19 de 23: en diciembre de 2017 las elecciones para alcaldías, y ganamos más del 90%. En marzo convocamos a elecciones presidenciales; nosotros como Constituyente, soberanamente decidimos ir a la elección presidencial, y la ganamos. Maduro asumirá en enero de 2019; es el presidente electo por decisión del 80% del electorado que fue a participar.  

— ¿Qué alcance tiene la crisis humanitaria?, más de tres millones de venezolanos huyendo.

— La supuesta crisis humanitaria es parte de la guerra mediática sicológica. Lo que tenemos es una guerra económica, un gran bloqueo financiero lanzado por Estados Unidos para tratar de ahogarnos, que sobre todo tiene que ver con el desabastecimiento de alimentos, de medicinas, la especulación; un plan de sabotaje. La migración la han manipulado; no es cierto que se han ido del país tres millones; nosotros tenemos números serios, que muestran que si acaso han llegado a un millón, y eso sumando desde 2015 para acá. Estamos llevando adelante el plan Vuelta a la Patria, ayudando a volver a gente que pide hacerlo; ya retornaron más de 10.000; hay una lista de espera de cerca de 9.500.

— ¿Qué será del Alba?

— Alguna gente piensa que el Alba ya no existe. El Alba sigue funcionando, es más, se ha ido fortaleciendo. El 14 de diciembre hay una cumbre del Alba, en La Habana, para conmemorar los 14 años del bloque, y será una reunión de trabajo. Poco se dice, por ejemplo, de que existe un Banco del Alba, que funciona y financia proyectos gran-nacionales; hace poco se inauguró un aeropuerto en San Vicente de las Granadinas, y eso fue financiado por el Banco del Alba.

— ¿Qué viene en lo inmediato?

— Vencer la guerra económica. Todavía, hay que reconocer, tenemos muchas dificultades, porque resolvemos por un lado, y el imperio nos sale por el otro; pero seguimos. Parte de la protección del trabajador es aumentar el salario y lograr estabilizar los precios, y por supuesto también acelerar, así como la producción petrolera, la producción agroindustrial.

— ¿Crisis del chavismo?

— Al contrario, cada día el chavismo es más sólido, con mayor unidad, conciencia, el chavismo va mucho más allá del Partido Socialista Unido de Venezuela; es el pueblo organizado y consciente que mayoritariamente sigue apoyando la revolución, lo que se mostró en las elecciones, la columna vertebral de nuestro proceso de paz; por allí vamos a continuar.

Adán Chávez Frías

La “guerra mediática” contra Venezuela, dice Chávez, intenta “sembrar la matriz de que aquí hay una dictadura, que el Gobierno es un desastre, que Maduro y los líderes de la revolución se enriquecen, que el pueblo se muere de hambre, que hay crisis humanitaria; una farsa”.

Datos

Nombre: Adán Coromoto Chávez Frías

Nació: 11 de abril de 1953, en Sabaneta, Venezuela.

Profesión: Físico.

Cargo: Vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

Perfil

Fue ministro de Poder Popular para la Cultura; actualmente es parte de la Asamblea Constitucional; escribió Sentir bolivariano: escritos de un rebelde (2012).

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia