Animal Político

Las infaltables disidencias

Dicen los analistas que el fenómeno no es solamente atribuible al partido de gobierno, sino a la misma dinámica de las organizaciones políticas, que sufren esa crisis normalmente por su carácter caudillista y, obviamente, la ausencia de debate interno. Le tocó al MAS, como en    su momento a otros partidos.

La Razón / La Paz

00:04 / 23 de junio de 2013

Hemos intentado explicar en esta edición de Animal Político las razones que motivan las disidencias en los partidos políticos. Nuestro pretexto fue el Movimiento Al Socialismo (MAS), que estos días es sujeto de la agenda mediática sostenida debido  a las fricciones entre sus militantes y los llamados “librepensantes” como Rebeca Delgado, hace poco presidenta de la Cámara de Diputados.

Dicen los analistas que el fenómeno no es solamente atribuible al partido de gobierno, sino a la misma dinámica de las organizaciones políticas, que sufren esa crisis normalmente por su carácter caudillista y, obviamente, la ausencia de debate interno. Le tocó al MAS, como en    su momento a otros partidos.

Sin ir más allá, los líderes políticos actuales, Samuel Doria Medina y Juan del Granado, son el resultado de su divergencia frente a sus fuerzas políticas matrices. Coincidentemente, ambos provienen del Movimiento de la Izquierda Revolucionaria (MIR) y en el camino terminaron de conformar partidos dispares, como Unidad Nacional (UN) y el Movimiento Sin Miedo (MSM), respectivamente.

Otro dirigente emblemático, el expresidente Jorge Quiroga, también proviene de una escisión de Acción Democrática Nacionalista (ADN), que derivó más tarde en la agrupación Poder Democrático y Social (Podemos) y, de manera muy atomizada, en Convergencia Nacional (CN), que incorporó resabios de los partidos del exdictador Hugo Banzer Suárez, además de Nueva Fuerza Republicana (NFR), del exprefecto y ahora prófugo Manfred Reyes Villa. En su momento, el Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) también sufrió desavenencias internas, y las más recientes, en 2003, terminaron con sepultar a su jefe, Gonzalo Sánchez de Lozada, e impulsar en su lugar a uno de sus invitados clave, Carlos Mesa.

Las disidencias son parte de la democracia. Que lleguen a la intolerancia, sí que serían nefastas para cualquier gobierno y sistema político.

El editor

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia