Animal Político

La 1008, guerra contra el cultivo

Concentrarse en erradicar el cultivo, además de significar que droga y hoja son lo mismo, era la gran tarea asignada al país en la lucha internacional contra la droga: la no siempre feliz tesis de que el problema se acaba extirpando la materia prima, dejando de lado la elemental regla de que solo hay oferta cuando del otro lado hay una fuerte demanda.

La Razón (Edición Impresa) / El editor

00:00 / 12 de marzo de 2017

En julio de 2017, la Ley 1008 del Régimen de la Coca y Sustancias Controladas podría cumplir 29 años de vigencia, toda una generación; alcanzó a sobrevivir casi dos décadas de ‘gobiernos neoliberales’, y poco más de 10 del gobierno del dirigente cocalero (hoy en plenas funciones de presidente de las federaciones del trópico de Cochabamba) Evo Morales.

Claro que desde el inicio del gobierno del MAS se aspiraba a su derogatoria, pero solo en firme se está pudiendo desmantelarla con la nueva Ley General de la Hoja de Coca recientemente sancionada por la Asamblea Legislativa Plurinacional. Y es que ésta, al parecer, era la única forma: separar la legislación de la hoja y su uso tradicional y lícito, de la norma de represión al narcotráfico.

Y dicha separación se pudo, se sostiene aquí con base en el análisis de nuestros entrevistados, porque se enfatizó en al menos dos cosas que son acaso las mayores debilidades de la norma: por un lado, el hecho de que antes de ser una política integral contra el narcotráfico, sobre todo fue una guerra contra el cultivo de la hoja de coca, contra el cocalero; y, por otro, si vale, su relativa irrealidad, en el sentido de que siempre se asumió que la coca legal no debía pasar de las 12.000 hectáreas, cuando en todo momento (aun en los peores periodos, como el de la estrategia Coca Cero del gobierno de Hugo Banzer) la producción al menos doblaba dicha cantidad permitida.

Concentrarse en erradicar el cultivo, además de significar que droga y hoja son lo mismo, era la gran tarea asignada al país en la lucha internacional contra la droga: la no siempre feliz tesis de que el problema se acaba extirpando la materia prima, dejando de lado la elemental regla de que solo hay oferta cuando del otro lado hay una fuerte demanda.

En este sentido, la 1008 no deja de tener un carácter —no hay otra palabra— colonial, de colonia, de la periferia del sistema, ciertamente el eslabón más débil, que debe ser controlado mediante la erradicación.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia