Animal Político

La inocencia que tocó la puerta de la embajada. Mauricio Quiroz

También está en la avenida Arce de La Paz, pero esta vez se trata de la Embajada de Brasil, la legación donde se encuentra el senador opositor Róger Pinto, como asilado político y a la espera de un salvoconducto para dejar el país.

La Razón / La Paz

00:00 / 30 de diciembre de 2012

También está en la avenida Arce de La Paz, pero esta vez se trata de la Embajada de Brasil, la legación donde se encuentra el senador opositor Róger Pinto, como asilado político y a la espera de un salvoconducto para dejar el país. Allí, justamente allí, donde habitan los servidores de Itamaraty —considerada una de las escuelas de mayor prestigio de la diplomacia latinoamericana— tocó la puerta un día la inocencia, esa cualidad que suele ser endilgada a los ciudadanos bolivianos cuando visitan otras latitudes.

“La Embajada de Brasil en La Paz desmiente la noticia publicada por el periódico La Razón en fecha (...) 28 de diciembre (Día de Inocentes) sobre la supuesta salida del senador Róger Pinto de territorio boliviano”, señaló la legación en un comunicado que divulgó a primera hora del inocente día. La nota, enviada por la oficina de prensa de la embajada, recordó, además, que Pinto se encuentra desde el 28 de mayo de 2012 asilado en la sede de esa representación diplomática. Y allí también recibirá el 2013 porque, como está visto, el salvoconducto no llegará pronto.

En efecto, este rotativo publicó en la portada de su edición del día 28 el titular: “El senador Pinto salió del país sin salvoconducto”. Una noticia que saltó al Twitter a la velocidad de un clic y creó un raro clima de opinión que motivó a los funcionarios de Itamaraty, destinados en Bolivia, a reaccionar, para evitar que esta “noticia” se divulgue aún más. Los inocentes funcionarios, por no leer hasta el último trazo de la nota, fueron presa fácil, precisamente, de su santa inocencia y sin quererlo protagonistas de la noticia de ese día. El “desmentido” también fue materia de un genial debate electrónico entre quienes avalaron la inocentada y los otros que criticaron duramente al periódico por no ponerse en el lugar de las familias; en definitiva por ser crueles. En otros tiempos hubiéramos reído todos y sin reproches.

La verdad, esto de las inocentadas, ya tiene un buen tiempo de recorrido. En tiempos de la Guerra Fría, los de la Embajada de Estados Unidos se vieron en figurillas cuando la radio Pío XII, desde Llallagua, en el norte de Potosí, anunció —gracias a su teletipo— la caída de una de las piezas de los módulos lunares del Apolo XI.  Jose Ignacio López Vigil, en el libro Radio Pío XII: Una mina de coraje, recogió varios testimonios de ese episodio cuando  la legación estadounidense envió un equipo para descartar la posibilidad de espías rusos.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia