Animal Político

Los medios y el tema marítimo

A la prensa que no toma posición en el asunto

La Razón / José Luis Tarquino L.

00:01 / 21 de octubre de 2012

Haciendo zapping por varios canales de televisión y programas de radio a la cobertura informativa de la 67 Asamblea General de la ONU y las repercusiones del reclamo marítimo boliviano, como a las respuestas agresivas chilenas, observé y escuché con mucha preocupación a varios “líderes de opinión pública” no decir ni comentar nada en favor de la posición boliviana.

Los medios de comunicación cumplen una función muy importante en el desarrollo de la sociedad. Al margen de informar, educar y entretener, tienen la misión de orientar y, en este caso específico, asumir una posición patriótica, colocarse la camiseta boliviana. No hablo de chauvinismo, sino de dar una correcta y justa interpretación de la problemática marítima a nuestro pueblo, que espera que  este reclamo sea superado.

Sin embargo, me pregunto: ¿Por qué enmudecieron los medios de comunicación ante este tema? ¿Acaso nuestros líderes de opinión pública desconocen el tema marítimo? ¿Faltó patriotismo? ¿Los medios no consideran importante el reclamo centenario de Bolivia?

No es admisible pensar que no exista compromiso con la patria, sino que se anteponen los principios periodísticos de la imparcialidad, es decir, ser neutral, sin afectar al uno ni al otro (tipo bisagra); estar al margen de ambos lados. Sin embargo, sabemos que esos enunciados son simples retóricas.

A lo que voy es que el trato de esa “información específica” debiera ser orientadora, especialmente para las nuevas generaciones, porque se trata de un tema delicado y sensible que tiene que ver mucho con la expectativa legítima y la autoestima del boliviano, la defensa de la patria y los intereses nacionales ante el mundo.     

La reintegración marítima de Bolivia al océano Pacífico no debe ser considerada como un tema político ideológico o de gobierno, sino como un tema estructural de nacionalidad y territorialidad. Me causó pánico y decepción escuchar que algunos medios nacionales hacen de cajas de resonancia chilenas cuando nos mentalizan con frases como: “Bolivia no tiene derecho al mar”, “Evo Morales vuelve a atacar a Chile”, “Chile reitera que es un tema bilateral” y otros.

Pasaron 108 años de espera, incluidos los diálogos y negociaciones bilaterales con Chile, ¿cuáles son las conclusiones? Rodeos, divagaciones e intimidaciones de los más encarnizados al estilo de Conrado Ríos y Abraham König. A ellos se suma el presidente de Chile, Sebastián Piñera, con sus temerarias afirmaciones en pleno siglo XXI de “usar toda la fuerza del mundo para hacer respetar territorio chileno”, además de mentir a la comunidad internacional al señalar que su gobierno cumple con el Tratado de Paz y Amistad de 1904. A esto se agregan las insidiosas afirmaciones de un desfasado candidato a la Alcaldía de Santiago.

La prensa nacional, comprometida con la causa marítima boliviana, debe cerrar filas en torno a la posición de un acceso soberano al océano Pacífico para nuestro país, tal como lo hicieron nuestros antecesores durante la época de la invasión chilena (1879). La patria debe anteponerse a los criterios inocentes de la neutralidad, imparcialidad o de medias tintas.

Bolivia nació a la vida independiente (1825) con amplias costas hacia el mar; Chile era un país reducido que se expandió a costa de otros países mediante nefastas invasiones como la que ocurrió en 1879 con la Guerra del Pacífico,  que dejó a Bolivia enclaustrada.    

No tener un acceso al mar es obstaculizar un derecho justo de relacionamiento directo con el mundo y es violar los derechos humanos de un país hermano. Es un derecho universal que todos los países tengan acceso a los beneficios de los recursos naturales marítimos, que nuestras exportaciones gocen de todos los beneficios portuarios, y que las importaciones, sin intermediarios, beneficien con mayor desarrollo al país en el aspecto de costo y beneficio.

Bolivia fue un país marítimo (1825-1879) y por dignidad, derecho y justicia no puede permanecer en el encierro geográfico; por tanto, la lucha debe ser unánime y permanente por recobrar una puerta de contacto directo, útil y soberano con el mundo. 

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia