Animal Político

Casi el 30% de la inversión pública será para carreteras

Entre departamentoS, la mayor parte estará en tarija

Transferencias a entidades

Transferencias a entidades

La Razón / Iván Bustillos Zamorano

06:17 / 04 de diciembre de 2011

La inversión pública en 2012 será de 3.252,5 millones de dólares. De ésta, el presupuesto en carreteras llega a casi mil millones. En el ámbito departamental, Tarija será el que tenga mayor inversión. Y, por otro lado, considerando la inversión según instituciones, las empresas del Estado serán las que tendrán también casi 1.000 millones de dólares como presupuesto.

Cerca de mil millones de dólares (exactamente 948.5 millones) destinará el Gobierno a la construcción de carreteras. Este monto representa el 29,2% de la inversión pública programada para el 2012.

La inversión pública proyectada para el próximo año llega a un total de 3.252.5 millones de dólares, lo que en bolivianos son 22.345 millones, según el proyecto de Presupuesto General del Estado (PGE) presentado por el Ministerio de Economía y Finanzas Públicas ante la Asamblea Legislativa Plurinacional.

Al rubro de carreteras, 10 puntos porcentuales por debajo, le sigue el sector de Hidrocarburos, con el 19,9%, lo que en términos absolutos son 647,6 millones de dólares.

El Gobierno divide la inversión en cuatro grandes sectores (infraestructura, emprendimientos productivos, sociales y los denominados “multisectoriales); el mayor destino de los recursos es el área de Infraestructura (en el que precisamente están las carreteras), con el 37,4% del total (ver cuadro adjunto). Le sigue el ámbito productivo con el 33,3%; luego está el sector social, con el 24,9%, y, finalmente, el grupo de emprendimientos multisectoriales, con el 4,3%.

DEPARTAMENTOS. Por otra parte, desde el punto de vista de la distribución departamental que tendrá la inversión pública de 2012, Tarija es el departamento que se lleva la mayor parte, el 21.5%, lo que en términos absolutos significa poco más de 700 millones de dólares. (ver cuadro)En orden de importancia, a Tarija le siguen los departamentos de La Paz, con 538,6 millones de dólares (16,6%) y Santa Cruz, con 520,8 millones de dólares (16%) de la inversión pública total (3.252 millones).

Los departamentos que en 2012 tendrán la menor inversión pública son Beni, con 111 millones de dólares (3,4%), y Pando, con 49 millones de dólares (1,5%).

INSTITUCIONES. El Gobierno también divide la inversión pública según los “niveles institucionales”: Administración Central, Unidades Descentralizadas, Empresas del Estado, Gobernaciones, Municipios, Universidades y las instituciones de seguridad y las financieras. Aquí, es notorio, nuevamente, el porcentaje que tiene el rubro “empresas”, que tendrá nada menos que el 30,1% de toda la inversión pública nacional. En cifras, esto significa 978,8 millones de dólares.

Siguen en orden descendente: los municipios, con el 22,8% (741 millones de dólares); las instituciones estatales descentralizadas, con el 21,3% (694 millones), y las gobernaciones, con el 16,3% (529 millones de dólares) de toda la inversión del próximo año.

Un aspecto en que el Ejecutivo hace especial énfasis es el origen de la inversión pública del próximo año (3.252,5 millones de dólares). Según los cuadros que figuran en el proyecto de Presupuesto, el 72% de dicha inversión proviene de los llamados Recursos Internos, entre los que figuran los recursos hidrocarburíferos, los de coparticipación tributaria (impuestos nacionales), las regalías y los recursos propios que generan las diferentes instituciones públicas del Estado.

Sólo 28% —destaca el Gobierno— proviene de los Recursos Externos, entre los que se cuenta a los créditos y a las donaciones provenientes del exterior del país.

APUNTES. Al margen de la inversión pública, el Presupuesto de 2012 no deja de tener ciertos aspectos para el debate, según la Fundación Jubileo y el Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (CEDLA).

Un hecho llamativo, describe el economista René Martínez, de Jubileo, es que después de varios años de una tendencia más bien ascendente del ingreso petrolero (desde 2005, año en que se creó el IDH), en 2012 se anuncia una disminución en relación con lo que se prevé obtener en 2011, y esto aún teniendo en cuenta que dicho ingreso se lo calcula con más o menos el mismo precio del barril de petróleo, aproximadamente 70 dólares. En su criterio, esto no puede significar sino la baja de los volúmenes de producción y exportación del gas.

En relación al presupuesto destinado al sector productivo, si bien éste es una de las prioridades del Gobierno, también es cierto que desde 2006 la mayor parte de esta inversión está destinada a los hidrocarburos y los minerales, a lo “productivo extractivo, desarrollándose muy poco el gasto en el sector denominado ‘productivo no extractivo’”, la economía que genera mayores posibilidades de empleo y desarrollo sostenible. El gran peso de la inversión productiva extractiva —apunta— implica que el anunciado “cambio de la matriz productiva” (que la economía dependa menos de los recursos naturales no renovables) aún está muy lejos.

Respecto del Bono Soberano anunciado por el Gobierno como una de las innovaciones del PGE 2012, Martínez afirma que esta básicamente es una forma de “endeudamiento externo”. El problema es que para lograr realizar el Bono Soberano (que alguien lo adquiera) se necesitará ofrecer altos intereses. Según el proyecto de Ley Financial (Presupuesto) estos títulos valor son una “operación de deuda pública” y se autoriza al Ministerio de Economía gestionarlos “por un monto de hasta 500 millones de dólares” para apoyo al presupuesto.

Por otro lado, un hecho frecuente en los últimos años, destaca el CEDLA, es la excesiva prudencia con que se diseñaría el Presupuesto en cuanto a los ingresos, para luego, a fin de año, resultar con más de lo que se había previsto. Esto, al margen de lo correcto que pudiera implicar dicha prudencia, tiene su “efecto político”: que la gestión económica del Gobierno siempre sale airosa.

Al respecto, en la exposición de motivos de la Ley Financial, el Órgano Ejecutivo señala que el Presupuesto considera el actual escenario internacional, y si hay “variables económicas conservadoras”, éstas “permitirán un margen de maniobra para las prioridades de las políticas de Gobierno”.

Con todo, apunta el CEDLA, una vez que en 2010 “se programó que por IDH se recaudaría la suma de 4.553 millones de bolivianos, ese año se recaudó 6.744 millones, el 48% más de lo programado”. Los principales afectados de esta política austera a la hora de formular el Presupuesto son las gobernaciones y los municipios, que deben programar presupuestos también austeros, pero que luego deben reformular debido a que les llegan recursos imprevistos.

Se teme una baja ejecución en 2011

Hasta el noveno mes del año (septiembre), en promedio, los municipios ejecutaron sólo el 33% de su Presupuesto 2011. A las gobernaciones no les va mejor: hasta este mismo mes su ejecución presupuestaria está en torno al 44,7%, según el seguimiento que hace del tema con base en datos oficiales del Ministerio de Economía) la institución Grupo Nacional de Trabajo para la Participación (GNTP) de Santa Cruz.

El experto municipalista en finanzas subnacionales Jimmy Osorio informa que de las alcaldías de capital de departamento, la más avanzada (hasta septiembre, el mes con que se cuenta con información) era la de Cobija, que llegaba al 51% de ejecución. Tal como se puede ver en los cuadros adjuntos, el municipio en peor situación era el de Sucre, con sólo el 27% de avance.

Con este dato, la previsible baja ejecución total de 2011 se asemeja al 2010, cuando los municipios en todo el año, en promedio, ejecutaron el 68% de su presupuesto. Esto contrasta con la habitual ejecución presupuestaria hasta antes de 2010, cuando los municipios en general llegaban a fin de año en torno al 80% de ejecución presupuestaria (Servicio de Información y Análisis de la Gestión Municipal-SIAM, unidad técnica de la Federación de Asociaciones Municipales de Bolivia).

Consultado al respecto, el presidente de la Asociación de Municipalidades de Bolivia (AMB, la entidad que agrupa a los municipios de capital más El Alto) y alcalde de Tarija, Óscar Montes, admiten que ciertamente la ejecución municipal se ha vuelto lenta, y uno de los factores determinantes en esto ha sido la Ley Marcelo Quiroga Santa Cruz.

Esta ley —afirma Montes— “ha penalizado todos los temas que antes eran sólo civiles y administrativos”. Esto ha generado mucho temor en los técnicos y funcionarios ediles que deben asumir alguna responsabilidad administrativa, dice, pues el retraso de algunos días en la revisión de algún documento, ya se los considera “incumplimiento de deberes”, esta vez ya objeto de materia penal. “Hay procesos (proyectos) que se nos han caído cuatro, cinco veces, porque la gente no quiere tomar ninguna decisión administrativa, porque con esta ley los temas administrativos se han vuelto penales”. 

Un aspecto que también tiene que ver con la ejecución presupuestaria de municipios y gobernaciones son los recursos adicionales que por lo general les llega en la segunda mitad del año. Montes señala, por ejemplo, que a Tarija le llegó recursos adicionales el 15 de noviembre, dinero que prácticamente ya no se puede gastar. “No se puede disponer de esa plata porque faltando mes y medio para que acabe el año es muy difícil reunir a los vecinos, programar proyectos”, éste es el dinero que se queda en caja y bancos.

En el caso de las gobernaciones, el GNTP señala que su ejecución presupuestaria previsiblemente marcará una verdadera caída entre 2010 y 2011. En efecto, mientras el año pasado las gobernaciones en promedio alcanzaron una ejecución del 82%, el que hasta septiembre de 2011 se haya llegado sólo al 44,7% hace prever un rendimiento muy por debajo del año pasado: sólo para igualar el nivel del año anterior, tendrían que ejecutar el doble de lo que hasta ahora, pero en tres meses.

Como se ve en el cuadro adjunto, la gobernación con menor ejecución (por lo menos hasta septiembre) era la de Tarija, con el 36%, y la de mayor avance, la de Chuquisaca, con 54%.

Para el responsable de Desarrollo Económico de la Gobernación de Santa Cruz, José Luis Parada, la baja ejecución presupuestaria también se debe en parte a los nuevos trámites burocráticos que se han impuesto desde el nivel central para el hecho, por ejemplo, de inscribir nuevos proyectos o modificar los que están en curso, trámites que en muchos casos deben ir hasta La Paz.

“Yo creo que (para el retraso) más que todo son las trabas del Ministerio de Economía, porque, todos los cambios presupuestarios antes se hacían en las regiones, ahora hay que ir hasta La Paz para aprobarlos”.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia