Animal Político

Las horas finales del guerrillero

Fue capturado la tarde del domingo 8 de octubre de 1967, al día siguiente el Ejército lo ejecutó.

La Razón (Edición Impresa) / Eduardo Chávez / La Paz

00:00 / 15 de octubre de 2017

Hoy comienza una nueva etapa”, escribió Ernesto Che Guevara en su diario de campaña, en sus anotaciones que corresponden al 7 de noviembre de 1966, el día que llegó a Ñancahuazú. Seguramente en ese momento descartaba el éxito de su misión.

Tres meses más tarde quedó conformada la guerrilla. El periodista e investigador Carlos Soria Galvarro precisa que eran 52 personas, de las cuales 44 fueron combatientes, cuatro quedaron en la denominada “resaca”, dos eran visitantes y dos desertaron. En cuanto a las nacionalidades, uno era argentino-cubano, el Che; una era argentino-alemana, Tania; 23 bolivianos; 16 cubanos y tres peruanos.

Aunque Guevara fecha el 1 de febrero como el inicio de “la etapa propiamente guerrillera”, será hasta el 23 de marzo de 1967 cuando realizan la primera acción frente al Ejército boliviano. Entonces decomisaron armas, radios y botas; provocaron siete bajas y capturaron a 18, de los cuales cuatro estaban heridos.

El 28 de marzo, el Che sabe que la noticia de la guerrilla en Bolivia está en todas las radios y que unos 2.000 militares les rodean en un radio de 120 kilómetros; paralelamente llegan a Santa Cruz 15 instructores estadounidenses expertos en antiguerrilla. Luego se sucederán los combates en Masicurí, y Abra del Batán —donde murió Coco Peredo—, además de la emboscada de Puerto Mauricio. El momento de La Higuera se acercaba.

Espere…

Según relatos que recogió el año pasado en Vallegrande la periodista de La Razón Ibeth Carvajal, parte de los guerrilleros, incluido el Che, llegaron al Abra del Picacho durante la festividad de la Virgen de la Merced, en esa oportunidad comieron cerdo asado, tomaron chicha de maíz y algunos de ellos hasta bailaron. El propio Che confirma que al alba del 26 de septiembre llegaron al lugar.

Irma Rosado, ahora de 71 años, cuenta que luego de comer, tomar y bailar, los combatientes se fueron no sin antes comprar una ración de cerdo asado, maíz y llajua de la señora Domitila, quien pidió 50 pesos por su merienda y el comandante guerrillero habría pagado 50 dólares.

Sin embargo, las crónicas de la época reportaban que al mediodía del 26 de septiembre de 1967 la guerrilla sufrió una derrota, al extremo que dos días después las autoridades bolivianas anunciaron la muerte de Guevara.

Con la presión del Ejército y heridos el Che y sus hombres deambularon por la zona. La madrugada del 8 de octubre el espía del Ejército Pedro Peña llegó hasta La Higuera para informar que vio a los guerrilleros en la quebrada del Churo. Pasadas las 13.00 comenzó el combate que desembocaría en la ejecución del Che (el 9 de octubre). El Ejército inició el operativo con dos compañías de 145 hombres cada una y un escuadrón de 37.

El corresponsal de Presencia José Luis Alcázar cuenta que luego de abrir fuego contra el cañadón, en el Yuro, surgió la figura del Che, quien empuñando su carabina en señal de rendición se acercó a los militares cojeando porque estaba herido en la pierna derecha. Los investigadores cubanos Adys Cupull y Froilán González aseguran que al sargento Bernardino Huanca fue su captor. “No disparen, soy el Che Guevara, valgo más vivo que muerto”, habría dicho.

Luego la patrulla transmitió por radio: “Tenemos a papá (la clave para identificar al Che). Él se ha identificado”. El puesto de control en La Higuera ordenó que lo lleven allí. El entonces capitán Gary Prado compartió con él hasta el anochecer, según relata él mismo, dialogaron varias veces durante las 15 horas que estaba a cargo del operativo. Después fue interrogado por Andrés Selich, jefe de los Rangers, y por Joaquín Zenteno, comandante de la Octava División del Ejército. Además el agente de la CIA, de origen cubano, Félix Ismael Rodríguez Mendigutia (Félix Ramos), quien hizo todos los esfuerzos para llevarse al Che con vida, también tuvo un momento con Guevara y hasta habría abofeteado al guerrillero, quien respondió con un escupitajo, cuenta el periodista Jorge Mansilla Torres; sin embargo, en ninguno de esos casos surgió una versión oficial, solo esos detalles anecdóticos.

Espere…

Antes del amanecer del 9 de octubre, la maestra y esposa del telegrafista de lugar, Ninfa Arteaga, llevó una sopa de maní y mote a Guevara, esa habría sido su última comida.

La primera versión fue que el Che murió a causa de las balas que recibió en combate, pero luego se supo que Joaquín Zenteno cumplió las órdenes superiores definidas en La Paz y que esa tarea le fue encomendada al sargento Mario Terán Salazar.

La sentencia para la ejecución sumaria de Ernesto Che Guevara también habría sido dada en clave, los militares en La Higuera recibieron una última orden: “Saluden a papá”.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia